José Nucete: un pionero en el desarrollo de la industria olivícola

Alfredo Sainz
(0)
21 de enero de 2016  

Ayer falleció el empresario José Nucete, fundador de la empresa Agro Aceitunera Nucete y pionero en el desarrollo del negocio de las aceitunas con marca en el mercado argentino.

Nucete había nacido en el pueblo de Baena, en Andalucía, y de muy chico había llegado con su papá y cuatro hermanos a la Argentina. "Llegaron con un baúl lleno de billetes que habían obtenido con la venta de un campo en España y con toda esa plata lo único que pudieron comprar fue el fondo de comercio de un almacén en Ituzaingó", cuenta el hijo de José, Miguel Angel Nucete.

Con ese almacén en el oeste del conurbano, Nucete dio sus primeros pasos como comerciante y al poco tiempo decidió independizarse del negocio familiar para dedicarse a la producción de aceitunas en La Rioja.

En 1949 se instaló en la localidad de Aimogasta, donde puso en marcha una pequeña planta de procesamiento de aceitunas, con el que empezó a abastecer al almacén que conservaban sus hermanos en el Gran Buenos Aires.

Sin abandonar nunca la venta a granel, rápidamente se dio cuenta del potencial de negocio que ofrecía la comercialización de una línea con valor agregado con la marca Nucete. Bajo esta premisa fue desarrollando una empresa con un alto nivel de integración que en su momento llegó a contar con cuatro plantas en el país -distribuidas en las provincias de La Rioja, Mendoza y Córdoba- y una quinta en Brasil y que en total empleaban a más de 1500 personas.

"En los 90 la empresa vivió su momento de gloria y la contracara fue lo que nos pasó en los últimos años. A partir de 2008, cuando la economía argentina fue perdiendo competitividad, empezaron los problemas", reconoce Miguel Angel Nucete.

El punto crítico de la compañía se vivió en 2012, cuando el propio José Nucete tuvo que salir a explicar en los medios de comunicación la crisis que enfrentaba su negocio, que lo había llevado a tener que cerrar las puertas de su planta riojana. Al poco tiempo y después de que el gobierno provincial se hiciera cargo del pago de los salarios adeudados a los trabajadores, el grupo tuvo que aceptar la oferta de compra que le había presentado el ex ministro de Salud Juan Manzur.

"Mi papá sobrevivió al cáncer, pero no a la venta forzada que tuvo que hacer de su empresa. Hablo de una venta forzada por la situación económica en la que se vio envuelta la compañía a partir de la crisis que vivieron todas las economías regionales en los últimos años con un modelo económico muy perjudicial para el interior", explican en la familia Nucete.

Poco después de desprenderse de la empresa, José Nucete sufrió el primer derrame cerebral, del que logró sobreponerse. Después llegarían otros derrames, incluyendo el que tuvo hace diez días, que finalmente se terminaría cobrando la vida del empresario.

Juan Nucete estaba por cumplir 87 años en febrero, seguía casado con Lilia y tenía tres hijos y diez nietos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.