Los investigadores ya trabajan en el supuesto arreglo de un partido de dobles mixto en Australia

Fuente: Reuters
Kubot y Hlavackova admitieron ser contactados por la Unidad de Integridad en el Tenis tras vencer a Marrero y Arruabarrena, en un partido con un volumen inusual de apuestas
José Luis Domínguez
(0)
25 de enero de 2016  • 10:18

MELBOURNE.- El informe del New York Times, que denunció la cancelación de apuestas en un partido de dobles mixto en el Abierto de Australia por el fuerte volumen de jugadas en torno a un pareja, generó diversas repercusiones en el primer Grand Slam de la temporada. El encuentro en referencia fue el que protagonizaron el polaco Lukasz Kubot y la checa Andrea Hlavackova y los españoles David Marrero y Lara Arruabarrena, con victoria para los primeros por 6-0 y 6-3. Según el diario neoyorquino, el sitio Pinnacle Sports detectó que las apuestas a favor de Kubot y Hlavackova eran muy superiores a los valores normales -25.000 dólares, diez veces más que lo jugado en otros tres encuentros del mismo tenor-, por lo que suspendió las jugadas. Y según revelaron los ganadores de ese partido, la Unidad de Integridad en el Tenis (TIU) ya comenzó su investigación al respecto.

Luego de perder en la segunda ronda, Hlavackova y Kubot acudieron a una pequeña sala que se vio desbordada por la prensa, y a diferencia de otras salas, se realizó a media luz, por lo que no pudo ser filmada por las cámaras de televisión. "Estamos sorprendidos, nunca tuvimos tanto público después de un partido de dobles", contó Kubot. "Creo que ganamos dando el ciento por ciento y también nuestros rivales. ¿Si vimos algo sospechoso? No, yo estaba enfocado en mi juego. Sólo nos concentramos en jugar bien. No sé si un rival estaba lesionado o no, estábamos centrados en nosotros", señaló el doblista polaco, que será parte del equipo que se enfrentará con la Argentina en marzo por la primera rueda de la Copa Davis. En una entrevista posterior al cotejo con el New York Times, Marrero contó que sufría una lesión en una rodilla.

En la misma rueda de prensa, Kubot y Hlavackova aceptaron que fueron contactados por la Unidad de Integridad del Tenis, la agencia que investiga cada denuncia vinculada a la corrupción y al amaño de partidos. "Sí, la TIU me contactó, pero es confidencial", dijeron el polaco y la jugadora checa. Kubot expresó que el hecho de que haya muchas apuestas a favor de un ganador no es una prueba que demuestre que el partido estuviera arreglado. "Si no hay nada probado, no debería publicarse", dijo Kubot sobre ese encuentro correspondiente a la primera rueda del dobles mixto, y que se resolvió en apenas 49 minutos. En el mismo informe, el diario estadounidense consideró que Marrero cometió muchos errores no forzados y que no atacó a Hlavackova, una jugada habitual en el dobles mixto, donde la potencia del hombre de la pareja incide sobre la mujer rival.

Con Marrero y Arruabarrena en camino de regreso a España, quien salió al cruce de las acusaciones fue su compatriota David Ferrer. Después de eliminar en sets corridos a John Isner, el número 8 del ranking consideró: "Veo imposible que Marrero o Arruabarena puedan apostar. Pero ahora estamos ya en un momento en el que cualquier cosa se saca de quicio y la prensa es muy sensacionalista".

"Vende, eso vende y se busca más de lo que es. A partir de ahí, ¿qué vas a hacer? Si se encuentra a alguien que apuesta, pues que lo sancionen. No sentiría ninguna pena por esos tenistas. Pero si no se sabe, que no ensucien el tenis. Me parece increíble que salgan noticias sin decir nombres. Me parece triste el periodismo en ese aspecto. Yo quiero que salgan los nombres para limpiar el deporte. A veces el periodismo es sensacionalista en ese aspecto. Con el paso de los años me he llevado una decepción, es triste cuando sacan una nota así", expresó el valenciano, que en los próximos días desembarcará en nuestro país para disputar el Argentina Open.

Las autoridades del tenis aseguraron que un movimiento extraño en los montos volcados a las apuestas no constituye de por sí una evidencia suficiente de manipulación, ya que cualquier allegado a uno de los jugadores puede filtrar información sobre lesiones o cualquier otra situación influyente a los apostadores profesionales. Un vocero de la ATP insistió en que la entidad no dará más comunicados al respecto, al entenderse que no hubo grandes cambios respecto de lo expresado el lunes pasado.

La publicación del NY Times llegó una semana después de que la cadena británica BBC y el sitio web BuzzFeed aseguraron que 16 tenistas integrantes del Top 50 en la última década, algunos de ellos campeones de Grand Slam, están bajo sospecha de haber arreglado partidos, aunque descartaron dar nombres por razones legales.

jld/js

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.