Otro gesto del Papa: viajará a Suecia para conmemorar la reforma luterana

Francisco, en la iglesia luterana de Roma
Francisco, en la iglesia luterana de Roma Fuente: Reuters
Francisco viajará en octubre para avanzar en la relación entre protestantes y católicos pese a las divergencias entre ambas iglesias
(0)
25 de enero de 2016  • 11:06

CIUDAD DEL VATICANO.- Que el Papa argentino quiere marcar la diferencia es algo que ya está confirmado: a lo largo de sus años de pontificado, Francisco le tendió la mano a los jóvenes, le abrió las puertas de la iglesia a los divorciados, también habló sobre los homosexuales y se mostró abierto al diálogo con los musulmanes. Ahora, el nuevo objetivo del Sumo Pontífice son los protestantes.

El Papa, en un gesto ecuménico sin precedentes con respecto a los protestantes, viajará el 31 de octubre próximo a Suecia para conmemorar el 500 aniversario de la Reforma iniciada por Martín Lutero. "Su Santidad tiene el proyecto de participar en una ceremonia conjunta entre la Iglesia católica y la Federación Luterana Mundial para conmemorar el 500 aniversario de la Reforma, prevista en Lund, en Suecia", anunció el Vaticano en un comunicado.

Hace casi 500 años, la ruptura entre Martín Lutero y la Iglesia católica provocó un cisma que desembocó en numerosas guerras de religión, principalmente en Europa. La reunión en Lund "pondrá de relieve los fuertes avances ecuménicos entre católicos y luteranos, y los dones comunes recibidos gracias al diálogo", en especial desde el Concilio Vaticano II (1962-1965), explica en una declaración conjunta el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y la Federación Luterana.

"El acto se celebrará en previsión de los 500 años de la Reforma en 2017", precisa el comunicado.

El 31 de octubre de 1517, el monje católico alemán Martín Lutero clavó en la puerta de la Iglesia del Palacio de Wittenberg, al sur de Berlín, las 95 tesis contra el abuso de las indulgencias, en las que se condenaba también la avaricia y el paganismo que reinaba en la Iglesia católica.

Ese acto marcó el inicio de la ruptura, lo que dio lugar en las siguientes décadas a masacres y guerras atroces y desarrolló un odio tenaz entre las dos comunidades cristianas.

Sólo el Concilio Vaticano II, en el siglo XX, rompió con ese clima envenenado e instó al respeto mutuo.

"Tengo la firme convicción de que al trabajar por la reconciliación entre luteranos y católicos, trabajamos también por la justicia, la paz y la reconciliación en un mundo desgarrado por los conflictos y la violencia", aseguró el secretario general de la federación luterana, reverendo Martin Junge.

La visita del Papa a Suecia, uno de los países más secularizados de Europa y con menos católicos, sorprendió en el Vaticano.

El Papa manifestó en repetidas ocasiones su respeto por las iglesias protestantes, pero sin ocultar las profundas diferencias teológicas y sociales de las dos comunidades ante los cambios de la sociedad, ya que los luteranos son en general mucho más liberales y abiertos.

El papa Francisco, en uno de sus discursos
El papa Francisco, en uno de sus discursos Fuente: Reuters

Con cerca de 50 millones de fieles en todo el mundo, los luteranos son una de las principales iglesias protestantes, al lado de los Bautistas Reformados, pentecostales y evangelistas, siendo una de las más antiguas y prestigiosas.

Otro riesgo que toma

Con este gesto, Francisco se arriesga a tener que lidiar con la ira de los tradicionalistas católicos. Es que Martin Lutero, comenzó la Reforma Protestante en 1517 con la escritura de 95 tesis criticando a la Iglesia Católica por la práctica de las indulgencias.

Esto llevó a un cisma violento, a veces político en toda Europa con el cristianismo, desatando entre otras cosas la Guerra de los Treinta Años, la destrucción de monasterios ingleses y la quema de numerosos "herejes" de ambos lados.

Los católicos tradicionalistas ya acusaron a Francisco de hacer demasiadas concesiones con los luteranos, particularmente una "plegaria común" que ambas religiones realizarán durante las conmemoraciones del 2017.

Dicen que la plegaria elogia excesivamente a Lutero, quien fue condenado como un hereje y excomulgado.

Sin embargo, Francisco hizo del diálogo con otras religiones una de las marcas de su Papado y el anuncio coincidió con el fin de la Semana anual de Oración por la Unidad de los Cristianos.

El Papa ya visitó una iglesia luterana en Roma, la comunidad protestante Waldesiana en el norte de Italia, y la sinagoga de Roma. Este año tiene previsto convertirse en el primer Papa en visitar la mezquita de la capital italiana.

Agencias Reuters y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?