Conocé por dentro la casa de una decoradora

Recorrimos la casa de la decoradora Meme Fernández Sáenz, un proyecto que tiene como sólidos y encantadores pilares la luminosidad, la calma y un estilo que no se ata a lo pasajero
Silvina Bidabehere
Magalí Saberian
(0)
31 de enero de 2016  • 15:45

Desde hace más de diez años, Ximena (Meme) Fernández Sáenz está involucrada en el mundo del diseño de interiores. Primero fue con Hide & Seek, una tienda de muebles para niños; después junto con su suegra, Stella Larroudé de Piñeiro Pacheco, en la legendaria Rue de Stella, donde crearon muebles y objetos de toque personalísimo y a la vez atemporal. Esa mirada sobria pero con un notable nivel de detalle se trasladó, por supuesto, a su casa. Interiores frescos, luminosos, sin colores estridentes ni esclavos de la moda. Todo confortable, todo para que dure cien años. Para concretar este proyecto, convocó a dos personas muy queridas: su padre, el arquitecto Enrique Fernández Sáenz, y su cuñada y amiga, la arquitecta Agustina Rivi. Un trío virtuoso. "Si bien había hecho una pausa en el trabajo para ocuparme de mi familia, mis amigos y conocidos seguían convocando para que los ayudara con sus casas, así que, casi sin quererlo, retomé el camino de la decoración". Su casa es una suerte de laboratorio: allí prueba nuevos modelos y materiales. ¿El resultado? Un espacio que vibra con la energía de la experimentación, la libertad, y las elecciones más personales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.