Un programa inteligente de Google derrotó al campeón de Go, el milenario juego chino

El juego Go es uno de los más tradicionales de China
El juego Go es uno de los más tradicionales de China Fuente: AP
Por primera vez, la inteligencia artificial le ganó al mejor jugador del mundo en el tradicional juego chino de 2500; puede predecir los movimientos del oponente y aprende de ello
(0)
28 de enero de 2016  • 20:07

Mountain View (EEUU).- Google consiguió un hito en el avance de la inteligencia artificial: que un software desarrollado por la empresa ganara al campeón europeo del juego de estrategia chino go.

Las computadoras llevan 20 años ganando partidas de ajedrez a adversarios humanos, pero el go, creado hace más de 2500 años en la antigua China, era hasta ahora demasiado complejo.

El actual software consigue en cambio predecir los movimientos del oponente y aprende constantemente. En el go, el jugador mueve de forma alternativa fichas negras y blancas y es un desafío mayor que el ajedrez porque hay que calcular muchísimos más movimientos potenciales.

El programa AlphaGo resuelve el problema al predecir los movimientos más probables del oponente humano y por tanto preparándose para ellos. El software tiene "dos redes neuronales" con millones de conexiones similares a las de las células nerviosas, explicó Google en una entrada de blog en la noche del miércoles.

Primero, la máquina recibió la información sobre 30 millones de movimientos de los expertos, tras lo cual pudo predecir el siguiente paso que daría el adversario humano en un 57 por ciento de las ocasiones.

Luego, las redes de AlphaGo jugaron miles de veces unas contra otras para ir mejorando. En pruebas contra otros programas de go el programa ganó 499 de 500 partidas. En octubre AlphaGo consiguió vencer al actual campeón europeo, Fan Hui, en cinco de cinco partidas. Su siguiente desafío será en marzo en Corea del Sur contra el mejor del mundo, Lee Sedol.

Sin cometer errores graves

El campeón derrotado destacó que a diferencia de los seres humanos, la máquina no comete errores graves. "A veces estamos cansados, a veces queremos ganar con demasiada ansiedad porque sentimos esa presión", declaró a la revista científica "Nature".

El programa en cambio, es diferente. "Es muy fuerte y estable, es como un muro. Para mí es una gran diferencia". Si no hubiese sabido que se trataba de una máquina, habría pensado que era un oponente muy fuerte aunque una persona bastante rara.

El go es un juego muy popular entre los desarrolladores de inteligencia artificial. Pocas horas después del comunicado de Google, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, escribió que un equipo de la red social está trabajando también en un software para el juego.

Los pesos pesados del mundo tecnológico llevan tiempo detrás del desarrollo de computadoras que puedan aprender, que asuman tareas sencillas que ya no tengan que hacer los seres humanos y puedan organizar inmensas cantidades de información.

Google las está usando por ejemplo en el reconocimiento automático del contenido de fotografías en su servicio de fotos. Facebook se centra en el reconocimiento del lenguaje, según Zuckerberg.

AlphaGo fue desarrollado por la empresa británica Deep Mind, comprada por Google hace dos años. Su cofundador Demis Hassabis subrayó que el software sigue desarrollándose por sí mismo. "Es distinto de un programa que uno haya construido y del que sabe en todos sus matices lo que puede hacer. Aquí aprendió cosas él solo, de modo que es impactante ver de qué facultades se ha apropiado", declaró a "Nature".

Hassabis creó Deep Mind con el ambicioso objetivo de enseñar a pensar a las computadoras.

Agencias DPA y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.