Suscriptor digital

La nueva catarsis de Pato Fontanet

Mientras espera que se decida si vuelve a prisión, el ex Callejeros suena distante en el debut de su nueva banda
(0)
18 de febrero de 2016  • 16:13

Don Osvaldo, Casi justicia social - Independiente, 3 estrellas

¿En qué se convierte la obra de un artista que vio morir a 194 personas que habían ido a su show? ¿Qué clase de canciones se componen después de algo así? ¿Y cómo hay que escucharlas? A más de una década de Cromañón y tras años de desgaste judicial, un brote psicótico y una temporada encerrado en el penal de Ezeiza, ponerle play a un nuevo disco de Patricio Santos Fontanet sigue siendo una experiencia emocionalmente compleja.

Casi justicia social, compuesto en parte en la cárcel y grabado durante 2015 con Don Osvaldo, su nueva banda, a la espera de que la Justicia decida si tiene que volver a prisión o no, empieza con la melodía inquietante de "Incertidumbre", una intro de casi dos minutos que hay que atravesar como un corredor hostil antes de llegar a las canciones. Cuando Pato por fin empieza a cantar en "Dos secas", un standard callejero empujado por el saxo, su voz entra casi neutra, corrida del núcleo emocional del tema. Tal vez sea el disco en el que Pato canta mejor técnicamente, pero en muchos momentos su voz suena distante y vacía. Es como si la producción estuviera a la defensiva, diluyendo su expresividad. En "Vaivén" y "El reto", habla de medicaciones, días de visita y locura, pero parece que estuviera leyendo la letra. "Suerte", la mejor canción del álbum, es la crónica reflexiva de una noche mirando el mundo desde las torres de Celina, con "Pedi" Puentes construyendo un himno oscuro y distorsionado en su guitarra mientras Pato recupera la rabia de su registro, esa forma de tensar la voz en un crescendo crispado y a la vez catártico. Es uno de esos raros momentos en los que parece que llegás a él, y su voz te deja con un nudo en el estómago.

Por Juan Morris

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?