Dogomar Martínez fue un héroe del deporte rioplatense

Osvaldo Príncipi
(0)
9 de febrero de 2016  

Dogomar Martínez, el boxeador uruguayo más importantes de todos los tiempos y uno de los diez deportistas más representativos en historia de la Banda Oriental, murió el domingo, en Montevideo, a la edad de 86 años.

Dogomar fue un exponente notable del profesionalismo entre 1951 y 1959. Su tuteo con los mejores mediopesados del mundo prolongó el prestigio y la competitividad del deporte uruguayo en el continente, casi como una consecuencia directa de la conquista del Campeonato Mundial de Fútbol, que la Celeste obtuvo en Brasil 1950.

Su pelea con el norteamericano Archie Moore, campeón mundial, el 12 de septiembre de 1953, en el Luna Park -fuera de título-, fue una muestra, en su máxima expresión, de lo que significaba la guapeza en aquel tiempo. Sobrevivió a la desigualdad de equivalencias y a todo el apoyo afectivo y económico que el gobierno de Juan Domingo Perón aportaba a las peleas de Moore. Perón otorgó una apertura fronteriza, extraordinaria por esos días, para permitir que los orientales llegaran a Buenos Aires, pese a los conflictos diplomáticos que vivían por entonces ambos países, ante la magnitud del combate. El uruguayo, con sólo 24 años, soportó en pie las 10 vueltas y su derrota fue épica e inolvidable para los dos márgenes del Río de la Plata.

Gestó una carrera fantástica con 57 peleas, de las que ganó 49 (21 por KO), perdió 3 y empató 5. Venció al cubano Kid Gavilán y los argentinos Kid Cachetada y Mario Díaz, entre tantos. Alguna vez, la legendaria China Zorrilla expresó: "A mí no me gusta para nada el boxeo, pero... ¡qué le voy hacer!... Una vez con un impecable vestido blanco fui al estadio Centenario a ver una pelea de Dogomar". Don Tabaré Vázquez, durante su primera presidencia del país, colocó su figura como ejemplo y lanzamiento del plan "KO a las drogas", clave para el renacimiento del pugilismo montevideano.

Calmo, pensante y disciplinado, Dogomar selló su concepto sobre el boxeo, con palabras sabias, en el libro El tango, el boxeo y Gardel. Dijo: "La palabra violencia va unida a las palabras abuso y cobardía; implica una persona fuerte avasallando a otra más débil. El boxeo no es eso. Es un arte. Es otra cosa".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.