Suscriptor digital

Llega la primera escuela de coders de la Argentina para abastecer al mercado IT

Por año se generan 7000 puestos de trabajo; la apuesta son cursos cortos de alta salida laboral
José del Rio
(0)
14 de febrero de 2016  

Desarrollo web full stack. Desarrollo mobile android. Diseño UX. Data science. Desarrollo front-end, back-end, analytics y marketing digital. Son para algunos términos difíciles, casi imposibles.

Sin embargo, en Monroe 860, a pocos metros del Monumental y en pleno barrio de Belgrano, hay una fábrica de unos 3000 metros cuadrados que está en plena remodelación.

¿El objetivo? Desarrollar el primer campus local de un coding school. Es decir, un espacio para formar mediante cursos cortos a las nuevas generaciones de profesionales digitales que no sólo se incorporen a las empresas más grandes del mercado, sino también que desarrollen un espíritu emprendedor.

Aprender a desarrollar páginas y aplicaciones web de principio a fin, generar aplicaciones para dispositivos android de cero y todo en sólo 20 semanas es la promesa inicial para los primeros 200 alumnos que llegarán a 500 en el segundo cuatrimestre de este año.

En todo el mundo la demanda de coders está insatisfecha y la Argentina no es una excepción. Hoy se necesitan más profesionales de la industria tecnológica de los que hay capacitados.

Según datos de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (Cessi), el sector de IT nacional demanda unos 7000 profesionales por año, y fuentes del mercado afirman que menos de la mitad logra abastecerse.

La imagen en Digital House es elocuente: aulas equipadas con computadoras, proyectores y conexión a Internet. Sectores de co-working y co-learning especialmente pensados para un aprendizaje colaborativo y un ecosistema que bien podría extrapolarse a las principales ciudades del mundo.

El plan de negocios propone cursos intensivos, basados en la práctica y presenciales que cuestan $ 5000 pesos por mes. En el detrás de escena de Digital House, tal como llamaron al proyecto que demanda una inversión inicial de US$ 2,5 millones, se encuentra un grupo de ocho socios y emprendedores seriales entre los que figuran Nelson Duboscq y Eduardo Bruchou (fundadores de HSM, la revista Gestión, Wobi, Expomanagement y ManagemenTV), Diego Pando (fundador de Bumeran.com y actual socio de Avalancha, Casapick y Getmango), Sebastián Mackinlay (ex HSM que lideró las operaciones comerciales en Estados Unidos), Marcos Galperín (fundador de MercadoLibre), Carlos Rohm (partner de LCA en Nueva York, una firma de asesores financieros) y Mariano Wechsler (Cofundador de la desarrolladora de aplicaciones DigBang).

"Hoy en la carrera de Ingeniería no aprendés a programar como lo piden las empresas. Además, hay que saber algo de ciencias exactas pero no hace falta ser un matemático y a medida que la capacidad de procesamiento aumentó tampoco se requieren los mismos skills ", resume Duboscq, ingeniero civil de profesión.

La apuesta de Digital House pasa también por las posibilidades laborales que se generen.

Allí creen que la totalidad de sus alumnos tendrá la posibilidad de trabajos bien remunerados al finalizar la cursada, en un promedio inicial de $ 15.000 a $ 20.000 mensuales. Principalmente por el efecto de las Job Fairs, en las cuales los gerentes de Recursos Humanos de las principales empresas tecnológicas argentinas entrevistarán a los alumnos.

Apuntan a que toda persona con ganas de aprender y con los conocimientos mínimos necesarios pueda formarse como programador. "La formación para el trabajo en tecnología rompe los paradigmas de las universidades. Es menos teórico y más práctico. No reemplazamos a las universidades pero damos una formación imprescindible para lo que piden las empresas", afirma Mackinlay.

A nivel internacional General Assembly, fundada en Estados Unidos en 2011 y hoy con 14 sedes en el mundo; Flatiron School, especialista en cursos Web y iOS intensivos de 12 semanas de duración, y el Iron Hack, un centro educativo con cursos intensivos y part-time que funciona en Madrid, Barcelona y Miami, son tres de los casos globales que ya existen. En Estados Unidos el target suelen ser jóvenes de 27 años con formación profesional. En la Argentina el 87% de los que ya se anotaron son graduados universitarios de carreras disímiles: administración, ciencias exactas y diseño, entre otros.

"Hoy lo que se necesita es saber manejar las herramientas, el lenguaje, y no ya tanto aprender Sistemas. Hay un desfasaje entre lo que la Argentina necesita y cómo se forman los chicos", suma Duboscq.

La estrategia no se limita al barrio de Belgrano. "Apuntamos a tener una sede en la zona sur de la ciudad, y otra en la zona oeste, en la medida en que vamos completando la demanda disponible, y después expandirnos al interior", resume el fundador de HSM. "Queremos convertirnos en una comunidad de coders. Todos los chicos que salgan de acá formarán un grupo de pertenencia", agrega Pando.

Para ello los profesores jugarán también un rol fundamental ya que son personas reconocidas de la industria IT.

Una idea esperada por las tecnológicas

VACANTES

En cuenta regresiva

La apertura es el próximo 21 de marzo y delas 60 vacantes que había para el curso de mobile sólo quedan ocho y el curso de diseño de páginas web ya está completo

Claves. Los cursos para formar coders arrancanen los 5000 pesos mensuales y no hace falta ser graduado de ninguna carrera. Es imprescindible aprobar un trabajo nivelador

Apuesta. La inversión inicial en el campus es de US$ 2,5 millones y apuntan a abrir nuevas sedes en el interior del país en los próximos dos años

Demanda. Los socios de Digital House se reunieron con los directores de Recursos Humanos de las principales firmas de IT y aseguranque hay por lo menos4000 puestos de trabajo que se generarán parasus egresados este año

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?