Para negociar con Macri, Massa teje acuerdos con los gobernadores

Les promete pelear beneficios para sus provincias, a cambio del apoyo que el gobierno necesita del FR en el Congreso y el impulso para sus propios proyectos de ley
Marcelo Veneranda
(0)
14 de febrero de 2016  

Con Morales y Montero, el sábado, en Jujuy
Con Morales y Montero, el sábado, en Jujuy Crédito: Prensa FR

¿Se puede hacer política territorial desde una banca del Congreso? Convencido de que es posible o, lo que es lo mismo, obligado por las circunstancias, Sergio Massa desanda el país visitando a gobernadores peronistas, kirchneristas, radicales y socialistas -o los recibe en Tigre-, para ofrecerles el apoyo de su interbloque de 35 diputados, tanto en las votaciones parlamentarias como en las negociaciones que los mandatarios tengan pendientes con la Casa Rosada. Lo mismo hace con sindicalistas e intendentes que todavía no terminan de definir su ubicación en el mapa, tras la derrota kirchnerista.

A cambio, el líder del Frente Renovador no sólo espera el apoyo de los legisladores que responden a esos gobernadores para impulsar sus propios proyectos, como el 82% móvil para los jubilados. Pensando en 2019, también apuesta a capitalizar políticamente en cada provincia toda obra, envío de fondos, decreto o ley que ayude a conseguir del gobierno de Mauricio Macri .

"Cartografía de acuerdos", definen en Tigre a la idea de construir una agenda legislativa que adopte las necesidades de cada provincia. Y afirman que es una tarea avanzada. Sólo en la última semana, Massa se reunió con seis mandatarios.

Con Ledesma y Zamora, el lunes, en Santiago
Con Ledesma y Zamora, el lunes, en Santiago Crédito: Prensa FR

Entre el viernes y sábado pasados, se vio con el gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales, la vicegobernadora también radical de Mendoza, Laura Montero, y el mandatario peronista de Salta, Juan Manuel Urtubey. Fue durante la gira de Macri al norte argentino, pero Massa terminó atando varias cenas, charlas de café y encuentros reservados con los jefes de Estado provinciales.

Massa se volvió a ver el domingo con Urtubey, cuando visitó en Salta al intendente Gustavo Sáenz, su ex compañero de fórmula presidencial. Urtubey es un socio necesario para las negociaciones con Cambiemos, por su influencia sobre el bloque justicialista que se desprendió del Frente para la Victoria.

El lunes, Massa difundió con una foto la reunión más llamativa hasta ahora: con la gobernadora de Santiago del Estero, Claudia Ledesma, y su marido, el ex mandatario y senador nacional Gerardo Zamora. Dos ex referentes del kirchnerismo puro que hoy se muestran pragmáticos frente a Cambiemos.

Con Das Neves, el martes, en Chubut
Con Das Neves, el martes, en Chubut Crédito: Prensa FR

El encuentro se dio en el Festival de La Salamanca, que se realiza en La Banda, ciudad gobernada por el massista Pablo Mirolo. La charla empezó por los carriles sociales, pero terminó alimentando la "cartografía de acuerdos" del tigrense: Massa y Zamora coincidieron en las bondades del Plan Belgrano de Macri, pero también en el hecho de que aún no tiene presupuesto ni metas físicas definidas. ¿Quién mejor que ellos para sugerirle esas metas a Macri, a cambio de apoyos en el Congreso?

El martes, Massa se reunió en Chubut con el gobernador Mario Das Neves. Le prometió negociar una mejora en la tasa de desembolso por exportaciones de los puertos locales y pedir un régimen especial de Ganancias para la Patagonia, donde los sueldos elevados hacen tributar al grueso de los trabajadores.

El miércoles, el anfitrión fue Massa y esta vez no hubo foto ni gacetilla: recibió en Tigre al gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, para coordinar la visita que le hará el 23 de febrero, en la que Massa hará suyos algunos de los reclamos del mandatario socialista, como una ley de promoción al sector metalmecánico local, la creación de juzgados y fiscalías especializados en narcotráfico y hasta un puente (Goya-Reconquista).

También sin foto ni gacetilla fueron las reuniones por separado con referentes de las tres centrales obreras, a los que Massa les prometió, por ejemplo, pelear para que se elimine el tope de las asignaciones familiares.

"A medida que Macri necesite aprobar leyes en el Congreso, nosotros pediremos el apoyo de la Casa Rosada para los reclamos de los gobernadores y sindicatos y, a la vez, el respaldo de los diputados de esos gobernadores y sindicatos para nuestros proyectos", resumen en Tigre.

"Eso nos va a permitir construir políticamente en el territorio", se esperanzan. Para eso, Massa y su equipo de comunicación deberán redoblar esfuerzos en cada provincia a fin de asegurarse de que el tigrense obtenga el rédito político después de cada beneficio que consiga en el Congreso o la Casa Rosada. Detrás de toda la empresa se repite el mismo objetivo: construir imagen positiva, la obsesión de Massa.

No parece fácil, pero por ahora las encuestas le sonríen al tigrense. Tampoco le sobran opciones para desandar el camino hacia 2019.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.