Una cabaña remodelada para disfrutar en familia

Una pareja de diseñadores reformó esta típica casona de madera de los ochenta para convertirla en su sofisticado refugio de fin de semana a dos horas de Nueva York
Lucrecia Álvarez
(0)
16 de febrero de 2016  • 12:31

.

Fotos: Gentl and Hyers

Lo que se conoce como Los Hamptons es una sucesión de pueblitos en la costa de Long Island, en el estado de Nueva York. Su fama mundial se debe a que es el lugar elegido por los ricos y famosos para pasar el verano, pero hay sectores resguardados del bullicio que acompaña a las celebridades. Es el caso de Shelter Island, una isla paradisíaca que preserva el espíritu bohemio que dio vida a la zona en los años 20. Hasta ahí llegaron Harriet Maxwell Macdonald (parte del trío de diseñadores detrás de la firma de decoración Ochre) y su esposo Andrew Corrie (fundador de la marca de artículos para el hogar Canvas Home) y en 2004 compraron una casa de madera casi en ruinas por el daño que le habían causado las termitas.

La residencia (de 1979) fue prácticamente reconstruida manteniendo su estilo original para convertirse en el refugio de fin de semana de la pareja y sus tres hijos, Ivo, Celia y Alastair. Un gran ambiente social abierto a la naturaleza, un playroom, cinco dormitorios, un gigantesco deck y una pileta constituyen las comodidades de este enclave con un irresistible clima playero, definido principalmente por la madera blanqueada y la sencillez de la ambientación. El resto, es el buen gusto de sus dueños y el espectacular paisaje natural que la rodea.

La belleza de la sobriedad

* La filosofía de Ochre se basa en piezas que transmiten calma para crear ambientes no invasivos, pero atractivos a la vista y al tacto. "Buscamos la armonía con el entorno", definen sus representantes.

* "Un buen diseño puede incorporar estilos diferentes, algo que puede parecer muy simple pero no deja de exigir un gran trabajo".

* "Hay que arriesgarse, experimentar con materiales naturales pero originales. Hoy la tecnología les da funcionalidad de un modo maravilloso".

* Si bien nada está prohibido, prefieren una paleta de grises, verdes y azules separados por toques de rosa pálido, rojo y berenjena. "Siempre es mejor trabajar con colores con los que uno disfruta vivir".

* La naturaleza y los museos de ciencia son para ellas una gran fuente de inspiración: "Desde un esqueleto hasta una microscópica estructura celular, todo nos dispara una idea".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.