Desalojaron una toma de tierras en Merlo tras cuatro meses de ocupación ilegal

El asesinato de un niño aceleró la medida; los vecinos denunciaron que el procedimiento fue violento
Javier Fuego Simondet
(0)
19 de febrero de 2016  

Un helicóptero policial sobrevuela el predio, con casas en llamas
Un helicóptero policial sobrevuela el predio, con casas en llamas Fuente: DyN

El predio tomado en la ruta 1003, en Merlo, fue desalojado ayer por la policía bonaerense, casi cuatro meses después del inicio de la ocupación, el 21 de octubre del año pasado. La decisión se aceleró por el crimen de Oscar, un niño de ocho años que murió al recibir un balazo cuando estaba en un cumpleaños el sábado, a metros de la toma, en momentos en que se registraba un enfrentamiento entre narcos.

Pablo Guaitima, uno de los ocupantes desalojados, dijo a LA NACION que el procedimiento "no fue pacífico, porque a las cuatro de la mañana los efectivos irrumpieron y empezaron a quemar las casas de la gente". Tras el desalojo, el hombre permanecía en las cercanías del terreno, pero había trasladado a su familia.

"Ayer [por anteayer] nos dieron una prórroga de 180 días para que nos quedáramos. Pero, a partir de las cuatro de la mañana, empezaron a entrar los efectivos, a las siete llegaron al sector donde están nuestras casas", relató Estela Cardozo, quien ocupaba una zona en el fondo del predio de 60 hectáreas, cerca de un monte del que los ocupantes sacaron troncos con los que habían armado un tendido eléctrico. La mujer admitió que la muerte de Oscar aceleró el desalojo.

La orden de liberar el predio salió del Juzgado de Garantías N° 4 de Morón, a cargo del juez Alfredo Meade, el lunes posterior al asesinato del menor. Tras marchas y contramarchas, el desalojo se produjo a pesar de una resolución judicial que suspendía el proceso por 180 días.

Federico Efrón, coordinador del área de Litigio y Defensa Legal del CELS, que asiste a los ocupantes, afirmó a LA NACION: "El fiscal [Fernando Cappello, de la UFIJ N° 2 de Morón] me comunicó que el juez había suspendido el desalojo, pero luego llegó gente del municipio, lo subieron al fiscal al helicóptero y se lo llevaron para reunirse con el intendente y el ministro de Seguridad; nunca más volvió al predio".

El intendente de Merlo, Gustavo Menéndez (FPV), admitió que la muerte de Oscar "precipitó la decisión de la Justicia" de aceptar el pedido de desalojo hecho por los dueños del predio y proceder a desocupar el lugar "tras una medida de abrigo que nos hicieron llegar, para que tuviéramos en cuenta a los menores que estaban en el lugar".

Menéndez añadió: "Los vecinos de la zona, después del asesinato de Oscar, incendiaban 10 o 12 casas por noche, todo podía terminar peor".

El intendente se mostró conforme con el procedimiento de desalojo y afirmó que los dueños del predio -integrantes de la familia Merlo Gómez- quieren lotearlo para que se urbanice. Además, puntualizó que "el ex intendente [Raúl Othacehé] les había negado esa posibilidad a los dueños".

"Hubo un gran operativo dispuesto por el ministro Cristian Ritondo, que posibilitó que el desalojo fuera pacífico. La policía se bancó escupitajos y agresiones", dijo Menéndez a LA NACION. Hubo 1200 efectivos afectados a la desocupación del terreno.

Los desalojados tienen previsto protestar hoy, desde las nueve, frente a la Municipalidad de Merlo.

Con la colaboración de Rosario Marina

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?