James Jagger, sobre ser el hijo de un Rolling Stone: "Estoy orgulloso, pero muchas veces hubiera anhelado mayor anonimato"

El hijo de Mick Jagger se sincera en una entrevista con LA NACION Revista y dice estar "muy agradecido" con su familia
(0)
19 de febrero de 2016  • 18:19

Justo después del último recital de los Rolling Stones en Buenos Aires, en una visita que mantuvo en vilo a los fanáticos de la banda británica de toda la Argentina porque se vivió como la última, se estrenó la serie Vinyl, sobre la historia de un músico punk, producida por una dupla impactante: Mick Jagger y Martin Scorsese . El furor stone que desató la presencia de sus Majestades Satánicas en el país se sublimó con este "bonus track" televisivo, que incluyó además el protagónico de un heredero, James Jagger, hijo de Mick, músico -compuso con su papá una canción para la serie- y actor -hizo algunos films independientes- que ya acapara la atención de los medios. Calificado por Vanity Fair como "el hombre más bello del mundo", Jagger Junior causó cierta polémica cuando calificó como "una maldición" ser hijo del líder de los Rolling Stones. En una charla sincera con LA NACION Revista -que podrá leerse completa este domingo-, el joven artista muestra otra cara y dice sentirse "agradecido", y aclara sus dichos: "Estoy increíblemente orgulloso de ser un miembro de mi familia y de todos los logros de mis padres. Soy muy agradecido, pero... muchas veces habría anhelado tener mayor anonimato. Es duro, sobre todo cuando sos adolescente, pasé muchos momentos embarazosos entonces".

En Vinyl, Jagger Junior encarna a un músico que busca su destino en los años 70. Consultado sobre lo que él entiende por el concepto de "rockstar", dijo: "Existe un estereotipo sobre lo que es ser un rockstar. Es difícil de medir, pero hay algo exótico en serlo: un sentido de extravagancia que no debería ser imprescindible, pero que se repite como un patrón. El personaje que hago, Kip Stevens, todavía es un antirockstar, pero quiere serlo: en el glam de los 70 existía una necesidad de ser muy teatral y de poner bajo las luces del escenario algo más que simplemente música. Ser un rockstar es ser un músico, sí, pero como es Alice Cooper. Sin embargo, para mí es más importante escribir buena música antes que ser tan rimbombante y teatral.

Encantado con la dirección de Martin Scorsese, a quien admiraba desde mucho antes de conocerlo, no escatima en elogios para él: "¡Es el mejor coach que alguien pueda tener! No es intimidante, uno puede tener la idea de que es una persona distante, pero cuando trabajás con él es muy cálido y te hace sentir cómodo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?