Gaspar Noé: "Hoy las imágenes de placer son más tabú que las del horror"

El argentino, radicado en París, vuelve a provocar polémicas con Love, film presentado en Cannes y prohibido en Rusia
Alejandro Lingenti
(0)
21 de febrero de 2016  

Fuente: EFE

Cada estreno de una película de Gaspar Noé viene acompañado de polémicas. El último caso es Love, que levantó polvareda en la edición del Festival de Cannes del año pasado, fue prohibida en Rusia y desató una extensa y acalorada discusión en Francia, tras una denuncia de Promoviour, una organización fundada en 1996 por el abogado André Bonnet, próximo al político ultraderechista Bruno Mégret. Ahora, Love acaba de llegar a Noruega, el país del que por estos días habla toda la prensa europea gracias a Newton, un osado programa de educación sexual para púberes emitido por su televisión pública que los más puritanos calificaron de pornográfico.

La película de Noé se estrenó en el país escandinavo en medio de ese debate y recibió muy buenos comentarios de la prensa. Los noruegos han demostrado ser menos conservadores que los franceses con los que Noé, argentino radicado en París, convive. Promoviour ya consiguió que la justicia francesa prohibiera que los menores de 18 años vieran películas como Ken Park, Saw 3D y la segunda parte de Nymphomaniac, del danés Lars Von Trier. Fueron muchos los cineastas franceses que defendieron a Noé y que exigieron a la ministra de Cultura Fleur Pellerin que no cediera ante las presiones de los censores. "Me pregunto por qué es más fácil mostrar asesinos seriales o imágenes de una guerra que un acto amoroso. Las imágenes del placer son más tabú que las del horror. Podemos ver a un tipo degollando en vivo a otro, pero no a dos personas teniendo sexo -sostiene Noé-. Cualquier chico tiene toda esa deshumanización disponible en Internet. Se pueden mostrar pistolas y metralletas, pero no un pene. El pene es como la imagen del diablo. Es como si hubiera que desconectarse de una parte del cuerpo, que en todo caso es tan limpia o tan sucia como la cara o las manos. Pero ya había pasado con La vida de Adele: aunque se había anunciado oficialmente que las escenas de sexo de esa película eran simuladas, quisieron prohibirla. La violencia está mucho más tolerada que la sexualidad."

¿De qué se trata Love? En diciembre pasado hubo dos funciones de la película en el cine Gaumont, en el marco de un ciclo de largometrajes exhibidos en la última edición de Cannes que programó Thierry Fremaux, director de ese famoso festival. El arranque sintetiza el tono del film: una mujer masturba durante un rato a un hombre y Noé registra la escena con un plano fijo. Lo que sigue es una historia sencilla, pero densa. Un tórrido triángulo amoroso que se desarma por un incidente fortuito y sobre todo muchas escenas de sexo explícito que van puntuando un relato caracterizado por leves alteraciones cronológicas, secuencias oníricas y agresivas irrupciones musicales. Hubo muchos críticos que se ensañaron con Love, especialmente en Cannes, donde la película estuvo rodeada de escándalos: trompadas para conseguir un lugar en la función de prensa, una comentada aparición mediática de la actriz protagónica -la esbelta modelo Aomi Muyock- sin una parte notoria de su dentadura delantera y abucheos de indignados en cada función. Acusada de vacía y raquítica argumentalmente, Love es, sin embargo, el film más sólido de Noé. Es probable que las resistencias que despertó tengan más que ver con una acusación insólita ("es pornografía") que con un análisis más severo de su naturaleza y sus virtudes. Como historia de amor volcánica y tortuosa, la película funciona. Pero a su humor descarado, su mentado afán provocador y su inclinación por la hipérbole Noé les añadió esta vez un tono gris y melancólico que humaniza a esos personajes, encarnados con mucha convicción y cero mezquindad por Muyock y Karl Glusman, un actor prácticamente desconocido hasta este trabajo. La tercera en discordia es otro descubrimiento de Noé: Klara Kristin, una actriz joven y muy fotogénica.

El casting es, evidentemente, otro acierto del director, hijo del reconocido artista plástico Luis Felipe Noé. "Los actores de la película están expuestos, pero en la vida privada son gente tímida, muy reservada -dice Noé, muy celebrado por el público mayoritariamente joven que colmó las dos funciones del Gaumont-. Son abiertos e inteligentes. Fue un casting largo. Primero pensé que convenía una pareja real. Pero no encontré. Los dos protagonistas se besaron por primera vez el primer día de rodaje. Ni siquiera ensayaron, se tiraron directo a la pileta. Obviamente, habían leído el guión y sabían de qué se trataba la película. La idea era mostrar la vida amorosa tal como la conocemos, que lo que vieras en la pantalla se pareciera a la vida. Cuando estás enamorado de alguien, un beso te da tanto placer como hacer el amor. Y en ese juego puede incorporarse un tercero y funcionar o no. La película no está a favor de la monogamia ni de la poligamia, no vende ningún discurso. Cada pareja maneja su relación sobre la base de los acuerdos mutuos. Y esos acuerdos se renegocian todo el tiempo. Love habla un poco de eso."

-Con tus anteriores películas -Solo contra todos, Irreversible y Enter The Void- también generaste polémicas. ¿Te gusta provocar?

-Como provocaban Fassbinder o Buñuel... Me gusta el humor negro, me gusta la gente que habla de sexo de una manera directa, sin poetizarlo, los que encaran los temas frontalmente. Quizás al comienzo de mi carrera me divertía más provocar. Pero lo que cuento en esta película no es algo que yo no haya visto. Son cosas que me pasaron o les pasaron a amigos. No hubo un deseo de provocar, sino de divertirme representando la pasión amorosa con todas las confusiones que trae aparejadas, porque enamorarse es como pasar a ser ciego. La película tiene la particularidad de interpelarnos a todos, cualquiera se puede identificar con lo que cuenta.

-¿Qué aspecto de la vida amorosa te interesaba más?

-Diría que ésta es una película sobre la adicción amorosa. Aunque no sea lo más frecuente, se puede amar de una manera muy calma. Los amores que más duran son los que tienen un componente importante de calma. El amor fraternal debe estar dentro de la relación amorosa. Si sólo es un juego de dominación, posesión, seducción e histeria permanente, no se puede aguantar más de un año. Después explota, sobre todo en un mundo como en el que vivimos.

-¿Por qué filmaste en 3D?

-Hace años que tengo una cámara fotográfica 3D. De hecho, en la película aparecen algunas fotos que hice con esa cámara. Hay algo lúdico, infantil, en el hecho de disfrutar de esas fotos en relieve que se parecen tanto a la vida real y al mismo tiempo son medio surrealistas. Esas imágenes producen una especie de efecto mágico muy artístico. Con esa cámara filmé mucho a mi madre cuando se estaba muriendo. Después quise ver ese material y no pude porque me parecía más impresionante que la realidad, un teatro de marionetas gigante... Y también me parece lúdico tener que usar anteojos para ver una película. Me gusta. Es como escuchar música en estéreo y en mono. El estéreo se parece más a la percepción natural, pero los dos tienen su encanto.

-En la función de estreno en Buenos Aires estaba tu padre. ¿Qué te dijo de la película?

-Ya la había visto en Cannes. Y allá me dijo: "Fuiste demasiado lejos".

Sin estreno en la Argentina

Las películas de Gaspar Noé son distribuidas internacionalmente por Wild Bunch, compañía francesa que tiene un catálogo muy preciado, con películas de Jean-Luc Godard, Ken Loach, Guillermo del Toro, Abel Ferrara, Tsai Ming-liang, Steven Soderbergh, Nanni Moretti y Hayao Miyazaki. Love todavía no tiene el estreno asegurado en la Argentina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.