Suscriptor digital

El Samsung Galaxy S7 y el LG G5, frente a frente

Un Samsung Galaxy S7 y un LG G5
Un Samsung Galaxy S7 y un LG G5 Fuente: LA NACION
Mirá cómo son los dos nuevos smartphones de alta gama que se presentaron ayer
(0)
22 de febrero de 2016  • 00:06

Hoy comienza en Barcelona el Congreso Mundial de Móviles, un encuentro de cuatro días en los que la industria de la telefonía móvil se reúne en una feria en la que muestra algunos de sus últimos productos. Pero en realidad el Mobile World Congress comenzó el fin de semana, con anuncios de varias marcas; los más fuertes se dieron el domingo, con los anuncios de LG y de Samsung.

Metal y alta resolución

Ambas compañías optaron por el metal para la estructura de sus equipos; LG con un cambio drástico desde el plástico y el cuero del G4, para pasar a una pieza única de aluminio anodizado; Samsung manteniendo el vidrio delantero y trasero unidos por aluminio, pero ahora más redondeados.

Ambos equipos tienen una pantalla QHD (2560 x 1440 pixeles), una muy alta resolución, con una densidad de pixeles mayor a la que puede distinguir el ojo humano. Y mientras Samsung conservó el tamaño de pantalla del modelo anterior (con 5,1 pulgadas para el Galaxy S7 y 5,5 pulgadas para el S7 Edge), LG redujo la pantalla del G5 a 5,3 pulgadas, aunque el largo del teléfono es idéntico al de su antecesor; pero debe dejar más lugar para la tapa que da acceso a a la batería.

El otro cambio de diseño, en el LG G5, está en la inclusión de un sensor biométrico trasero, que obliga a mover los botones de volumen al lateral. El Galaxy S7 no registra mayores cambios en este punto, aunque los bordes son más redondeados, algo notorio sobre todo en el Edge, en la unión del vidrio curvo con el metal lateral.

La apuesta por la cámara

La cámara digital es uno de los elementos clave en un smartphone hoy; y ambas compañías tienen buena reputación por sus cámaras. Para mejorar lo anterior tomaron dos caminos diferentes. Samsung eligió un sensor que reduce la resolución (de 16 a 12 megapixeles), pero que al hacerlo usa pixeles más grandes -en el sensor- capaces de detectar más luz; son más sensibles en situaciones oscuras. Y mejoró muchísimo la reacción de la cámara para hacer que el autofoco sea instantáneo.

LG prefirió ir por un sistema de doble lente: una gran angular y otra con un ángulo de visión más acotado; se combinan para funcionar como una suerte de zoom óptico, mezclando la información que toma el sensor de 16 megapixeles con el de 8 megapixeles para lograr fotos que abarcan un mayor campo visual.

La cámara del Galaxy S7, con el monitor de ritmo cardíaco al lado, y la del LG G5, con el doble lente y, abajo, el sensor biométrico
La cámara del Galaxy S7, con el monitor de ritmo cardíaco al lado, y la del LG G5, con el doble lente y, abajo, el sensor biométrico Fuente: LA NACION

El agua, las notificaciones, los módulos

LG inauguró con el G5 un sistema modular que permite tener una carcasa hecha con una sola pieza de aluminio y, al mismo tiempo, ofrecer una batería removible (por la base). La idea es permitir cambiar la batería por otra, por un grip de cámara, etcétera. Para que esta idea perdure LG dependerá de que surjan nuevos accesorios compatibles y se hagan más populares.

Samsung mantiene su posición respecto de las baterías: fijas, porque el diseño del teléfono no permite otra cosa; como compensación, aumentó la capacidad en el Galaxy S7 y recuperó la protección contra agua (IP68; resistente, pero no sumergible).

Ambas compañías coincidieron en mostrar como novedad una función que muestra notificaciones con la pantalla bloqueada, aunque más parecidas a lo que ya ofrecía Nokia (la hora, avisos de que hay mensajes o llamadas) que a lo que usa Lenovo en su línea Moto (notificaciones interactivas que muestran una vista previa).

Motor al rojo vivo

El LG G5 tiene un procesador Qualcomm Snapdragon 820, considerado uno de los más avanzados en este momento, tanto en la performance general como en la parte gráfica. El Galaxy S7 también, al menos en algunos países (a la Argentina vendrá la otra versión, el Exynos 8890 que diseñó Samsung, también de buena reputación). Pero Samsung eligió incluir un sistema de disipación de calor, para evitar que el equipo recaliente; habrá que ver cuán vital es, y cómo se comporta el modelo de LG en este punto.

Junto a los 4 GB de RAM, LG eligió una única opción (32 GB internos, ampliables a 2 TB por microSD), mientras que Samsung incluye, además de los 4 GB, 32 o 64 GB de almacenamiento interno, y recupera la ranura para la tarjeta microSD (hasta 200 GB).

Por la tarde del lunes, se supo que el LG G5 que vendrá a la Argentina es una versión más modesta que el original, con un chip Snapdragon 652 y 3 GB de RAM.

La batería del LG G5 se puede extraer y reemplazar por otra o por un accesorio diferente
La batería del LG G5 se puede extraer y reemplazar por otra o por un accesorio diferente Fuente: LA NACION

LG eligió un conector USB tipo C (reversible) mientras que Samsung mantuvo el clásico microUSB; ambas compañías, no obstante, son compatibles con el sistema de carga rápida de Qualcomm (en la Argentina lo usa también el Moto X Play), que permite recuperar parte de la carga de la batería en unos minutos (requiere un cargador especial). El Galaxy S7 también admite la carga inalámbrica (por contacto).

¿En la Argentina?

LG G5 no dio precios ni fechas para ninguna parte del mundo; Samsung dice que el Galaxy S7 saldrá a la venta en los mercados principales el 11 de marzo, pero no hay fechas para nuestro país.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?