SUBEneficio: los comercios mantienen los descuentos, pese a que el programa ya no es válido

La tarjeta SUBE contaba con un plan de descuentos en comercios, que finalizó el 31 de diciembre; no obstante, las empresas dice que atrae clientes
Julieta Tarrés
(0)
22 de febrero de 2016  • 18:08

El último día de 2015 venció el acuerdo que la Secretaría de Comercio, entonces a cargo de Augusto Costa, había firmado con más de 100 empresas de consumo masivo. Ese contrato beneficiaba con descuentos de entre el 5% y el 30% a 15 millones de usuarios de SUBE (el Sistema Único de Boleto Electrónico). Desde el 20 de abril, con la sola presentación de la tarjeta violeta con el logo de Presidencia de la Nación al pie y una banda magnética en su reverso, quienes la tuvieran podían comprar desde juguetes e indumentaria hasta alimentos en Coto e incluso pagar en cafeterías y restaurantes de comidas rápidas bastante menos por algunos productos puntuales.

Pero a pesar de que es oficial de que el acuerdo inicial venció con el cambio de calendario, las empresas decidieron continuarlo sin el consentimiento de la nueva administración en Secretaría de Comercio. En el sitio oficial de SUBEneficio se puede encontrar el detalle de cada descuento, según el lugar, el rubro y la marca.

Mc Donald´s, Havanna y Freddo, las primeras tres marcas en sumarse al plan oficial, confirmaron a LA NACION que mantienen sus promociones incluso a pesar de que el contrato está vencido. Según las empresas, es un programa que tiene éxito y mientras haya demanda lo seguirán ofreciendo.

Algunos descuento de la SUBEneficio

En locales de la cadena de comidas rápidas de todo el país se puede pagar el combo de Cuarto de Libra un 30% menos de lo que dice la pizarra: $68 en vez de $98. En Arcos Dorados están analizando la posibilidad de cambiar el beneficio después de casi un año de ofrecerlo. SUBE también sirve para obtener descuentos en meriendas y desayunos en los Mc Café.

La cadena de cafeterías de origen marplatense, que además de alfajores hoy también es conocida por la comercialización de su línea de bombones y chocolates, ofrece 3x2 en la venta de Havannets todos los días. Y para los amantes de los alfajores, de lunes a miércoles se consigue media docena de regalo con la compra de una entera.

Las heladerías del Grupo Pegasus benefician a los usuarios de SUBE con la promo 2x1 en la compra de un kilo que hoy cuesta $270, sólo los lunes y retirándolo por mostrador. Lo mismo ocurre en locales de El Noble, que expende tartas, pizzetas, empanadas y bebidas con un 20% off de lunes a jueves, aunque el aviso aclara que el beneficio es válido únicamente pagando en efectivo y retirando el pedido por la sucursal.

En Supermercados Coto mantienen el 10% de descuento en compras realizadas sólo los miércoles. "Ese beneficio se puede sumar al 5% que la empresa hace adicional con la tarjeta Comunidad", explica el gerente de la sucursal Palermo a La Nación.

Además, con la SUBE en mano, zapaterías Grimoldi aplica un 10% de descuento en la compra de cualquiera de sus productos los lunes y sólo en efectivo. Los locales de la cadena de electrodomésticos Frávega también aceptan SUBE a la hora de pagar "productos seleccionados" de lunes a viernes. En la empresa explican que el beneficio puede aplicarse tanto a una heladera como a un LED y a pequeños artefactos eléctricos; "la oferta para SUBE varía según el día y lo que haya disponible en cada sucursal". Y los ejemplos siguen.

Pero otras marcas que prefieren no seguir participando, incluso a pesar de que el sitio oficial que administra Secretaría de Comercio mantiene en la cartelera virtual esas ofertas como el primer día. Según pudo saber LA NACION, Arredo, colchones Piero y cines Hoyts, entre otras marcas, no trabajan más con el beneficio oficial.

En Secretaría de Comercio están al tanto de que el contrato se venció y tienen intención de revisarlo y renovarlo con cada una de las marcas que alguna vez fue parte de ese programa. Sin embargo, en este momento están enfocados en buscar la forma de extender el plan de financiamiento Ahora 12, primo hermano de SUBEneficio. La urgencia está en poder aliviar los bolsillos de los consumidores ante un escenario de inflación creciente. Para el Gobierno es una medida más que se suma al programa general que busca frenar la escalada de precios que tomó virulencia en los últimos tres meses.

"La buena noticia es que Ahora 12 estará vigente hasta el 31 de marzo. Se amplió a los rubros de librería y artículos escolares. Se puede usar para la compra de la canasta escolar como también en la compra de indumentaria y uniformes. Veremos si podemos extenderlo", explicó a LA NACION un funcionario de la cartera que hoy dirige Miguel Braun. Para conocer el detalle de los comercios adheridos a este programa, visitar las páginas de las cámaras de artículos de librería CIAL y de papelerías CAPLA.

Cómo surgió SUBEneficio

SUBEnficio no nació como una idea de Costa y de su equipo el año pasado. Fue una propuesta de una de las grandes empresas de venta de comidas rápidas para reactivar la demanda de una masa de 15 millones de usuarios de transporte público a comienzos de 2015. En abril se cerró el acuerdo formal con esa compañía, que presentó la mejor propuesta, y luego Costa extendió la invitación a un centenar de otras empresas a participar.

El objetivo oficial era, además de garantizar ofertas y descuentos en todos los rubros, sostener el nivel de consumo principalmente en sectores de menores recursos y que, en muchos casos, no están bancarizados. Y funcionó, sobre todo para las marcas masivas.

Meses después y con la difusión del programa el éxito de la propuesta se extendió al resto de la población, usuarios de clase media, sobre todo en Capital y GBA. En un mes tener SUBE se volvió casi aspiracional: cualquiera podía comprar productos o pagar servicios con descuento en peluquerías, farmacias, centros de estética, ópticas, zapaterías, jugueterías y gimnasios, sólo por nombrar algunos rubros.

En este programa el Estado sólo funcionó como una agencia de promoción mediante su sitio; los descuentos y el costo que eso les significa a cada empresa corre por cuenta de cada empresa. Pero eso no desalentó a que muchas más se sumaran durante el año.

Y a pesar de que el programa estaba pensado para quienes utilizan la tarjeta para el transporte urbano en el área metropolitana, a mitad de 2015 se extendió en 25 ciudades del interior. Florencio Randazzo, ex ministro de Transporte, la presentó en sociedad en Bariloche, Río Grande, Ushuaia, Puerto Madryn, Pinamar, Villa Gesell y Mar del Plata, entre otras, como herramienta de promoción de su campaña para alcanzar la presidencia.

Lo cierto es que esos plásticos que se repartieron en el interior no se utilizan para pagar el transporte, aunque sirve en este caso como una tarjeta de fidelización comercial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.