En Una noche de amor, la rutina es el mayor enemigo

Una salida frustrada en pareja abre la caja de Pandora en esta comedia romántica protagonizada por Carla Peterson y Sebastián Wainraich
Adolfo C. Martínez
(0)
25 de febrero de 2016  

Una noche de amor (Argentina/2015) / Dirección: Hernán Guerschuny / Guión: Sebastián Wainraich con la colaboración de Hernán Guerschuny / Fotografía: Marcelo Levintman / Dirección de arte: Marcela Bazzano / Edición: Agustín Rolandelli / Elenco: Sebastián Wainraich, Carla Peterson, Soledad Silveyra, Rafael Spregelburd, María Carámbula / Distribuidora: Buena Vista Internacional / Duración: 84 minutos / Calificación: apta para mayores de 13 años.

Nuestra opinión: buena

El casamiento es una parte importante de la vida, aunque a veces puede tener tropiezos que hagan tambalear a la pareja. Este es el caso de Leonel y Paola, él guionista, ella psicóloga, quienes llevan 12 años de casados. Es un dúo que funciona: aman a sus pequeños hijos, son exitosos en sus respectivos trabajos y comparten gustos y formas de ver la vida. ¿Pero dónde queda para ambos el amor, la diversión y la pasión?

Una salida frustrada con una pareja de amigos los deja solos a los dos en un restaurante. De pronto, el vacío, la conversación incómoda, la no conversación (aún más incómoda), el aburrimiento, la charla sin sentido, la diversión que, de tanto en tanto, aparece, las bromas, los celos, los recuerdos y las ideas sobre el futuro se van apoderando de los dos en esa noche que presumían muy idílica.

Tampoco están solos. Un "trapito" en la calle los hace discutir, una moza los impacienta, el sereno de un garaje los enfrenta, una vecina del edificio en el que viven trata de enamorar a Leo y otra pareja comparte con ellos la mesa y les enseña que se puede llevar el matrimonio de otra manera. La trama va adquiriendo ritmo al compás de tantas vicisitudes. Sobre la base de un guión que se hamaca entre la comedia y los sinsabores de sus protagonistas, el director Hernán Guerschuny supo adentrarse en esa problemática matrimonial dibujándola con un sabor agridulce, en la que colaboraron los buenos trabajos de sus protagonistas, Sebastián Wainraich y Carla Peterson.

Con algunas situaciones que carecen de la debida soltura humorística y caen en la reiteración, Una noche de amor, sin embargo, logra entretener sobre la casi única presencia de la pareja en pantalla, aunque bien vale destacar el desempeño de Soledad Silveyra en el pequeño rol de abuela cálida y cariñosa.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.