Suscriptor digital

Cómo revolucionó al Gobierno un audio de WhatsApp sobre dengue

Pablo Tomino
Pablo Tomino LA NACION
El pico del dengue sería a fines de marzo
El pico del dengue sería a fines de marzo Fuente: AFP - Crédito: Archivo
(0)
3 de marzo de 2016  • 10:25

"Hola chicas, es un aviso médico: sé qué es un embole total estar usando repelente todo el tiempo, el naranja cada dos horas y el verde cada cuatro horas, pero hay cada vez más casos de dengue. En mi hospital, el hospital Penna, hay más de cuatrocientos y pico de casos diagnosticados..."

El mensaje de Whatsapp que se viralizó en la mañana de ayer, en la voz de una presunta médica, encendió las alarmas en el Gobierno. Mientras una sala de Tecnópolis albergaba desde las 8 a varios ministros y directores en una reunión ampliada del gabinete nacional, el murmullo de quienes chequeaban el teléfono celular obligó a los funcionarios de Salud a ocuparse del tema. Primero con algunos llamados de rigor. Minutos más tarde, con un operativo improvisado, de urgencia, para desmentir un mensaje que consideraron "totalmente falso".

Varios funcionarios debieron pararse e irse de la reunión de gabinete, entre ellos el jefe de prensa de Salud, Patricio Ancarola. La primera medida fue que el director del hospital Penna, Gustavo San Martín, saliera a aclarar la situación. Dijo en medios de comunicación que en su centro de salud porteño había "nueve internados, pero ninguno en situación crítica". La noticia comenzó a propagarse por los portales de Internet, y en algunas radios. Pero nada podía con el WhatsApp, que se multiplicaba a la velocidad de la luz.

El segundo paso fue hacer salir a escena a la ministra de Salud de la ciudad, Ana María Bou Pérez. La funcionaria desmintió una epidemia en la ciudad y puntualizó sobre 216 casos confirmados. Tampoco alcanzó para frenar el mensaje que hablaba, también, de "ocultamiento de la información" por parte del Gobierno.

Habían pasado 50 minutos y los funcionarios no sabían cómo neutralizar un audio de WhatsApp. Tercera jugada, entonces: le solicitaron a Jorge San Juan, el director Nacional de Epidemiología, que desmintiera la información y que llevara tranquilidad a todo el país. A esta altura, la voz de esa médica que alertaba sobre la "realidad" del dengue ya no era un problema del área metropolitana; era un problema nacional. Había trascendido el hospital Penna y cerca de las 10 se replicaba en todos los celulares de la Argentina. Incluso, de argentinos en otros países del mundo que llamaban a sus familiares con preocupación.

Los principales funcionarios cercanos al Presidente Macri insistieron sobre un refuerzo de la "desmentida oficial", que circulaba menos rápido que el mensaje alarmante de WhatsApp. Así, el Gobierno decidió que hablara el ministro de Salud nacional, Jorge Lemus. Y explicó que en la Capital había 216 casos confirmados y otros 300 en estudio. Recién por la tarde la "no" noticia perdió fuerza, aunque seguramente muchos tomaron mayores precauciones para evitar el contagio del dengue, cuyo riesgo existe. Inquieta y alarma.

Por lo bajo, en el Gobierno creen que el "falso" mensaje se trató de una publicidad encubierta. Otros, en cambio, prefirieron analizar el efecto multiplicador que tuvo en la gente, que hoy parece confiar más en una voz anónima que en la palabra de un ministro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?