Suscriptor digital

Apple apuesta sus fichas a la iMac

Es un nuevo modelo que combina todo en uno, pero no trae diskettera. Relanzarían el eMate el año que viene
(0)
13 de julio de 1998  

Mucho agua bajo los puentes ha pasado desde que Bill Gates autorizó aquel promocionado préstamo de US$ 150 millones a Apple para rescatarla de sus resultados financieros. Transcurrió ya un año de esto y en enero de 1998 la compañía de la manzana pudo exhibir orgullosa el primer logro cuando en el inicio de su año fiscal presentó una sorpresa grata a sus accionistas: US$ 45 millones de ganancias. Algo impensable unos pocos meses antes.

Lo cierto es que ahora Apple está recorriendo laboriosamente la cuesta hacia arriba en procura de ampliar su participación en el mercado de computadoras para consumidores finales, que fue del 4% en el primer trimestre de este año. En estos días se realizó en Nueva York la MacWorld 98. Los observadores coinciden en destacar que los dos grandes protagonistas del encuentro fueron -claro- el CEO interino de Apple, Steve Jobs -aunque no se movió de la Costa Oeste-, y la nueva promesa de Apple: la iMac.

Steve Jobs y Phil Schiller pronunciaron el discurso principal de la MacWorld Expo, el 8 del actual, por la mañana. Jobs participó vía satélite durante el discurso de apertura, presidido por Phil Schiller, vicepresidente en Apple de marketing mundial de productos. "La MacWorld de este año marcará un hito: la oportunidad de formar parte del futuro de Apple -dijo Jobs-. Creemos que a ustedes les gustará lo que verán."

Lo que se vio fue una gran apuesta por un nuevo producto que será lanzado el mes próximo al mercado en los Estados Unidos a US$ 1299. La iMac, ése es su nombre comercial, es un equipo que parece centralizado en un televisor de aspecto futurista, que combina con cierta nostalgia aquellos diseños que venían todo en uno. Dos puntos en contra del producto para el mercado americano son que carece de diskettera y se sitúa en precio por encima de más de la mayoría de las PC de menos de US$ 1000. Para subsanar el tema del floppy disk, Iomega planea lanzar una versión de su Zip drive para Mac con la posibilidad de almacenar hasta 100 MB (megabytes) y con una interfaz USB (Universal Serial Bus) para facilitar las conexiones.

Otro de los temas de MacWorld fue el posible relanzamiento del producto eMate, que fue sacado de producción en marzo junto con la Newton, para permitir que Apple se reenfocara en su negocio nuclear: las Macintosh.

En este sentido, se especula con que la compañía liderada por Jobs podría relanzar el eMate a menor costo -entre 600 y 700 dólares-, con mayor potencia y flexibilidad. Incluso se especula con que esto podría suceder en el primer trimestre del año próximo. La idea es que el nuevo dispositivo logre ser una mezcla de notebook, set-top-box y computadora para el hogar.

Pero hay más alegrías para los fanáticos de la manzana; para demostrar que el mercado del software Mac también se ha revigorizado, acaban de firmar un contrato con la Disney para que el gigante del entretenimiento pueda equipar su Web site para niños. En total, el acontecimiento realizado en Nueva York parece refirmar a Jobs en su papel de salvador de Apple y visionario tecnológico.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?