Una custodia policial evitó que una marcha corte la avenida 9 de Julio

El Gobierno negó que se haya aplicado el protocolo nacional, y dijo que intervino la Ciudad
Javier Fuego Simondet
(0)
4 de marzo de 2016  

La columna del Frente Darío Santillán, ayer, en Constitución, escoltada por efectivos de la Policía Federal
La columna del Frente Darío Santillán, ayer, en Constitución, escoltada por efectivos de la Policía Federal Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

Una marcha del Frente Darío Santillán que recorrió ayer la avenida 9 de Julio desde la zona de Plaza Constitución hasta el Ministerio de Desarrollo Social, a la altura de la avenida Belgrano, fue acompañada por un cordón policial que evitó que se ocupen todos los carriles y permitió la circulación de los automovilistas.

Si bien tanto el Ministerio de Seguridad de la Nación como el porteño negaron que se hubiera aplicado el denominado protocolo antipiquetes promovido por la Casa Rosada, la actuación policial durante la manifestación contrastó con lo que pasó el 24 de febrero, cuando no intervino en una protesta de la izquierda que bloqueó totalmente la esquina de Corrientes y Callao, en la jornada de lucha que organizó la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

En su arranque por la 9 de Julio hacia el Norte, los manifestantes ocuparon dos carriles, que se ampliaron a tres al llegar a la sede de la cartera de Desarrollo Social, pero siempre dejando espacio para el tránsito de los vehículos.

En el Ministerio de Seguridad de la Nación, que conduce Patricia Bullrich, negaron a LA NACION que se hubiera aplicado el protocolo. Voceros de la ministra adujeron que la responsabilidad de la custodia recayó en la Ciudad y que el Protocolo de Actuación de las Fuerzas de Seguridad en Manifestaciones Públicas no rigió en la manifestación de ayer. Además, subrayaron que no hubo un diálogo previo con los manifestantes para que informaran el recorrido que iban a hacer.

En tanto, en la cartera de Seguridad porteña, a cargo de Martín Ocampo, argumentaron que la Policía Federal simplemente aplicó el Código Contravencional que rige en la Capital y que los jefes del operativo les comunicaron a los manifestantes que si cortaban totalmente la circulación incurrirían en una contravención.

Ricardo Fernández, uno de los manifestantes del Frente Darío Santillán que marcharon ayer al Ministerio de Desarrollo Social, aseguró que los carriles quedaron libres por un acuerdo al que llegaron con los jefes del operativo policial.

"Llegamos a Constitución, nos encolumnamos y marchamos. Dialogamos con los jefes del operativo, pero nosotros siempre dejamos carriles libres. Nuestra organización siempre intenta no perjudicar a las personas que están trabajando. No nos aplicaron ningún protocolo", explicó Fernández en diálogo con LA NACION.

La Policía Federal, que intervino en la marcha de ayer, debe responder al ministro Ocampo, a partir del traspaso de parte de los efectivos de la fuerza a la órbita del gobierno porteño.

Si bien la imagen que daba la manifestación se asemejaba a un operativo encauzado bajo los términos del protocolo antipiquetes que anunció el Gobierno, "sólo se aplicó el Código Contravencional de la ciudad", aseguró una fuente del Ministerio de Seguridad porteño.

Hoy habrá una nueva protesta en el centro de la ciudad, protagonizada por ATE, que pedirá la reincorporación de 300 despedidos en la Secretaría de Comercio. Se concentrarán frente a la secretaría, en la avenida Roca.

La marcha que el Frente Darío Santillán protagonizó ayer en la avenida 9 de Julio fue un punto más de una jornada de protestas que incluyó manifestaciones en Tucumán, Chaco, Córdoba, Río Negro y Necochea.

El principal reclamo fue que la ministra Carolina Stanley convoque a una reunión con las organizaciones sociales.

"No hubo promesas de soluciones, pero tendremos reuniones con Stanley el lunes y el martes. No pedimos planes, pedimos trabajo", afirmó Fernández.

"Queremos que nos aseguren la compra de nuestras producciones de talleres textiles, de carpintería, aumentos de sueldos y también que se incremente lo que se paga por el plan Argentina Trabaja, que hoy está en $ 2600", añadió.

Mónica Hidalgo, otra de las manifestantes, dijo a LA NACION que pidieron "la nacionalización de muchos programas de Desarrollo Social que no llegan a todo el país".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.