Suscriptor digital

No todos los vinilos suenan mejor

Sebastián Ramos
(0)
5 de marzo de 2016  

De tanto anunciarla, la profecía se cumplió. Pero, claro, se sabe, hay que tener cuidado con lo que uno desea. El regreso del vinilo es hoy una realidad innegable en la Argentina, con una discográfica multinacional como Sony Music volviendo a editar discos en ese formato por primera vez en veinte años -que en su mayoría se agotaron a los pocos días de estar a la venta-, con músicos y bandas grandes, chicas y medianas poniendo a disposición de sus fans el tan preciado círculo negro con portadas de 30 x 30 centímetros, con revistas digitales especializadas en el tema, con ferias, programas de radio, ciclos de charlas y fiestas dedicadas al vinilo, con sellos internacionales y nacionales incursionando de a poco en la movida y, como corolario, con la llegada a la Argentina de varias prensas de vinilo que podrán finalmente fabricar en serie (por un lado, el Grupo Laser Disc que prometió tener la habilitación para ello el mes próximo y, por el otro, la cortadora de vinilos Hamilton Records, que ya se encuentra prensando vinilos). De allí que este año habrá ediciones y reediciones para todos los gustos (a esta realidad habrá que sumarle la "recuperación" del catálogo de Music Hall, con discos que ya proyectan su vuelta al vinilo), con lo bueno, lo malo y lo feo que un fenómeno de ventas (sea éste grande o pequeño) puede generar a su alrededor. Los ejemplos de mala utilización están a la orden del día. El sonido de dudosa calidad de algunas reediciones de los discos solistas de Gustavo Cerati grabados originalmente para CD, los "horrores" de tipeo en las reediciones del sello DBN (Riff, Las Pelotas y Attaque 77) y, el más drástico, el vinilo de Ácido argentino, de Hermética, que llegó a las bateas... ¡con un tema menos! ¿El vinilo suena mejor? Bueno, sí, a veces.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?