Suscriptor digital

Las provincias, tras fondos que alivien su situación

Al menos seis jurisdicciones se preparan para concretar emisiones; se estima que habrá tasas de entre 8 y 9,5% en dólares
Gabriela Origlia
(0)
6 de marzo de 2016  

CÓRDOBA. El acuerdo del Gobierno con los holdouts abrió la puerta no sólo al financiamiento de la Nación, sino de las provincias, que empezaron a testear la colocación de deuda en mercados internacionales. Entre las anotadas están Córdoba y Buenos Aires, con 1000 millones de dólares cada una; Mendoza y Salta, con 300 millones; Neuquén, con 250 millones, y Entre Ríos, con 200 millones. Entre todas suman poco más de 3000 millones de dólares.

Los gobernadores de estas jurisdicciones ya cuentan con el aval de la Nación para endeudarse y hay distintos niveles de adelantos para lograr la autorización de sus legislaturas. Economistas consultados por LA NACION coincidieron en que la tasa que pagarán será de entre 8 y 9,5%, mientras que la administración central estaría más cercana a 7 por ciento.

En general, una mitad de lo que se consigue es para pagar o canjear deuda y la otra, para afrontar compromisos fiscales o planes de obras. El riesgo que se advierte es que, en un año en que las finanzas provinciales están complicadas, parte de los recursos vaya a gastos corrientes.

Desde la consultora Evaluecon, José Vargas dice que la experiencia muestra que entre 10 y 30% del financiamiento termina en gasto corriente. "Después lo acomodan echando mano a algún artilugio contable. Mucho dependerá de cómo cierren las paritarias que estarían en una media de 30% con altas posibilidades de reabrir a mitad de año", afirma.

Un trabajo del Ieral indica que el desequilibrio fiscal de las provincias cerró en 0,9% del PBI en 2015, el nivel más alto de la última década. De 18 jurisdicciones con datos actualizados, en 15 los gastos subieron más que el ingreso y en una docena la brecha superó los cinco puntos porcentuales.

El economista del Ieral Marcelo Capello dice que la colocación de deuda depende de cada provincia; algunas como Santa Fe -que recuperó el 15% de coparticipación por un fallo de la Corte Suprema- podrían hacerlo porque su endeudamiento es bajo, mientras que en Buenos Aires el nivel es "relativamente alto" y la situación fiscal es compleja. A su criterio es clave que se sancione una nueva ley de responsabilidad fiscal porque la que existe ni es buena ni se cumple: "La norma debería ayudar a garantizar la senda sustentable del financiamiento, poniendo un límite al monto anual de pago con relación a la recaudación y a la emisión en función de la producción".

Ariel Barraud, economista del Iaraf, apunta que la posibilidad de volver a los mercados con mejores tasas es un "alivio" en un año en que el gasto será similar al de 2015, y en el que se prevén menores ingresos por una caída en la actividad y porque la coparticipación, para muchas jurisdicciones, "no tendrá una evolución tan favorable" como en otros períodos. El acceso al crédito es un "oxígeno" para avanzar en obras y para mejorar los perfiles de deuda. El riesgo -coincide con sus colegas- es que "con una mayor disponibilidad de fondos, los gobernadores se endulcen y sigan demorando las correcciones fiscales pendientes".

Vargas insiste en que si los fondos se usan para gastos corrientes "se abre un contexto peligroso porque terminarán necesitando mayor endeudamiento y, con el tiempo, ese esquema es insostenible".

En Buenos Aires, la emisión será en dos tandas de 500 millones de dólares, para testear primero las tasas. Será parte de los $ 60.000 millones de endeudamiento autorizados por la Legislatura. El ministro Hernán Lacunza montó la ingeniería financiera con un consorcio de bancos formado por el Citibank, JP Morgan y HSBC. En Córdoba, Juan Schiaretti emitirá 1000 millones de dólares, de los que unos 600 millones se usarán para adelantar el pago de un título que vence en 2017 y el resto -según el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano- para infraestructura.

El gobernador mendocino Alfredo Cornejo proyecta colocar los 300 millones de dólares en un bono nacional y en otro internacional. Al asumir dijo que heredó un déficit de 11.000 millones de pesos, equivalente a 25% del presupuesto anual. El neuquino Omar Gutiérrez, en tanto, recibió una provincia tan complicada que la Nación le adelantó $ 500 millones de la coparticipación.

Cuentas complicadas

60

Mil millones de pesos

Es la cifra en la que la provincia de Buenos Aires podría endeudarse, según autorizó la Legislatura

0,9%

Déficit

Fue el desequilibrio fiscal de las provincias en 2015

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?