Downton Abbey: el comienzo del final de un fenómeno global

Mañana se verá la repetición del primer capítulo de esta última temporada, por Film & Art, señal que comienza hoy a transmitir en HD e incorpora nuevos ciclos
Natalia Trzenko
(0)
8 de marzo de 2016  

Lady Mary y el conde Crawley, de caza
Lady Mary y el conde Crawley, de caza Crédito: Film

Hubo un tiempo en que no los conocíamos. Hubo un tiempo, antes de 2010, en que no teníamos idea de que necesitábamos a lady Violet Crawley para que nos explicara sobre modales, buenas costumbres y todo lo demás. Y ahora que ella ya no estará más, ¿quién nos indicará el modo correcto de utilizar el abanico para atraer la atención adecuada de ese elusivo duque o aquel simpático marqués?

Esta semana, por Film& Arts, comenzó la sexta y última temporada de Downton Abbey, la serie creada por Julian Fellowes que cambió el horizonte de las ficciones y aportó a la era dorada de la TV algo de sofisticación en las formas y mucho melodrama en los contenidos.

Para sorpresa de todos, hasta de sus propios productores, el drama de época situado en la Inglaterra rural eduardiana atrapó inmediatamente al público global. En poco tiempo había fanáticos dispuestos a todo por los aristocráticos Crawley, el conde Robert (Hugh Bonneville); su esposa norteamericana, Cora (Elizabeth McGovern); sus hijas Mary (Michelle Dockery), Edith (Laura Carmichael) y Sybil (Jessica Brown Findlay), y su madre, la perfecta condesa viuda Violet (Maggie Smith). Claro que tan importantes como los señores de la mansión fueron sus sirvientes, los de abajo que en silencio hacían funcionar todo para los de arriba. De Carson, el mayordomo (Jim Carter), la doncella Anna (Joanne Froggatt), el valet Bates (Brendan Coyle), la cocinera Patmore (Lesley Nicol) y su ayudante Daisy (Sophie McShera) también tendremos que despedirnos. Incluso se extrañará al maquiavélico Thomas (Rob James-Collier) y a la siempre correcta Isobel Crawley (Penelope Wilton).

El adiós estará distribuido en ocho episodios y un especial navideño que intentarán resolver las vidas de todos los maravillosos personajes que mantuvieron su atractivo hasta el final. De hecho, uno de los tantos logros de la serie fue haber conseguido capear la tormenta ocasionada por la salida antes de tiempo de algunos de sus personajes centrales.

Tan aceitado estuvo siempre el mecanismo de relojería creado por Fellowes (Gosford Park) que ni siquiera falló cuando el actor que interpretaba al héroe romántico de la difícil lady Mary, heredero del título y la propiedad, decidió dejar el programa en busca de la fama cinematográfica. Cuando Dan Stevens decidió sacarse el traje de Matthew Crawley, ni los más fieles downtonianos confiaron en que el ciclo podría recuperarse del golpe. Sin embargo, lo hizo. Y el aura de la ficción le permitió a Stevens armar la carrera que buscaba cuando dejó Downton: será el protagonista de La Bella y la Bestia, la versión con actores del clásico de animación de Disney. Así, Stevens no habrá tenido la paciencia para ser conde en la pantalla chica, pero será un príncipe -encantado y peludo, pero príncipe al fin- en la grande.

Además, su salida abrupta del programa, algo que dejó desconcertados hasta a sus propios productores, finalmente resultó una buena noticia, porque les permitió divertirse con los diferentes candidatos para la siempre quisquillosa lady Mary. Su sucesor es uno de los temas principales a resolver en estos capítulos estreno. Claro que la que sigue siendo irreemplazable es la malvada con conciencia de O'Brien (Siobhan Finneran). Tanto que ni siquiera el romance otoñal de Carson y la señora Hughes (Phyllis Logan) compensan su ausencia.

El futuro ya está aquí

"Prefiero estar sola que con el hombre equivocado", dirá la primogénita de lord Crawley en el primer episodio que se verá mañana, a las 21. Y su padre tendrá que aceptar un cambio más, un gesto de modernidad en el seno de su tradicional familia. No será el único, claro, con Edith y su hija secreta, las ambiciones de Branson, el ex chofer convertido en rebelde yerno, y las aventuras de la prima Rose, interpretada por Lily James, otra alumna de Downton Abbey que dio el gran salto. Protagonista de La Cenicienta, Orgullo y prejuicio y zombies y estrella del nuevo film del interesante director Edgar Wright ( Muertos de risa), en el que comparte pantalla con Kevin Spacey, Jon Hamm y Jamie Foxx, la chica de todos modos estará de regreso en los últimos episodios de la serie. Que se verán más relucientes y brillantes que nunca. Es que, desde hoy, Film&Arts está disponible en HD y para celebrar la buena nueva, además de los últimos episodios de Downton Abbey, la señal pondrá al aire nuevos capítulos del ciclo de entrevistas británico The Graham Norton Show desde la medianoche de mañana. En marzo pasarán por el sillón del ocurrente Norton Kate Winslet Johnny Depp, Ricky Gervais, Jessica Biel, Bradley Cooper, Antonio Banderas, Salma Hayek, Jude Law, Robert Downey Jr. y Madonna, entre muchos otros.

También, desde el martes 15 se verá Guitar Star, el nuevo reality show de búsqueda de talentos. Esta vez, la competencia intentará encontrar entre músicos amateurs al nuevo gran guitarrista de Gran Bretaña y para eso un panel de expertos recorrerá el país en su búsqueda. Y en junio, más precisamente el domingo 12, otro británico, el gran actor, cantante y comediante James Corden será el encargado de conducir la entrega de los premios Tony. Una tradición de la señal de TV paga como Inside the Actors Studio también comenzará a verse en alta definición. Antes, claro, habrá que despedirse de lord Crawley y toda su parentela. Y seguir llorando por la muerte de su perra Isis, cuyo final, según aseguró Fellowes, nada tuvo que ver -más allá de los rumores- con el terrorismo ni con Estado Islámico. Se sabe, la pasión por Downton Abbey no tiene fronteras.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.