Olivia Newton-John: los mejores momentos de su show, en la Argentina

Olivia Newton-John, en su primera visita a la Argentina
Olivia Newton-John, en su primera visita a la Argentina Crédito: Daniel Jayo
La actriz y cantante enamoró a su público con un recorrido por su carrera musical
Tomás Balmaceda
(0)
9 de marzo de 2016  • 10:25

"Vine hasta aquí para proponerles un recorrido musical… ¿les gusta la idea? ¿me quieren acompañar?", invitó Olivia Newton-John al público que se acercó en la anoche hasta el Teatro Gran Rex. La cantante inglesa -que tiene en Australia "la patria de su corazón", como confesó en el escenario- tardó 45 años en pisar suelo argentino pero luego del show que brindó en la calle Corrientes, para muchos la larga espera valió la pena.

Despojada. Sin la parafernalia que suele estar presente en los conciertos de sus colegas jóvenes, la intérprete se presentó con una puesta despojada que puso el foco en sus canciones y en los climas que su propia voz iba creando a lo largo de casi dos horas. Su público, que en muchos casos llegó desde varias provincias para conocer a su ídola, agradeció con aplausos la apuesta por lo genuino.

Recorrido musical para dejar contento a todo su público
Recorrido musical para dejar contento a todo su público Crédito: Daniel Jayo

Viaje al pasado. Y, en efecto, lo que se vivió en el Gran Rex fue un recorrido por las cuatro décadas y media de carrera de la intérprete y compositora, que comenzó con "Have You Never Been Mellow", su segunda canción en llegar al número uno de los charts estadounidenses en 1975, y siguió con los éxitos de "Xanadu", la comedia musical en la que compartió pantalla con Gene Kelly y que fue destrozada en la década del 80 por los críticos -tanto que fue la inspiración para los premios Razzie, la contracara de los Oscars- pero hoy es rescatada como un objeto de culto.

Ovación. El concierto incluyó un momento dedicado a la etapa más rockera de la diva y sus comienzos en el country, con una interpretación brillante de la olvidada "Please Mr. Please". La primera ovación de pie llegó con "Sam", una composión del disco "Don’t Stop Believin’" y siguió con una enérgica versión de la inolvidable "Physical", que les hizo olvidar a muchos que estaban frente a una mujer de 67 años. Luego, se tomó un tiempo para contar su batalla contra el cáncer en la década del 90, inspiración para su canción "Not Gonna Give Into It", cuyo primer verso cantó en español.

Crédito: Daniel Jayo

Una que sepamos todos... El cierre fue con un recorrido por Grease, la versión cinematográfica del musical de Broadway que la hizo mundialmente famosa junto a John Travolta. "Estoy tan contenta de haber participado de esta película, ustedes no pueden imaginarse todo lo que me dio. No hay un día en que alguien no me pare para hablarme de ella… ¡aunque hoy lo hacen para contarme que la ven con sus nietos!", contó entre risas Newton-John. Y así, como si el tiempo no hubiese pasado, volvió a ser Sandy Olson para cantar "You're the One That I Want", "Hopelessly Devoted to You" y "Summer Nights".

Adiós. El broche final llegó a la hora de los bises cuando la cantante pidió permiso para darse un gusto personal y entonó el tema que siempre soñó interpretar si conocía Buenos Aires: "Don’t Cry for Me Argentina". Y se despidió con una nota más dulce, una interpretación de "Over the rainbow" acompañada sólo por el piano. Y justo cuando el Día Internacional de la Mujer terminaba, una de las voces femeninas más importantes del siglo XX, le decía adiós a su fiel público argentino.

¡Hasta pronto!
¡Hasta pronto! Crédito: Daniel Jayo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?