Jerry Lewis cumple 90 sin dejar de hacernos reír

En solitario o junto con Dean Martin, el cómico sigue siendo recordado por su gestualidad y capacidad de encontrar humor en los absurdos cotidianos
(0)
16 de marzo de 2016  • 12:25

Con los años va aumentando la cifra de distinciones que recibe Jerry Lewis , quien no hace mucho recibió una segunda estrella en el famoso Paseo de la Fama en Hollywood, en un acto en el que le mordió la mano al director Quentin Tarantino, quien no obstante lo definió como "uno de los más grandes actores y directores en la historia del cine".

Hoy, día de su cumpleaños número 90, el prestigioso Museo de Arte Moderno de Nueva York, el MoMA, dedicará una retrospectiva al rey de las muecas. Lewis, que desde hace décadas ha hecho reír a personas de todo el mundo, sigue trabajando. "A veces yo también me pregunto de donde sale toda la maldita energía", dijo.

Es casi un milagro que que Lewis vaya a soplar las 90 velas: en los últimos años sufrió cáncer de próstata, una úlcera estomacal, un ataque al corazón, una fractura en la columna y una grave enfermedad pulmonar. "Trabajé en las más duras condiciones –dijo Lewis hace un tiempo al The Hollywood Reporter–. Pero cuando entro en el escenario, desaparecen los dolores".

Puntualmente para el cumpleaños se ha podido saber algo más de uno de los misterios que rodean al actor: la película que Lewis dirigió en 1972, The Day The Clown Cried, considerada una obra fantasma. El film, centrado en un payaso alemán que, tras un comentario despectivo sobre Adolf Hitler, es enviado a un campo de concentración, jamás se estrenó. Allí hacía reír a niños a los que después llevaba a la cámara de gas. En un documental estrenado recientemente por Eric Friedler, Lewis habla del film por primera vez. "Hice un mal trabajo como autor, como director, como actor y como productor. En un intento de llevar ese enorme crimen contra la humanidad de la realidad a la ficción, el horror atrapó todos mis pensamientos y mis sentimientos", dijo.

El profesor chiflado
El profesor chiflado

Roberto Benigni, 25 años después, ideó una tragicomedia sobre el Holocausto, La vida es bella, que cosechó tres Oscar. "Lo robó, Benigni me robó la idea. Pero él lo hizo bien".

Lewis ha sido siempre una adelantado a su tiempo, lo ensalzó el director Martin Scorsese, pero también el cómico Jerry Seinfeld lo elogió como la "esencia de toda comedia". Y concluyó: "Si no se entiende a Jerry Lewis, entonces no se entiende la comedia".

Nacido en Newark, Nueva Jersey, en 1926, Joseph Levitch, el nombre de pila del actor, heredó el amor por los escenarios de Lewis, cuyo padre, Danny Levitch, cantaba en clubes nocturnos. Su hijo se aficionó a las aplausos y a los 18 años comenzó a trabajar como artista ambulante por diversos clubes. Pero no consiguió fama hasta 1945, cuando conoció al ítaloamericano Paul Dino Crocetti, más conocido como Dean Martin. El cantante, nueve años mayor, fue "el hermano mayor que nunca tuve", dijo Lewis a la revista GQ.

Juntos hacían el dúo perfecto: Martin en el papel de galán serio, Lewis en el de torpe y ridículo. "Eran estrellas de rock antes de que existiera el rock", escribió el The New York Times, hablando del éxito de films como ¡Qué suerte tiene el marino! (1952), Muertos de miedo (1953), El rabo de la estrella (1953), Circo de tres pistas (1955) y Déjame solo (1956). Tras llegar juntos al Olimpo del negocio del entretenimiento, estuvieron 20 años sin dirigirse la palabra. Tras la reconciliación, Lewis escribó el libro Dean and Me - A Love Story.

Lewis supo conquistar al público en solitario también conquistó al público. Rodó grandes éxitos de taquilla como El vivo del escuadrón (1957); Tú, mi conejo y yo (1958), El botones (1960) o ¡Qué me importa el dinero (1962).

Pero como ejemplo máximo de la tontería convertida en arte figura El profesor chiflado (1963), un película que escribió y dirigió y que el propio artista denomina "mi bebé". El actor Eddie Murphy hizo un remake 33 años después. Pero también tuvo éxito en papeles dramáticos como en El rey de la comedia, de Martin Scorsese (1981), junto con Robert de Niro.

Lewis recibió en 2009 un Oscar honorífico por su lucha contra la pobreza y las enfermedades. Casado en segundas nupcias, tuvo seis hijos con su primera esposa y en 1992 adoptó una hija con su segunda esposa. Según cuentan los medios, el Oscar lo tiene en su casa de Las Vegas, en una plataforma sobre la televisión. Cuando se aprieta el botón, comienza a girar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.