Lollapalooza 2016: Bad Religion y el sonido inoxidable del punk rock

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
La banda californiana se presentó en el escenario alternativo, con un afilado set de 22 canciones
Martín Artigas
(0)
19 de marzo de 2016  • 19:34

Para los puristas, habrá resultado extraño ver a una banda como Bad Religion sobre el escenario alternativo del Lollapalooza 2016. Pero, claro, aquí las reglas están para quebrarse, y la presencia de este histórico exponente del punk rock estadounidense resultó muy bienvenido en esta segunda fecha.

Fueron 22 los temas que conformaron el set, que arrancó bien fuerte a las 17:45. Canciones afiladas, directas, sin más pretensiones que las de hacer mover -en el sentido literal y en todos los otros posibles- a la audiencia. Ya desde el vamos, cuando sonó "21st Century (Digital Boy)", el pogo arrancó entre quienes se encontraban más próximos al escenario, mientras que los otros, los "menos comprometidos" con la propuesta, sacudían pies y cabeza por igual.

Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

"Es muy bueno estar acá y ver sus caras hermosas", disparó Greg Graffin, vocalista y miembro fundador de la banda. Con "Come join us", el cantante dejó en claro que su voz permanece intacta y ajustada, y luego fue Brett Gurewitz quien lució su guitarra afilada en "The New America".

El cantito de la hinchada no demoró en llegar: "Olé, olé, olá, cada día te quiero más, Oh, Bad Religion es un sentimiento, no puedo parar". El líder de la banda californiana agradeció el cumplido tan argento y siguió adelante con "Do what you want", un clásico del disco Suffer, de 1988.

El recuerdo de una noche

Crédito: Lollapalooza

"¿Cuánta gente hace skate aquí? Levanten las manos. Esta es una canción muy simple... Tocamos por primera vez en Buenos Aires hace 21 años, lo recuerdo muy bien, y esta fue la canción con la que cerramos el show", dijo Graffin antes de arremeter con "You".

El cierre llegó minutos más tarde con "American Jesus", un agradecimiento y la promesa de un pronto retorno de Bad Religion, una banda que mantiene su sonido -y su actitud- inoxidablemente viva.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?