Suscriptor digital

En medio del escándalo que atraviesa el Grupo Indalo, Oscar González Oro renunció a Radio 10

El periodista no seguirá al frente del programa que conducía en la mañana de la emisora; alegó "por motivos personales"
(0)
21 de marzo de 2016  • 15:25

Oscar González Oro decidió renunciar a Radio 10 en medio del escándalo que atraviesa el Grupo Indalo, dueño de la mencionada emisora. La semana pasada, LA NACION dio a conocer una investigación en la que se revela que el empresario Cristóbal López , propietario del conglomerado, debe a la AFIP 8000 millones de dólares. En el marco de la investigación judicial que lo involucra, se realizó un allanamiento en C5N uno de los medios insignia del grupo. Y al parecer, el Negro Oro quiso desvincularse de todo este escándalo que implica una enorme cadena de corrupción.

"Informamos que desde hoy, Oscar González Oro decidió no continuar con la conducción de #NegroEnLa10 acusando motivos personales", anunció la radio desde su cuenta oficial en Twitter. También se comunicó la noticia a través del Twitter del Grupo Indalo.

Aunque no expuso sus motivos ni anticipó concretamente su renuncia, el Negro había publicado una carta en Facebook el viernes pasado manifestando su malestar con la situación que atraviesa el medio en el que trabaja, y con el contexto político general. A continuación, reproducimos el texto:

"Esta mañana un amigo me preguntaba cómo estaba respecto a todos los acontecimientos vividos, y que son de conocimiento público, esta semana. Y en verdad tuve que pensar mucho la respuesta para que sea justa. Y al final le dije que no estaba bien. Que tenía cierto nivel de angustia y de ansiedad. Pero no por mí. Yo soy un tipo grande que tuvo y sigue teniendo una muy buena carrera en radio desde hace muchos años. Sino por las miradas y las caras que vi durante toda la semana en mi lugar de trabajo, Radio 10. Caras de los productores, asistentes, operadores, locutores. Gente generalmente joven. Que no ganan demasiado. Que aman su trabajo. Que todos los días compiten con el día anterior. Y no eran buenas las caras que vi. Se respiró angustia. Llovían las preguntas y casi ninguna respuesta.

La vida me enseñó a esta altura a no librar batallas que no son mías. Lo hice hace poco y no me fue bien. Salí por lo menos quemado por las llamas de las bombas que explotaban a mi alrededor. Lo hice porque quería hacerlo, nadie me obligó, lo hice porque pensaba que mi voz iba a ser escuchada por lo menos por uno de los protagonistas de esa batalla. Me planté en una trinchera y no escuché el viento. No me fue bien. Porque no me escuché. Porque en verdad quería ganar yo. Demostrarme que yo podía. Y no fue así. Y aprendí una vez más.

Hoy se supone que yo tendría que tomar partido por una de las partes. Esto no es un tribunal ni yo soy un juez. Soy un laburante mas que trasciende al grupo, pero un laburante al fin. Por supuesto que no estoy cómodo, que no me siento bien. que me cuesta ponerle onda al día, por lo menos en la radio. Pienso en mis compañeros que tienen hijos chiquitos y que por lo tanto tienen necesidades y responsabilidades que yo ya no tengo.

Todo esto hace que uno piense si vale la pena seguir. Esperar que termine la investigación de la Justicia. Esperar para saber quien tiene razón. Y la vida mientras tanto pasa inexorablemente.

También pienso porque veo videos obscenos donde en una mesa se cuentan millones de dólares en la gente que la pelea todos los días. Veo Brasil que se desintegra porque dos imbéciles corruptos quieren quedarse en el poder para no ir presos.

Veo funcionarios impunes y megamillonarios, jóvenes de la Cámpora que vienen cobrando sueldos del estado para militar para Cristina.

Veo articulos que dicen "la mayor lavadora de dinero era Cristina".

Ayer, después de la radio estaba almorzando con Cacho Castaña y de repente explotó mi teléfono. Estaban allanando C5N y otras empresas del grupo. Insisto no tengo idea quien tiene razón. De lo que si estoy seguro es que esta batalla no es mía ni de ninguno de los que hacemos radio, tele, gráfica y otras actividades dentro del grupo. Somos gente que fuimos contratadas para hacer nuestro trabajo lo mejor posible. Porque somos buenos en lo nuestro. Trabajamos todos los días. Cumplimos.

Seguramente en los próximos días habrá novedades. Ojalá esas novedades lleven tranquilidad a todos aquellos que hacen que sea posible que todo funcione. Insisto ya no hablo por mi. Trato de interpretar las miradas que vi durante todos estos días. Que yo siga o no, que esté o no esté, no es relevante. Es una decisión personalísima. Por lo menos ahora se en qué trinchera estoy parado. En la trinchera de la gente en general y de mi gente en particular. Gracias".

Segunda renuncia. No es la primera vez que el Negro abandona la emisora: en 2014, anunció que se alejaba tras 15 años como uno de los personajes más destacados de Radio 10. En aquel momento, conducía El Oro y el Moro, y la radio, que había sido comprada recientemente por Indalo, había sido eje de una gran polémica por los despidos de dos periodistas, Antonio Laje y Gustavo Mura. El Negro se había ido alegando que sería "solidario" con sus compañeros. Sin embargo, el año pasado decidió regresar. Y aunque se pensaba que volvería a protagonizar un ciclo perdurable, siete meses después de volver al aire decidió renunciar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?