Suscriptor digital

Better Call Saul: cinco grandes momentos de la segunda temporada

Jimmy/Saul en la Nebraska en blanco y negro del presente
Jimmy/Saul en la Nebraska en blanco y negro del presente Fuente: Archivo
El spin-off de Breaking Bad regresó más sólido que nunca; aquí, una mirada a los primeros seis capítulos de esta precuela; ¡ATENCIÓN: ESTA NOTA TIENE SPOILERS!
Milagros Amondaray
(0)
28 de marzo de 2016  • 12:53

*1. "SAUL GOODMAN ESTUVO AQUÍ" Y EL PODER DE LOS FLASHFORWARDS

"Switch", el nombre del primer episodio de la segunda temporada de Better Call Saul , puede ser interpretado como sustantivo o como verbo. Por un lado, es el interruptor de la lujosa oficina de Jimmy McGill en el bufete Davis & Main, uno que se encuentra cubierto por un cartel con la advertencia "¡Siempre dejarlo prendido! ¡Nunca apagar!", advertencia que Jimmy (Bob Odenkirk) ignora presionando el botón solo para ver qué sucede. ¿La respuesta? Nada. Es la mera prohibición lo que lo conduce a irse por el camino opuesto. Por otro lado, ese "switch" como verbo alude a la constante mutación del protagonista, quien a pesar de tenerlo todo a su disposición, en el fondo está buscando otra cosa. Thomas Schnauz escribe y dirige este capítulo de Better Call Saul, encuadrando a Jimmy en esa pileta en la que yace a puro color y en la que flota pero con un pie (siempre) en otro sitio. Así, protege su celular en una bolsita y, propulsado por Kim (Rhea Seehorn), hace el llamado que representaría su salvación para los ojos ajenos: estabilidad económica, auto propio, departamento, el caso Sandpiper en sus manos, el regreso a Davis & Main.

Saul Goodman estuvo aquí
Saul Goodman estuvo aquí Fuente: Archivo

Sin embargo, como ya sabemos, Jimmy eventualmente se convierte en Saul y "Switch" nos lo recuerda con otro gran flashforward en blanco y negro similar al del piloto de la serie. "Gene" queda atrapado en un cuarto contenedor de basura y advierte que su única posibilidad de salir es presionando un nuevo botón (esta vez, uno con la leyenda de "la policía será notificada"), solo que su presente le impide tocarlo. El contraste es brillante. El Jimmy del pasado desafiaba la norma con jubilo, mientras que el del presente debe hacerlo porque no tiene otra alternativa más que la de protegerse a sí mismo. Por lo tanto, aunque se lo nota abatido por el confinamiento autoimpuesto en ese minúsculo espacio de ese minúsculo Cinnabon de Omaha, Jimmy no puede evitarlo. La cámara hace zoom y vemos detrás suyo la pared repleta de graffitis y una frase elocuente ("SG estuvo aquí"), todo un símbolo de la reafirmación de Saul de su renacimiento como Goodman.

*2. "REBECCA", EL EPISODIO ESPEJO

Rebecca, el mejor capítulo de la serie
Rebecca, el mejor capítulo de la serie Fuente: Archivo

"Rebbeca" probablemente sea el mejor episodio de Better Call Saul. A esta altura, la serie encontró el equilibrio entre coquetear con Breaking Bad cuando es imperativo y emanciparse de ella con una melancolía rabiosa. "Rebbeca" representa el momento de quiebre de la serie (no es casual que se trate de su quinto capítulo), uno que abre con una excelente prueba de la dinámica entre Chuck (Michael McKean) y la mujer del título, nada menos que su esposa. Lo cierto es que no sabemos qué pasó entre ellos, pero intuimos que la hipersensibilidad electromagnética del hermano de Jimmy fue consecuencia de una posible separación de esta violinista/concertista que dio título a la partitura que Chuck tocaba al piano en el episodio previo, "Gloves Off". En el flashback que ilustra su vida matrimonial, Chuck y Rebecca son iluminados de manera tenue, moviéndose todo el tiempo en penumbras a la espera de una visita de Jimmy que él quiere evitar y de la que ella no sabe qué esperar. El aspecto moral de la serie hace su entrada en este vínculo cuando Rebecca le comparte a su marido un conflicto aparentemente trivial: una integrante de su orquesta está haciendo mal su parte. Chuck es tajante en su devolución: "Si compromete el trabajo tenés que hacer algo, la moral puede afectar la calidad". Esa opinión no nos está diciendo nada nuevo de Chuck pero sí termina de completar el panorama de la conflictiva relación que tiene con su hermano, que en este escenario de espejos vendría a ser ese músico, esa "mala nota" que arruina toda una ejecución.

El montaje de Kim Wexler
El montaje de Kim Wexler Fuente: Archivo

Asimismo, y si bien vamos a aludir al feminismo de este episodio en un próximo punto de esta nota, cabe mencionar que "Rebecca" tiene otro de esos grandes montajes musicales distintivos de Better Call Saul, a la par de aquellos dirigidos por Michelle McLaren en "Mijo", solo que esta vez Kim Wexler es la protagonista. Mientras suena un cover de "My Way" de los Gipsy Kings, la abogada y novia de Jimmy utiliza las escaleras de HHM para encontrarle la vuelta a su descenso a la habitación de revisión de documentos y ganarse el respeto de Howard. Si bien logra lo primero, lo segundo nunca llega, evidencia de la subestimación de sus pares. Sobre el final del capítulo, Chuck se encuentra fortuitamente con Kim y, como si quisiera vengarse por esa cena en la que Rebecca se rió de las ocurrencias de su hermano (en contraposición, los chistes de abogado en boca de Chuck no tienen ni un atisbo de carisma), le cuenta la historia del robo de Jimmy a su padre. "Tiene un buen corazón, pero no puede evitarlo, y nos deja a los demás juntando sus pedazos". Kim escucha sin emitir opinión, en otro cuarto casi a oscuras, y se va con la promesa de un "ascenso".

*3. LA EXPLOSIVA APARICIÓN DE HECTOR SALAMANCA

Hector Salamanca visita el universo de Better Call Saul
Hector Salamanca visita el universo de Better Call Saul Fuente: Archivo

En el quinto episodio de la serie también nos encontramos con otra gran escena. Mike, tranquilo en su diner favorito, escucha cómo la puerta del lugar se abre y se cierra segundos antes de que Hector Salamanca casualmente se siente delante suyo. Better Call Saul sí que sabe cómo ubicar a los personajes de Breaking Bad. Los ingresos no solo se producen con total naturalidad - en este caso, Hector lo hace para pedirle a Mike que ayude a liberar a su sobrino Tuco, con cinco mil dólares de "recompensa" - sino que además son funcionales a una de las temáticas recurrentes de la serie (así como lo era de Breaking Bad): todos estamos conectados de las formas más impensadas. En el caso de Mike, la confrontación de Hector llega luego de que él propiciara un acto delictivo para incriminar a Tuco, mandarlo a la cárcel y preservar a Nacho. Lo que Mike no sabe es que Tuco es solo un peón de un circuito inabarcable. De este modo, la aparición de Salamanca no resulta forzada y es prometedora para seguir uniendo los puntos que condujeron a Mike a trabajar para Gus Fring.

Los primos están de vuelta
Los primos están de vuelta Fuente: Archivo

Asimismo, en el sexto capítulo "Bali Ha'i" nos topamos nuevamente con Leonel y Marco Salamanca - más conocidos como "los primos" -, sobrinos de Hector y primos de Tuco y Joaquin, quienes le hacen una desagradable visita a Mike desde la distancia, apuntando sus dedos a su nieta Kaylee, como si fueran dos presencias fantasmagóricas. Si algo nos enseñó Breaking Bad es que estos sicarios no son de titubear, pero que menos aún lo es Mike, quien toma sus amenazas a medias, redoblando la apuesta y enfrentándose con Hector pidiendo más dinero a cambio de la liberación de Tuco. El entramado tiene una cohesión absoluta propia del ojo detallista de Vince Gilligan, quien no solo pone en Better Call Saul a los personajes más temerarios de Breaking Bad (la breve aparición de Domingo "Krazy-8" Molina fue perfecta) sino también a aquellos con los que puede divertirse un rato. En este aspecto, cuando en el primer episodio Jimmy y Kim estafan a un corredor de bolsa por una botella de tequila, advertimos que se trata de Ken (Wins), el mismo individuo exasperante que se convierte involuntariamente en el germen que provoca la transición de Walter White a Heinsenberg en "Cancer Man", cuarto episodio de la primera temporada de Breaking Bad. ¿Seguirán las conexiones?

*4. EL PERSONAJE DE KIM WEXLER Y LAS LECTURAS FEMINISTAS

Kim Wexler y los metafóricos post-its
Kim Wexler y los metafóricos post-its Fuente: Archivo

"Vos no me salvás, yo me salvo", le dice Kim Wexler a Jimmy al haber sido castigada en su trabajo por una de las tantas maniobras acertadas y desacertadas al mismo tiempo que llevó a cabo su novio (la transmisión de un comercial potencialmente dañino para la reputación de la firma) y que repercutió directamente en ella, la mujer que lo recomendó para trabajar en Davis & Main. Es una gran frase que el guionista Gordon Smith pone en boca de Kim, un personaje que va mucho más allá de la clásica damisela en desgracia/interés romántico del protagonista. Como ya lo había hecho con Skyler, Gilligan vuelve a apostar por un personaje femenino fuerte, en este caso mostrando la hostilidad que recibe en su ámbito laboral, donde no sólo no es apreciada a pesar de su constante trabajo sino que además es sobrecargada con culpa, dado que HHM fue la firma de abogados que le pagó la universidad. En "Bali Ha'i", Kim continúa con la transformación que ya habíamos percibido en el fascinante montaje "de los post-its" de "Rebecca". En primer lugar, su tenacidad y compromiso llaman la atención de otro bufete que le ofrece una oportunidad laboral a la que ella no sabe cómo responder, luego de más de una década de sumisión. En este sentido, Kim es la contracara de Jimmy, una mujer de convicciones pero no demasiado segura a la hora de dar un volantazo. En segundo lugar, otro de los desdenes de Howard la llevan a repetir ese engaño que ejecutó con Jimmy/Viktor en el primer capítulo, en cierto modo castigando a la figura de un hombre manipulador y tramposo.

"Vos no me salvás, yo me salvo", Kim Wexler Dixit
"Vos no me salvás, yo me salvo", Kim Wexler Dixit Fuente: Archivo

La interpretación de Rhea Seehorn alcanza otra dimensión en el comienzo de "Bali Ha'i", cuando Jimmy le graba la homónima canción en su contestador y cuando se cepilla los dientes. Dos hechos tan mundanos son sumamente expresivos. La canción simboliza el paraíso que tanto ella como Jimmy buscan y el cepillado de dientes evoca un momento de intimidad con su novio, momento que Kim recuerda con una media sonrisa. Aún así, una vez que la serenata concluye, Kim se emprolija el traje y sale a demostrar su profesionalismo, a pesar de la falta de reconocimiento. El capítulo concluye con Jimmy rompiendo el porta-vasos del auto que le dio Davis & Main porque en el mismo no entra el vaso que le regaló Kim, toda una metáfora de cómo si el sistema le falla, Jimmy quebrará con sus reglas. "Aquí estoy yo, tu isla especial, ven a mí, ven a mí", le cantaba a su novia, un personaje femenino pluridimensional cuyo destino desconocemos (jamás apareció en Breaking Bad ni tampoco fue nombrada) y al cual Seehorn le hace justicia con una combinación justa de serenidad y bravura.

*5. LA GÉNESIS INTERMINABLE DE MIKE EHRMANTRAUT

El origen de Mike, un tópico inacabable
El origen de Mike, un tópico inacabable Fuente: Archivo

A diferencia de la primera temporada, en esta segunda vuelta los caminos de Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks) y Jimmy no se cruzan tan seguido. Uno podría llegar a creer que esta decisión narrativa afectaría la eficacia de Better Call Saul pero, por el contrario, no hace más que exacerbarla. La serie avanza bajo el precepto de que no es necesario que sus dos figuras masculinas centrales estén en un mismo plano continuamente dado que ya está implícito que sus vías se fusionarán indefectiblemente en el futuro. Dicha elección abre un sinfín de posibilidades para el personaje de Mike, personaje cuyo background no terminamos de conocer nunca. "No te vendría mal tener a alguien cuidándote la espalda", le aconsejaba a Walter en Breaking Bad. En Better Call Saul ya se puede percibir la naturaleza protectora de este hombre tan complejo (la misma naturaleza que afianzó su relación paternal con Jesse Pinkman, que ahora sabemos que estaba supliendo la ausencia de un hijo), cuando resguarda a Nacho de la locura de Tuco.

Mike la da la bienvenida al clan Salamanca
Mike la da la bienvenida al clan Salamanca Fuente: Archivo

Mike es un hombre de palabra, un observador nato. Ésto se nota en cómo se vincula con su nuera Stacey. Él sabe que ella está mintiendo respecto a las balaceras que supuestamente se suscitan en su vecindario, pero de todos modos la saca a ella y a su nieta de ese lugar, redoblando la carga laboral (y los peligros que ésta trae consigo) sin discutirle. Por otro lado, cabe destacar el enorme comienzo de "Gloves Off" en el que podemos ver a Mike duramente golpeado. El flashforward es brillantemente engañoso: la golpiza recibida fue orquestada por él mismo y no fue un síntoma de debilidad. La serie no nos deja dudar nunca de sus capacidades. Por lo tanto, cuando su mano tiembla por primera vez en "Bali Ha'i", el efímero miedo que siente Mike se traslada a nosotros, a pesar de que sabemos que momentos más tarde va a estar dándole la bienvenida (metafórica y literal) a un clan que lo conducirá a Fring, a Jesse, a Heisenberg y, en consecuencia, a su propia muerte.

PARTICIPACIÓN. ¿Qué opinan de la segunda temporada de Better Call Saul? ¡Los invitamos a debatirla!

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?