Cómo es el negocio de los taxis porteños

Uber amenaza en negocio de los taxis
Uber amenaza en negocio de los taxis Fuente: Reuters
Hay 37.000 y la licencia cuesta alrededor de 200.000 pesos
Pablo Tomino
(0)
29 de marzo de 2016  • 12:24

La ciudad de Buenos Aires posee 36.937 taxis y la antigüedad de la flota tienen un promedio de tres años; se redujo a menos de la mitad respecto de 2007, cuando acusaban siete años y medio. El cupo de licencias ya está cubierto, por tanto quien quiera comprar un taxi deberá adquirir una licencia vigente. Su valor de mercado es variable y supera los 200.000 pesos. Con el desembarco de Uber, el sindicato de los taxistas se queja por lo que consideran competencia desleal.

En 2010, una ley porteña reguló las prestaciones de los taxis, entre otras cuestiones, y obligó a reducir la antigüedad de los vehículos. Según datos oficiales, en la Capital se realizan unos 120.000 viajes por día, lo que supera al de ciudades como Nueva York, París, Berlín y Madrid. La flota porteña debería tener una antigüedad de un año de promedio, ya que recorren 180.000 kilómetros por año y rápidamente tienen un desgaste que los obliga a visitar al mecánico con frecuencia.

De los casi 37.000 taxis que hay en la Capital, unos 26.000 son conducidos por sus dueños; el resto, por peones que alquilan la unidad tras un pago diario que arranca desde los 900 pesos. Los propietarios obtienen una recaudación mensual que supera los 20.000 pesos y, en algunos casos, alcanza los 30.000 pesos, según varias fuentes consultadas. La renta de un peón oscila en 15.000 pesos, de acuerdo a las horas que trabaje.

Hoy, un viaje de más de 5 kilómetros en hora pico le representa a un usuario unos 120 pesos. Ir y venir al trabajo equivale a un pasaje en colectivo entre dos ciudades a más de 200 kilómetros de distancia. La tarifa diurna es de $ 20 la bajada de bandera ($ 24 durante la noche) y $ 2 la ficha ($ 2,4 a la noche). Las fichas marcan cada 200 metros; cuando el taxi está parado, cada un minuto.

Nosotros pagamos los taxis como un auto de lujo
José Ibarra

Claro que el mecánico es el peor enemigo de la economía de los taxistas. La mayoría funciona con gas (obtienen una mayor rentabilidad entre el costo real del viaje y lo que abonan los usuarios). José Ibarra, secretario general del Sindicato de Conductores de Taxis de la Capital, dijo que el gremio trabaja "para llegar a que los taxis porteños tengan un año y medio de antigüedad, que es el tiempo en el cual se produce el desgaste del auto".

Para Ibarra, "el esfuerzo es impresionante. Rápidamente, los vehículos se dañan. Por eso vamos a pedir que se firme una ley para que los taxistas podamos comprar nuestra herramienta de trabajo sin impuestos. Hoy, nosotros pagamos los taxis como un auto de lujo. Y el valor de reventa de un usado, cuando lo dejamos después de tres años con más de 400.000 kilómetros, es menor a la mitad, eso no es conveniente para nuestra economía". La vida útil de un taxi es de dos año y medio.

Claro que el negocio tampoco quieren quedarse fuera de un mundo donde crece el uso de aplicaciones para smartphones, que permiten geolocalizar las unidades dentro de un radio cercano: hoy se puede solicitar un taxi, conocer quién es el conductor que toma el pedido online, y luego concurre al lugar consignado. Unos 4000 taxis están adheridos a estos sistemas, como Easy taxi, que también fue resistido por las compañías que ofrecen el servicio de "radio taxi".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.