Un encuentro para despertar la vocación en los más jóvenes

Más de 1000 chicos de 17 años participaron de charlas motivadoras
Teresa Zolezzi
(0)
31 de marzo de 2016  

"Lo único que aprendí en esta vida es que hay que arriesgar. Hay que seguir buscando hasta que la vocación llega, porque, ¿qué mejor que ser feliz levantándonos todos los días, haciendo lo que nos hace latir con fuerza el corazón?"

Así alentó Bea Pellizzari, emprendedora social por la inclusión, a mil chicos de 17 años que participaron el martes pasado del Human Camp Vocacional, un encuentro destinado a las nuevas generaciones en edad de finalizar sus estudios secundarios. Con este espíritu, todos los oradores compartieron sus experiencias y aprendizajes e invitaron a los jóvenes a profundizar en su búsqueda para ayudarlos a que se conecten con sus pasiones y talentos para sacar afuera la mejor versión de ellos mismos.

"Cada uno es único, una persona con luz propia, no importa el envase en el que esté o el barrio donde viva, todos tenemos valor y la única manera de tener una mejor sociedad es celebrar esa singularidad", destacó Pellizzari en este encuentro, conducido por Julián Weich, donde los chicos se inspiraron a partir de las historias de vida de otras personas, indagaron en sus propios sueños, se nutrieron con videos motivadores y hasta se levantaron de sus asientos en el auditorio de Costa Salguero, para bailar y cantar al ritmo de una canción africana.

Quien les enseñó esta canción fue Jossías Macuacua, un joven de Mozambique y alumno becado de la UCA, que al finalizar su charla provocó fuertes aplausos. Jossías tiene 22 años y hace dos que vino a la Argentina -lejos de su familia y sin conocer el idioma- para estudiar Ciencias Políticas, gracias a la ayuda de un cura argentino que le dio esta oportunidad.

"¿Saben a cuántos chicos en el mundo les gustaría estar en el lugar donde están ustedes para tener la suerte de elegir qué estudiar?", les abrió los ojos este joven que tuvo su primer par de zapatos a los 12 años y quien muchas veces sólo comía una vez al día. "Siempre cuando era niño y me preguntaban qué quería ser de grande, yo contestaba: trabajar para cambiar la vida de mis padres. Pero aprendí que para cambiar algo, primero tenés que cambiar vos mismo."

Por eso se propuso esforzarse y estudiar en la Argentina, para luego volver a Mozambique y transformar la realidad de su gente. "Quiero que las personas no miren a Mozambique con pena, sino como fuente de futuros médicos, científicos, capaces de solucionar los problemas del mundo", confesó Jossías y luego pidió a los allí presentes: "No se queden en la comodidad, traten de dar lo mejor de ustedes mismos, manténganse despiertos. Prepárense, descubran qué les gusta, qué los moviliza y trabajen en eso. Estudien y tengan desafíos porque el mundo, y la Argentina, los necesita".

Escuchar la propia voz

Otro de los oradores que se destacó fue Mariana Ibero, directora de Capital Humano de Farmacity, que invitó a los jóvenes a que confíen en ellos mismos. "Sigan su corazón aunque los lleve por caminos impensados. Busquen esa pasión, nadie los va a conocer mejor que ustedes mismos, ni siquiera sus papás o maestros. Todos tenemos algo que nos hace únicos e irrepetibles, anímense a encontrarlo. No tengan miedo a equivocarse, a cuestionarse. La vida está llena de decisiones y lo importante es mantenerse en movimiento y permitirse cometer errores, porque todo camino es para conocerse y elegir cada vez con mayor conciencia."

En este sentido concluyó: "Se sabe que el 60% de las personas que trabajan no son felices con lo que hacen, y esperan las 6 de la tarde o jubilarse para comenzar a vivir. Pero ustedes pueden hacer algo diferente. Es mentira esa frase que dice: la decisión que tomes hoy a tus 17 o 18 años es para el resto de tu vida. ¡Tienen tanto para aprender, tanto para conocerse, tanto para cambiar! Por eso elijan siempre aquello que les haga vibrar, lo que realmente amen. Si no trabajan por sus sueños alguien los va a contratar para que trabajen por los suyos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.