Andrés Calamaro profundiza su costado crooner

El Salmón edita los clásicos de Gardel, Nebbia y Masliah que ensayó para telonear a Dylan en San Sebastián en 2005
(0)
4 de abril de 2016  • 13:47

Andrés Calamaro - Romaphonic Sessions

Warner, 3 estrellas y media

Bajo el cielo libre del catálogo Grabaciones Encontradas y la convicción del intérprete, Romaphonic Sessions surgió de los ensayos en pos de un nuevo repertorio de clásicos propios y ajenos para abrir el concierto de Bob Dylan en San Sebastián. Esos borradores, registrados durante dos jornadas en mayo de 2015 junto al pianista Germán Wiedemer, empezaron a imponerse por prepotencia emocional y terminaron en un disco que no recopila outtakes ni rarezas. Aquí Andrés Calamaro crea su propia selección de canciones para voz y piano. Wiedemer juega como traductor y sostén del cantor lanzado al límite de sus posibilidades vocales, en sus arreglos trabaja el detalle en donde conviven Bill Evans, Horacio Salgan y Burt Bacharch. Pero sin duda, el tono resquebrajado de Calamaro es la llave de entrada y salida hacia la tradición que iguala a Gardel y Masliah, rescata a los poetas del tango y explica la identidad en la belleza de "Nueva zamba para mi tierra" (Nebbia). Y como sucedió con "El cantante", de Rubén Blades, "Milonga del trovador" (Piazzolla-Ferrer) representa la nueva apropiación que encaja perfectamente con la estampa bohemia del hombre Salmón. "Mi casa es donde canto porque aprendí a escuchar la voz de Dios que afina en cualquier lugar", dice la letra.

Por Oscar Jalil

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.