Suscriptor digital

Panamá Papers: revelan que Cuba controla los pasaportes venezolanos

El régimen castrista fue el intermediario en el diseño y la fabricación de los documentos en Alemania; se pagaron 64 millones de euros en una cuenta offshore panameña
Daniel Lozano
(0)
7 de abril de 2016  

Fuente: AFP

CARACAS.- El gobierno de La Habana controla y se beneficia desde hace una década del sistema de pasaportes venezolanos, según archivos filtrados por los Panamá Papers. El negocio no sólo tiene tintes políticos, también los hay económicos: los documentos del país sudamericano fueron diseñados en Alemania, con transferencias y comisiones para varios de los actores de la operación.

Por una parte, el gobierno de Raúl Castro mantendría el control sobre el sistema de personalización de pasaportes y también de cédulas electrónicas del país. Y por otra se beneficiaría de ello, al revender a Caracas la tecnología cuando el gobierno bolivariano decidió modernizar su sistema de identificación.

El hombre clave de la operación, según la investigación, es el financiero peruano Pancho Pardo, quien aparece como el verdadero beneficiario de Billingsley Global Corp. y otras empresas fantasma. La participación peruana también ha salpicado al país andino cuando sólo faltan tres días para la celebración de la primera vuelta presidencial.

Los medios informativos encargados de llevar a cabo esta investigación son el portal venezolano Armando.info y el peruano IDL Reporteros, ampliada también por el medio independiente cubano 14 y medio. El resultado confirma denuncias previas de medios venezolanos y de dirigentes opositores y, sobre todo, la triangulación del negocio: pasaportes venezolanos diseñados en Alemania con las líneas trazadas por Cuba.

La filtración también comprobó que La Habana se hizo con el acceso al software que contiene los datos para la emisión y actualización de los documentos. La totalidad de las licencias de uso de las aplicaciones informáticas serían transferidas a la parte cubana que aparece en el contrato: el Banco Financiero Internacional SA de la República de Cuba.

Lo curioso del caso, como señala el portal panamapapersvenezuela.com, es que las láminas de policarbonato que La Habana revendió a Caracas se fabricaron en Alemania por la empresa Bundesdrukerei, pero intervino Pardo con sus empresas offshore porque la compañía no quería involucrarse con los gobiernos de Cuba y Venezuela, por "el tema reputacional".

El diario venezolano El Nacional advirtió hace cinco años sobre el acceso de los servicios de inteligencia cubanos al sistema de elaboración de las nuevas cédulas electrónicas (que nunca se utilizaron), "gracias a un convenio secreto que excluyó del proceso la participación de técnicos venezolanos", reveló al diario un ex asesor del Ministerio del Interior y Justicia en aquel tiempo.

La parte cubana tenía la posibilidad de "incluir o borrar información de las bases de datos y hasta expedir documentos de identidad venezolanos en otros países".

En 2005, el ministro del Interior y Justicia, Jesse Chacón, contactó a empresas que fabrican pasaportes y cédulas electrónicas, pero se descartaron de inmediato las de Estados Unidos y las de China y decidieron no involucrarse frente a la intermediación cubana. Fue así como Pardo Mesones arregló desde Caracas la triangulación de transferencias y contratos a través de paraísos fiscales.

Las denuncias sobre el control y manejo de asesores cubanos en materia de documentación y de contrainformación se multiplicaron en Venezuela desde la llegada al país del militar Ramiro Valdés, uno de los héroes de la revolución cubana y actual vicepresidente del Consejo de Estado de Cuba. Hugo Chávez requirió su ayuda en 2010 como experto informático, que nunca fue, y para luchar contra la crisis energética.

Pardo Mesones presidió en los 80 la Asociación de Bancos de Perú y en los 90 formó parte del Congreso de la república. En 1987 se negó a la estatización de la banca, como lo decretó en 1987 el presidente de ese país, Alan García.

Como se revela en panamapapersvenezuela.com, gracias a los contratos con Cuba y Venezuela, Billingsley Global Corp. se aseguró al menos 64 millones de euros: 40 debían llegar a Alemania y 24 se quedarían con Pardo en Panamá.

Esta filtración no sólo afecta a Cuba y Venezuela. Pardo Mesones usó una carta de referencia firmada por Pedro Pablo Kuczynski, actual candidato presidencial, y en aquellos días mano derecha económica del presidente Alejandro Toledo.

Kuczynksi cerró ayer su campaña electoral en Lima y acude a las elecciones del domingo con posibilidades de pasar a segunda vuelta con Keiko Fujimori, pero ambos están salpicados por los Panamá Papers.

Vargas Llosa negó vínculos con una cuenta

  • Luego de que el premio Nobel de Literatura peruano Mario Vargas Llosa apareció en los documentos conocidos como Panamá Papers, la agencia literaria del escritor, Carmen Balcells, respondió a las acusaciones y negó los vínculos del escritor con la sociedad offshore Talome Services constituida en las islas Vírgenes Británicas y de la que fue desvinculado antes de ser galardonado, en 2010.
  • "Nos extraña muchísimo la información según la cual los señores Vargas Llosa fueron titulares durante cuatro semanas del año 2010 de una sociedad denominada Talome Services. Solamente puede atribuirse a que algún asesor de inversiones o intermediario, sin el consentimiento de los señores Vargas Llosa, reservó esta sociedad para la realización de alguna inversión que se estaba estudiando, sin que se materializase en ninguna acción concreta", señala la agencia en un comunicado reproducido por el diario español El País.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?