Bertranou y Ezcurra, con el desafío de conducir el pack de los Jaguares

Crédito: Prensa Jaguares
Sin Martín Landajo, deberán guiar al equipo en los próximos dos partidos; tienen 22 años y compartieron varios planteles
Alejo Miranda
(0)
12 de abril de 2016  • 08:31

WELLINGTON, Nueva Zelanda.– Sólo dos jugadores ocuparon el puesto de medio-scrum de los Pumas desde el Rugby Championship de 2013. Martín Landajo y Tomás Cubelli jugaron cada uno el cien por ciento de los partidos, alternando titularidad o ingresando desde el banco. No hubo lugar para un tercero. Pero Jaguares nació con una genética diferente. Cubelli se fue a jugar a Brumbies y se abrió la puerta para que otros jugadores surjan como alternativas.

Gonzalo Bertranou y Felipe Ezcurra fueron los elegidos por el staff de los seleccionados, dos jugadores jóvenes que estaban dentro del Pladar. El plan de rotación hizo que Landajo se volviera a descansar a Buenos Aires y se pierda la segunda parte de la gira por Nueva Zelanda y Japón, y en los próximos dos partidos ellos tendrán la responsabilidad de guiar al equipo.

Los dos tienen 22 años (son camada 93) y compartieron varios planteles, como el de los Pumitas en 2013 y el de Argentina XV que ganó el Americas Rugby Championship en Canadá en 2014. Aunque Ezcurra había arrancado con más nombre (fue capitán en el Mundial Juvenil de Francia 2013 e integró el plantel de Pampas XV el año pasado, el único que alternó con Landajo y Cubelli desde 2011), Bertranou, que fue luchando más de abajo, le ganó la pulseada en el inicio del Super Rugby y jugó más partidos: cuatro contra uno, todos sustituyendo a Landajo desde el banco. Pero todavía hay un largo trecho por recorrer y esta contienda recién comienza.

"Sabíamos que íbamos a estar ahí, luchando por el puesto, que "Marta" (Landajo) iba a jugar casi todos los partidos, que el torneo es largo y duro y a todos nos iban a llegar oportunidades", admite Ezcurra, surgido de Hindú. "Por suerte nos conocemos hace rato, llevamos la competencia de la mejor manera y disfrutando, más que nada. Las ganas de mejorar y luchar el puesto para ser titular. Tenemos que estar tranquilos porque sabemos que "Marta" viene hace rato largo y la verdad que juega fenómeno. Estamos aprendiendo también de él."

Bertranou, surgido de Los Tordos, asiente: "Es un laburo de a tres. Uno solo no puede mejorar nunca. Entrenamos todo el tiempo juntos, nos vamos ayudando, así cuando uno eleva el nivel también se lo eleva al compañero. Estoy muy contento y disfrutando muchísimo lo que me toca, sin volverme loco, sino tranquilo y aprovechando las oportunidades."

Con antecedentes familiares

La charla con LA NACION tuvo lugar en el lobby del hotel de los Jaguares. Se los nota entusiasmados con esta posibilidad y confiados en cumplir con la responsabilidad que les atañe. Cada uno con su estilo, su función es clave en el estilo dinámico que intenta imprimir el rugby argentino. En los partidos que ingresó Bertranou demostró ser frontal y de gran temperamento, acaso heredado de su padre Miguel, áspero tercera línea que vistió 15 veces la celeste y blanca entre 1989 y 1993. "No hay un medio-scrum al que trate de imitar. Trato de tomar un poco lo mejor de cada uno", confiesa el mendocino. "El neozelandés Aaron Smith está ahora un paso encima de todos. Trato de ver lo que hace adaptándolo a mi estilo. Como a todos acá, me gusta jugar con la pelota, darle el mayor ritmo posible al equipo. Estando arriba de la pelota es lo que más me gusta jugar."

Ezcurra también proviene de una familia de rugbiers. Su padre Hernán jugó en Pucará y en Hindú luego de casarse (la familia materna, Couture de Troismont, también jugó allí) y Felipe llegó a jugar en la primera con sus dos hermanos, Tomás y Bautista. Su estilo es más parsimonioso y se asemeja mucho al de Nicolás Fernández Miranda, quien llegó a jugar 46 partidos con los Pumas. Hasta en la forma de caminar son parecidos. "Nico me entrenó mucho y lo vi jugar mucho", admite. "Solo se fue dando que juegue parecido a él".

Bertranou y Ezcurra firmaron contrato con la UAR por esta temporada, aunque apuestan a permanecer largo tiempo en el ámbito de los seleccionados, con los Pumas como gran objetivo. Pero ambos coinciden en que hay que ir "paso a paso". La primera gran prueba se presenta este viernes, cuando por primera vez no estarán ni Landajo ni Cubelli y ellos tendrán la responsabilidad de guiar al equipo ante los poderosos Crusaders, en Christchurch. "Es uno de los equipos más difíciles que hay. Vamos a tratar de aportar lo mejor de cada uno para que el equipo siga creciendo, jugar lo mejor posible y aprovechar la oportunidad", dice Bertranou. Y agrega Ezcurra: "Espero poder darle al equipo el mismo ritmo y la misma intensidad. Que no se note la falta de "Marta" o que incluso mejoremos al equipo." La 9 empieza a tener otros nombres en la espalda.

am/jt

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.