Educando a Nina: una historia con aroma a Los exitosos Pells

Nina, hace coros en una banda cuartetera
Nina, hace coros en una banda cuartetera Crédito: gentileza Telefé
La comedia de Underground, con Griselda Siciliani en el doble papel de dos gemelas separadas al nacer, recuerda en sus enredos a aquel éxito de la productora de Sebastián Ortega
Ricardo Marín
(0)
12 de abril de 2016  • 07:07

Video

Con un episodio perfectamente estructurado dramáticamente (y ciertas reminiscencias de Los exitosos Pells en la historia que narrará) comenzó anoche por Telefé Educando a Nina . El capítulo, emitido sin cortes, duró exactamente 60 minutos y empezó y terminó con puntualidad británica.

Griselda Siciliani está impecable en sus dos papeles simultáneos de Mara y Nina, gemelas separadas al nacer, según nos enteramos en el transcurso del episodio con un recurso muy poco original: el empresario Manuel (Juan Leyrado), dueño de una editorial, le cuenta la historia a Patricio (Diego Ramos), su empleado. Él le relata que tuvo un romance con una bailarina que quedó embarazada fruto de esa relación, y luego murió al dar a luz a dos hijas. Las nenas primero quedaron al cuidado del hermano de Manuel, José (Enrique Liporace). Pero luego –sin saber que eran dos– Manuel se llevó a Mara y José crió a Nina.

Con diferentes recursos, en general en situaciones de acción y desarrollo interesantes –salvo el relato de Manuel y ciertos pasajes innecesariamente resueltos mediante fotos y dibujos– toda la historia de arranque y las características de los personajes quedan claramente planteadas en el episodio. La dualidad de ambientes tan contrapuestos como el de la música tropical y el de la empresa editorial plantea una suerte de barullo estilístico que no aparece bien resuelto en la estética del programa. Sin ninguna duda, es muy acertado el casting y la labor del elenco resulta irreprochable en cada uno de los papeles. Muy probablemente estemos ante una propuesta divertida que se sostendrá y encontrará su fortaleza en la dialéctica de los personajes más que en la originalidad de la historia.

Las hermanas se criaron en ambientes muy diferentes. Mara es rica, soberbia y caprichosa. Nina creció en un hogar humilde, con gustos populares, pero con mucho cariño y respeto por el trabajo y el esfuerzo. En el comienzo de esta historia, Mara está de novia con Antonio (Rafael Ferro), un escritor más hábil para el marketing que para las letras, una mina de oro para la editorial de Manuel. Gran parte de su éxito, Antonio lo forjó con consejos de autoayuda que le surgieron a partir de la enfermedad de su hermano Renzo (Esteban Lamothe), quien despierta de un coma de improviso al comienzo del capítulo. Nina es integrante del coro de un cuartetero exitoso, el Bicho, y viaja haciendo presentaciones con la banda que lo acompaña. Gana muy poco dinero y José, quien ella cree que es su padre, está enfermo y casi no puede trabajar.

Enojada porque Antonio no le presta atención ya que debe ocuparse de su hermano, Mara viaja a España en el avión privado de alguien a quien cree su amigo. Pero éste le planta drogas en su equipaje. A Mara la meten presa. Al enterarse, Manuel se desespera porque si la situación se hace pública lo perjudicaría en su negocio. Patricio ve la cara de Nina en TV y advierte que es idéntica a Mara. Entonces convence a Manuel de contratarla para reemplazar a la hija presa. Cuando la van a buscar, Manuel ve a José y es cuando le cuenta a Patricio que cayó en la cuenta de quién es Nina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?