Si no baja el costo de su deuda, el BCRA deberá emitir tantos pesos como los que dará al Tesoro

La factura por intereses llegará a $ 160.000 millones si no logra reducir las tasas pronto
Javier Blanco
(0)
13 de abril de 2016  

La política de tasas altas que lleva adelante y confirma semanalmente el Banco Central (BCRA), para tratar de frenar el impulso que mantiene la inflación, no sólo amenaza con acentuar el enfriamiento de la actividad económica -al encarecer los demás canales de financiamiento- sino que puede imponerle a la entidad que comanda Federico Sturzenegger una obligación de emisión similar a la que tiene proyectada hacer durante el año para asistir al fisco.

"Esa deuda muestra una dinámica preocupante: crece, es cada vez más cortoplacista y más cara. Y, de sostener estas características por algunas semanas más, obligará al BCRA a emitir un monto muy similar al de pesos previstos para asistir al Tesoro", proyectó el economista Amílcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur (CeSur).

La previsión toma en cuenta la duración de 44 días que tiene hoy esa deuda y el costo del 36% que, en promedio, tiene un stock que ya ronda los 460.00 millones de pesos.

La dimensión que tomó ese pasivo, si bien tiene origen en la borrachera monetaria del final de la gestión Kirchner, supone para el BCRA el riesgo cierto de afrontar una factura por intereses que se aproxime a los $ 160.000 millones hacia fin del presente ejercicio.

Se trata, ni más ni menos, que de la misma cantidad de pesos que la entidad tiene previsto emitir para que el fisco achique a poco menos del 5% del PBI el rojo en sus cuentas. Y de un monto hasta 35% inferior al quebranto que le terminaría causando la millonaria e irresponsable venta de contratos de futuros en tiempos de Alejandro Vanoli, que ahora se encuentra bajo la lupa judicial.

Para el economista Juan Ignacio Fernández, de la consultora Oikos, esto deja a la vista que el "límite del gradualismo fiscal" que ensaya la administración Macri "es el desbordamiento del déficit cuasifiscal".

"A la aspiradora voraz de Sturzenegger se le suma que no puede convalidar tasas sustancialmente menores porque la demanda de dólares responde muy rápidamente (quedó demostrado a fines de febrero) a esa baja. Por eso creo que Sturzenegger necesita que el gradualismo fiscal de Prat-Gay no sea tan gradual, para evitar que esta bola de nieve termine obligándolo a convalidar tasas cada vez más altas", advierte.

El stock de la deuda que el BCRA emite para regular la oferta monetaria fue desbordándose en los últimos años a medida que el Estado recayó en déficit fiscal y eligió esta vía de financiamiento, con falsa apariencia de barata: es gratis para el Gobierno pero cara para el BCRA, que asume el costo de esterilizarla pagándoles a los bancos e inversores que suscriben las Letras, y para los consumidores, porque la pagan por vía de la inflación.

¿Una bola de nieve?

Dicho stock llegó a los $ 300.000 millones al fin de la gestión Kirchner, pero ya ronda los $ 460.000 millones en la actualidad. Su aumento muestra el empeño que puso Sturzenegger por restarle combustible monetario a la inflación, apostando a que ese recorte ayude a domar los precios en la segunda parte del año, por el rezago natural que este tipo de intervenciones tiene.

Pero ese aumento, combinado con la suba en su costo, reviven el fantasma de un déficit cuasifiscal con el riesgo de que éste erosione los esfuerzos por devolverle credibilidad al peso.

La progresión en esa factura es lo que asusta. En 2014 el BCRA pagó unos $ 48.500 millones de intereses por su deuda; en 2015 la cuenta habría rondado los $ 90.000 millones (no está el balance aún) y este año "llegaría a $ 100.000 millones aún suponiendo que la tasa bajara al 25 por ciento en el segundo semestre", dice Eric Ritondale. economista de EconViews.

Este analista abreva en la experiencia de Brasil para plantear las consecuencias que un proceso de este tipo puede tener. "La deuda interna que paga Selic, aunque es del Tesoro y no de su banco central, ya representa 50% del PBI y el pago de sus intereses (con tasas del 14%) 7 puntos de déficit fiscal. Si bien acá el stock es apenas 6% del PBI, su tasa es mucho más alta hoy por lo que se necesita cortar rápido esta dinámica y no queda otra que bajar pronto la inflación para eso", recomienda.

El desafío, como se ve, es grande. "En próximas 5 licitaciones el BCRA enfrenta vencimientos de letras por $ 317.970, millones, es decir, el 70% del stock actual", apuntó ayer la consultora Ledesma. Necesitaría bajar el costo de esta deuda y estirar sus plazos para recobrar margen de maniobra.

36%

Nominal anual

El costo promedio que tiene

el 80% de la deuda al concentrarse en los plazos más cortos, que son los que el BCRA remunera más

Casi todo al menor plazo

  • El BCRA volvió a comprometerse a pagar un interés del 38% anual por los pesos que le prestan a 35 días y mantuvo sin cambios las tasas para el resto de los plazos en la subasta de letras que realizó ayer. La licitación trajo consigo un sesgo preocupante: el 94% o $ 9,4 de cada 10 pesos adjudicados de las suscripciones se concentraron en el menor plazo. La entidad explicó que la operación generó una expansión monetaria por $ 4583 millones y un recorte en el stock total de letras en circulación que rondó $ 1900 millones. La curva de tasas sigue invertida: empinada al 38% en el corto plazo, cayendo al 31,9% en el mediano (120 días) y rebotando al 32,25% a 252 días. Eso provoca una mayor concentración de ofertas en el menor plazo.

Crece la deuda del Banco Central

Stock de letras en circualción, en miles de millones de pesos

Fuente: LA NACION - Crédito: Amílcar Collante, con datos del BCRA

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.