Joaquín Levinton: "No me veo transformándome en un hombre adulto"

A los 41 está feliz por el regreso de Turf y ya tiene un disco en preparación; en el futuro, dice, le gustaría incursionar en el cine
Lila Bendersky
(0)
16 de abril de 2016  

Para entrar al PH donde vive el músico Joaquín Levinton hay que golpear la ventana. "El timbre no funciona hace bastante", me advierte un vecino. Vestido íntegramente de negro, Levinton espía por el vidrio y después de ponerse unos anteojos de sol va hacia la puerta y abre.

Crédito: Ignacio Sánchez

"Estoy retranquilo", o al menos eso va repetir varias veces durante la entrevista. El regreso de Turf, la banda con la que confeccionó numerosos hits del cancionero popular, lo tiene contento. Después de siete años de estar separados, se presentaron en marzo en el teatro Ópera donde contaron con la participación del cantante Coti Sorokin, Cucho de Los Auténticos Decadentes y Emiliano Brancciari de No Te Va Gustar. Ahora preparan un disco para fines de octubre y una serie de shows por el interior.

Durante el tiempo que estuvieron separados, Levinton se mantuvo ocupado. Formó el grupo Sponsors con quien sacó dos discos, compuso un tema para su equipo River Plate y otro para el boliche Cocodrilo, y hasta tuvo un programa de radio en FM Palermo. Su "momento zen" le llega a los 41 años. Sin embargo, lo que se ve, es una fiera domada.

Dijiste que para volver a tocar tuviste que pedir perdón a tus compañeros...

-Sí, un poco de perdón había que pedir. Yo estaba muy peleón, tuve una época de mi vida muy peleón que también me encantó. Estilo punk, me peleé contra todos y lo necesitaba. Necesitaba descargar eso y como cantante de rock me parece normal.

-¿Pelearte con tus compañeros?

-Pelearme con todos.

-¿Y ahora estás en un momento en que eso no pasa?

-No, se acabó eso. Los extrañé mucho y juntarme me hizo muy feliz. El grupo es hermoso y la verdad es que me siento un privilegiado por tocar con ellos. Hacer música con ellos es lo más, son todos buenísimos.

-Ahora, en retrospectiva, ¿cómo se sostiene una banda?

-Con sabiduría, con aplicar lo que uno aprendió del pasado, no repetir los errores, ser cuidadoso, ser respetuoso con los otros, saber la distancia que hay que manejar para no chocar.

- Turf no entra en la categoría ni de "rock" ni de "rock chabón". ¿Cómo definirías la banda?

-No es rock, no es pop, no es nada. Es desopilante, es fantasía, es lo que hace falta. Le hace cosquillas al rock, que está tan serio y aburrido. Nosotros no tenemos un estilo de música, sólo somos desopilantes y cada vez que escuches una canción nuestra, va a ser distinta. Hacía falta Turf, la gente lo extrañaba.

-¿Creés que tuviste una evolución como músico?

-Por supuesto. Yo siempre fui un compositor, pero ahora soy un compositor mucho más experimentado.

-¿Seguís pensando que cantás muy mal?

-Para cantar me doy maña, no soy un buen cantante. Le pongo mi corazón, cosa que es muy importante. Mi corazón, tal vez, vale más que un buen cantante.

-¿Cómo llegó Charly García a grabar en el estudio de Turf?

-Debe ser por mística, porque él elige eso en lugar de ir a un estudio de Primera A porque no se siente cómodo en un estudio así. El estudio nuestro es como si fuese una comida de abuela, ¿entendés? Es recálido, como que te prepare una sopa tu abuela, y él se siente cómodo ahí. Siempre hubo algo con él. A él le gusta mucho Turf y nosotros lo admiramos. Es un genio.

-¿Qué te pasó cuando escuchaste lo que estaba haciendo?

-Me encantó. Es muy lindo, muy diferente y muy necesario para esta época, porque él está tirando una información muy profunda, poesía muy hermosa. Algo que no existe.

-Hay un video en YouTube donde contás que tu papá te preguntó si hay rockeros que no se droguen, ¿existe el rock sin drogas?

-Todo existe. Las drogas son, en un momento, una necesidad para expandir un poquito y sacar al ser de esta realidad tan cruda. Me parece que es un vehículo para también desconectarse del mundo, que ya no es realista, es hiperrealista. Igual, para mí, la droga es sólo un condimento. Yo tengo mis puntos de vista igual distorsionados, con o sin droga.

-Sin embargo hay músicos como Pity hasta incluso Chano que aparecen seguido en los medios producto de los excesos.

-Lo de Chano es un tema aparte porque es muy estúpido. Pero lo de Pity... A mí me cae bien, qué sé yo. No juzgo a la gente que se droga, se drogan todos.

-¿Por qué decís que Chano es muy estúpido?

-Porque es un estúpido. ¿Qué te hace pensar que es inteligente? ¿Cómo vas a ir a llorar a lo de Lanata? ¿Estamos todos locos? Está reloco. A llorar, a decir que tiene un problema, que quiere tratarse? ¿A Lanata? Flaco, andate a tu casa.

-¿Y la música de Tan Biónica qué te parece?

-Es para hacer aerobics. Lo peor de todo es que empezó haciendo covers míos.

-Tu mamá también dijo que le preocupa el tema de las drogas?

-Ya no le preocupa. En una época se preocupaba, pero ahora ya no porque estoy retranquilo.

-¿Qué es "estar retranquilo"?

-Duermo.

-¿Mirás series?

-Mirá, eso me mantiene tranquilo también. Este último tiempo estuve con House of Cards. Retomé Better Call Saul. Después vi una muy buena: Boardwalk Empire. Ayer encaré una en la que actúa Juliette Lewis. Yo la readmiro, porque es una genia. Aparte tiene un grupo de punk rock.

-El año pasado cumpliste 40 años, ¿te pegó mal?

-No. Igual ya me di cuenta de cómo viene la mano. En una persona como yo, creo que va a ser así la historia: no me veo transformándome en un hombre adulto como los que van a la oficina.

-¿Dónde te ves en diez años?

-Espero ser director de cine. Me encantaría. No tengo la necesidad de esos rockeros que necesitan ser rockeros por una cuestión de ego. No me importa si tengo que dejar de hacer rock e irme al cine, yo chocho, no me importa.

-O sea que en algún momento te ves dejando de tocar...

-Me veo siguiendo las coordenadas que me sean naturales. En el momento en el que algo falle, que note que tengo que hacer un esfuerzo para ser yo, no lo voy a hacer más.

En busca del equilibrio justo

Su trago predilecto es el Bloody Mary. "Combina ingredientes complejos: pimienta, sal, tomate, vodka. Es una cuestión de equilibrio porque tiene que estar picante, pero no se puede pasar y tiene que estar saladito. Si lo hacen bien es impresionante. En Million lo preparan bárbaro", asegura.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.