Suscriptor digital

Claudia Fontán: "Siempre apoyo al mandatario que está al frente; durante el gobierno anterior también"

Crédito: Diego Lima
La actriz, candidata al Martín Fierro por su trabajo en Signos, habló de cómo ve el país y contó cómo espera la ceremonia en la que puede alzarse con un galardón
Silvina Ajmat
(0)
27 de abril de 2016  • 17:39

A los 49 años, Claudia Fontán tiene muy en claro cuáles son sus prioridades. En el podio lidera su hija, Antonia, a la que dedica todo el tiempo que puede. En base a ella toma la gran mayoría de sus decisiones. Si se va de vacaciones, elige Punta del Este en enero, y se instala en la península. Aunque ame José Ignacio y sus amigos desde allá le cuestionen su ausencia a asados y demás planes veraniegos; las amigas preadolescentes de Antonia paran en la Punta. Así que la Península, el Conrad y la playa mansa son sus sedes. También elige postergar su regreso a los teatros un tiempo, hasta que su hija crezca un poco más. No quiere no estar en las cenas familiares durante las temporadas de la cartelera porteña, que suelen ser largas e intensas.

En una pausa televisiva y dedicada intensamente a conducir la primera mañana en la radio -está en la 100 junto a Guido Kaczka, de 6 a 9-, Claudia recibió una noticia que la llena de alegría: está nominada a mejor actriz en una serie por su trabajo en Signos, la ficción que la tuvo como protagonista junto al gran Julio Chávez. Cuando faltan poco más de dos semanas para la gran noche de la televisión, la actriz está entusiasmada porque la considera una fiesta y una ocasión para reunirse con sus compañeros de elenco. "Será una linda noche", dice en diálogo con LA NACION y aunque trata de no pensar en el premio, la ansiedad ya empieza a hacerle cosquillas.

-Recibiste muchos elogios por tu trabajo en Signos, ¿falta sólo el premio?

-Yo ya me siento muy gratificada. Con el sólo hecho de que Adrián Suar haya pensado en mí para semejante papel y para acompañar a semejante elenco tan distinguido, ahí tuve mi gran gratificación. Ahora, estar nominada suma muchísimo a esto que te digo. Si encima me lo gano sería espectacular. Sería una maravilla. Me entusiasma que el programa esté nominado. Me siento contenta con reencontrarme con mis compañeros de Signos esa noche. Si recibimos los premios o no, va a ser una fiesta igual.

-¿Cuándo vamos a verte en una ficción de nuevo?

-Hoy estoy haciendo radio con Guido en la primera mañana. Es el primer año que estamos haciendo este ciclo y estamos muy cómodos. No sé qué vendrá en la segunda mitad del año. Es un año muy difícil para el país y para los medios de comunicación, con los ajustes que hay. Veremos qué sucede. Estoy contenta de estar trabajando con la gente que me gusta y con un equipo que me gusta, es el horario en que la gente va a trabajar, a la gente le gusta distraerse. Me encanta hacerlo.

Crédito: Diego Lima

-Julio Chávez contó hace poco que está analizando un proyecto con Pol-ka para el 2017, ¿estarás ahí?

-No tengo nada definido pero sí creo que seguramente vuelvo en el 2017. Ahora necesito ordenarme con la radio. El año pasado lo hice muy a los ponchazos por el programa, este año estoy más ordenada en este espacio que tengo. Estoy muy bien así. Signos fue muy importante el año pasado como para que este año vuelva a hacer algo así. No tengo urgencia por hacer tele. Es donde siempre estoy y nunca me voy a ir. Me encanta hacer televisión. No reniego para nada. La extraño.

-La ceremonia de los Martín Fierro suele ser la arena para la discusión y la polémica entre artistas y periodistas. ¿Cómo lo ves desde tu lugar?

-Es el folklore del Martín Fierro. Siempre hay gente que está de acuerdo con las ternas y no. Me gusta que en ese espacio de los premios la gente pueda expresar su opinión, y que la gente del otro lado de la pantalla pueda ver el compromiso del actor con sus ideas y es un buen momento para expresarse. Siempre que sea con respeto y respetando la opinión de los demás y que todos pensamos diferente. Es lo rico de vivir en democracia.

-¿Qué esperás de este año a nivel país?

-Lo que más espero es la unión de los argentinos. Lo que más le dolió al país fue la desunión que hubo, de un bando o del otro, y no hablar mucho por temor a lo que puedan pensar. Lo que espero es justamente eso. La unión y la concientización de que las cosas se hacen con esfuerzo, con trabajo. No el tema de acá se salva el más vivo. El fruto del trabajo es lo que nos va a llevar adelante. Como actriz me pasa. Cuando las cosas las hago de taquito no me va tan bien. El valor del esfuerzo es lo que nos va a sacar adelante.

-Muchos artistas fueron criticados por tomar partido en las últimas elecciones...

-Siento que cada uno puede opinar de lo que quiera. Nos politizamos mucho en este último año. Nos pasaron cosas muy fuertes este año. La muerte de un fiscal de la Nación, dijimos acá está pasando algo fuerte, te tiene que importar sí o sí no te puede pasar por el costado. Fue un antes y un después de ese hecho. Me parece que nos politizamos mucho y eso está muy bien. Que pidamos explicaciones, que sepamos, es un ciudadano más el que nos está administrando, y tenemos que darnos cuenta del poder que tenemos, que nuestro voto vale.

-¿Se habló mucho de esto en tu casa?

-Hasta mi hija hablaba de política el año pasado... En mi familia siempre se habló de política. Mi papá y mi abuelo. Mi abuelo es español, vivió todo lo de Franco, se hablaba mucho de eso.

-¿Tenés esperanzas en este Gobierno?

- Sigo teniendo esperanzas. Siempre la tuve. Con el gobierno anterior también. Esperanza de seguir viviendo en democracia, que finalmente tengamos el país que todos queremos y que merecemos. Sobre todo por la gente. El argentino es respetado en todo el mundo. Es tan valorado el elemento argentino en cualquier lugar que vos vayas. La mirada en el exterior, en el caso de mi área, por ejemplo, en la literatura, los actores, la gente que trabaja en producción... Los argentinos son muy valorados porque siempre damos un poco más. Tengo muchas ganas que toda esa gente pueda encontrar trabajo en este país, que haya posibilidades para todos. Es tan maravilloso poder trabajar contento. Soy una privilegiada porque siempre pude trabajar de lo que me gusta. Me parece importante estar contento con el trabajo que hacés. Ser respetado, tener un sueldo que te permita estar tranquilo. No estar preocupado. La preocupación tiene que ser del que no tiene trabajo. Nosotros estamos preocupados por todo lo económico, por la canasta familiar, por la educación, por la salud. Si la gente que trabaja tiene estas preocupaciones, imaginate la gente que no..

-¿Cómo ves los primeros meses de gestión?

- Esperando que pase la primera mitad del año que es lo que nos pidió nuestro presidente. Para ordenar cosas que estaban desordenadas. Siempre apoyé a los mandatarios que están al frente. Es un ciudadano más que hay que darle apoyo no tiene la fórmula mágica.

-¿En qué te cambió la maternidad?

- Lo que más te genera el tema de la maternidad es correr un poco el ego. No sos el centro del universo. Yo estaba cansada de mí misma así que eso fue genial. Llegaba agotada a casa después de grabar o lo que sea. Y cuando sos mamá, todo empieza a pasar a un segundo plano.

-¿Cómo sos como mamá?

-Estoy en todo. Estoy grabando y llamo a mi casa para decirle algo a Antonia. Tengo todo muy en la cabeza, si tiene que llevar algo al colegio... Muy presente.

-¿Qué es lo que más disfrutás cuando tenés tiempo libre?

-No tener horarios es fundamental. No me gusta salir corriendo y por mi trabajo no me queda otra que salir corriendo. Me gusta desayunar tranquila, tomarme el tiempo para bañarme. Con la radio tengo que levantarme… Salgo a las cinco y cuarto todos los días y me levanto menos cuarto. En esa media hora tengo que hacer todo. Porque sino duermo muy poco.

-¿Cómo te llevás con el rol de conductora de la primera mañana en la radio?

-Es muy lindo. Es el momento en el que todos van a trabajar. Cuando grabo siempre escucho radio a esa hora. Te pone mucha pila escuchar a alguien con buena onda.se te hace más llevadero el viaje.

-¿Qué hacés para distenderte?

-Estar en casa. Me encanta. Nada me gusta más que quedarme dentro de mi casa, ordenar algo, cocinar. Últimamente, con la radio, duermo muy poco, cuatro horas. Después una siestita. No salgo a comer hasta cualquier hora, tuve que adaptarme para cuidar mi sueño. También cuido mi voz. Cuando estoy haciendo radio directamente no hablo en lugares con mucho ruido.

-¿Cómo ves a la televisión de hoy?

-Creo que a partir de Netflix y el on demand, la televisión está sufriendo un cambio. No sabemos cómo va a ser la televisión que se viene. No podés medir. Había mucha gente que veía Signos dos días después. Se vive de otra manera.

-¿Te modifica como actriz este cambio en el comportamiento de la audiencia?

-Bueno, la repercusión de nuestro trabajo es muy inmediata. Hay mucha participación del público con el artista y con la serie. Antes, me daba cuenta cuando el programa funcionaba porque la gente me comentaba cosas al día siguiente en la calle. Ahora por Twitter. Es un muestreo pequeño pero te tira una tendencia. Yo lo uso en mi beneficio. Me beneficia mucho saber qué está pasando. Es como el teatro, vos ahí sentís la reacción del público.

-¿Cómo te gustaría que te recuerden?

-Como una persona de bien, respetuosa... Una persona de bien, así me gustaría que me recuerden.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?