Suscriptor digital

Denuncias contra Othacehé

(0)
29 de abril de 2016  

El comentario del papa Francisco al actual intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, referido a la mafia enquistada en ese distrito durante los 24 años en que lo condujo Raúl Othacehé, sorprendió, no sólo por lo espontáneo, sino por la franqueza con que fue expresado: en medio de un diálogo informal entre el Sumo Pontífice y el jefe comunal, en la Plaza San Pedro. "Lo sufrí en carne propia cuando fui a Merlo a defender a un cura. ¿La mafia de Othacehé no lo joroba?", le dijo Francisco a Menéndez. Se refería a lo ocurrido hace unos ocho años cuando, como arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio presidió una misa en las calles de Pontevedra en apoyo del padre Miguel "Pancho" Velo, difamado, amenazado y perseguido por Othacehé y sus acólitos. Durante la manifestación hubo infiltrados, los insultaron y les tiraron huevos.

No fue el único caso, por cierto, pero sí el que el Papa recuerda especialmente porque fue a través de los curas perseguidos en Merlo que tuvo real conciencia del despotismo con que Othacehé manejó esa intendencia del oeste bonaerense, transformándola en un feudo viciado de corrupción.

Impulsado por el comentario de Francisco y también a partir de auditorías realizadas en esa comuna desde diciembre del año último, Menéndez denunciará penalmente a su antecesor -a quien le ganó la elección interna partidaria-, a sus familiares y colaboradores, por la presunta comisión de los delitos de fraude contra la administración pública, malversación de fondos, enriquecimiento ilícito y asociación ilícita. En las investigaciones llevadas adelante por la nueva gestión municipal se comprobaron, por ejemplo, la desaparición de legajos y de maquinarias, y la destrucción del parque automotor municipal.

Sería muy extenso enumerar aquí la cantidad de aberraciones y hechos ilícitos que se les adjudican a Othacehé y su gente durante casi un cuarto de siglo en Merlo. Baste con traer a la memoria uno de los episodios más recientes, que lo tuvo como principal sospechoso, al igual que a empleados de su gestión al frente del municipio: la larga toma de terrenos en ese distrito, que se levantó por decisión judicial tras la muerte de un menor de edad.

Actualmente, el entorno de Othacehé se refugia en la Universidad Nacional del Oeste, cuyo rector es Martín Alfredo Othacehé, hijo del ex intendente. Hace pocos días, estudiantes y docentes de esa casa de estudios lo denunciaron por persecución política. Constanza Bossio, secretaria general de la Federación Universitaria Argentina, sostuvo que se vive "con miedo por los aprietes del rector, quien, con total impunidad, manda patotas a las casas de quienes deciden no callarse". También denunció que hubo despidos injustificados e "intentos de toma de las sedes por parte del rector y de su séquito".

Es necesario, de una vez por todas, que personajes nefastos que han hundido a la política y tomado como botín a la función pública en su propio beneficio sean enjuiciados y reciban las correspondientes condenas. La palabra está ahora del lado de la Justicia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?