Adictos al smartphone, la ayuda está en camino y viene en forma de apps

Ofrecen estadísticas de uso (y abuso) y permiten acallar las notificaciones, al menos por un rato
Débora Slotnisky
(0)
30 de abril de 2016  

Crédito: Paula Salischiker

"Chicas, leí que el 91% de las personas tiene su smartphone al alcance de la mano las 24 horas del día. ¿Notaron que nosotras estamos en esa situación?", comentó a sus amigas María Belén Niño, mientras comían juntas un jueves por la noche en el barrio de Palermo. Había leído en Internet (desde su móvil, naturalmente) los resultados de un estudio de la Comunidad Laboral Universia, realizado en 10 países de Iberoamérica. La escena en el restó, por otro lado, no dejaba lugar a dudas. Sobre la mesa, además de los platos y las bebidas, estaban los teléfonos de cada una, que revisaban de manera constante, entre bocado y bocado.

Así fue como las tres jóvenes de 25 años decidieron comprobar cuánto tiempo estaban en contacto con el celular, por medio de aplicaciones móviles diseñadas para tal fin (es cierto, suena algo contradictorio, pero no podría haber otro modo).

Así fue como, al día siguiente, Alexia Fauerbach empezó a utilizar Checky ( https://play.google.com/store/apps/details?id=com.calm.checky), un recurso sin costo para equipos con iOS (iPhone, iPad) y Android. Se trata de un contador que indica la cantidad de veces que el usuario desbloquea el teléfono. Además, muestra gráficos para poder comparar los resultados entre fechas.

"Siempre supe que usaba mucho el celular, pero no me había imaginado que era para tanto", admite, luego de ver que la pantalla marcaba, como mínimo, el número 300. "Con esta aplicación, noté que fuera del horario de trabajo duplico el uso, comparado con el resto del día", observa.

Agustina Sabaliauskas también se sorprendió al tomar conciencia de su vínculo con el móvil. "Con este sistema, comprendí que lo miro mucho más de lo que creía, y si bien no voy a modificar el hábito, me parece positivo tomar conciencia de eso", dice. Opuestamente, Niño tomó cartas en el asunto: como la aplicación que más utiliza es WhatsApp, decidió sincronizarla con su computadora para operarla desde la pantalla grande. Según ella, esta medida le permitió tomar mucha distancia del dispositivo móvil.

Hay personas que ante la falta de pantalla sufren lo que se denomina nomofobia. Así se denomina el miedo irracional que sienten algunos individuos a no tener el equipo a mano, y se manifiesta mediante nerviosismo, contracturas, irritabilidad, necesidad rápida de recuperar el smartphone y, en casos más graves, existe la posibilidad de sufrir un ataque de pánico y otros síntomas agudos relacionados con la ansiedad.

En la Argentina, hay 22,8 millones de dispositivos inteligentes en uso, y la penetración de éstos sobre la población es del 54 por ciento, indica la consultora Carrier & Asociados. Además, un estudio realizado por Google revela que el 95% de los usuarios los utiliza para buscar información al menos una vez por semana.

El celular, para todo

Según el licenciado en psicología Alejandro Schujman, especialista en adicciones, los adolescentes duermen con el teléfono encendido y, en líneas generales, más allá de la edad, todos consideran el dispositivo como una extensión del cuerpo. "Hace 5 años hubiera afirmado que la franja de personas de entre 17 y 25 años era la que hacía un uso más descontrolado del teléfono. Sin embargo, este hábito hoy se ha extendido hasta los que rondan los 50 años, sean hombres o mujeres", explica.

La aplicación Checky, que utiliza Fauerbach, es una de las tantas que existen en las tiendas de apps para que los usuarios tomen conocimiento de la intensidad con la que usan sus equipos y con qué fines. "Este recurso puede ser muy bueno para tomar conciencia del nivel de dependencia", agrega el psicólogo.

La medida justa

En tanto, títulos como Breakfree adiós adicción móvil ( https://play.google.com/store/apps/details?id=mrigapps.android.breakfree.deux ; gratis para Android e iOS); Quality Time ( https://play.google.com/store/apps/details?id=com.zerodesktop.appdetox.qualitytime; para Android), y RealizD ( https://itunes.apple.com/us/app/realizd-track-how-much-you/id1041249752?mt=8 ; para iOS) muestran, mediante gráficos y estadísticas, cuáles son las aplicaciones más utilizadas por día. Además, permiten deshabilitar la recepción de notificaciones y anular la conexión a Internet. No aptas para espíritus débiles.

Ricardo Ghigliazza, presidente de Bioesthetics Health & Beauty Club, utiliza la versión comercial de Breakfree, que, a diferencia de la versión sin cargo, no muestra avisos publicitarios y brinda otras funciones. Por ejemplo, se pueden establecer mensajes personalizados en las respuestas automáticas y entrega estadísticas más profundas sobre el uso del equipo.

"Por mi trabajo es importante estar conectado y atender el teléfono, pero esta situación me estaba volviendo improductivo. Por eso instalé esta aplicación, y realmente me cambió la vida", dice desde su departamento en Puerto Madero. Según explica, lo utiliza para programar tiempos de desconexión, así puede concentrarse en su trabajo. En caso de que alguien llame, la app responde con un mensaje automático en el que Ghigliazza agradece la llamada, dice que no puede atender en ese momento y añade que se comunicará más tarde. "A la gente no le gusta que no la atiendan. Tampoco quieren dejar mensajes en el contestador. Así que con esta función se quedan tranquilos y yo por la tarde me ocupo de responderles a todos." Después de recomendárselo a muchos de sus amigos, concluye: "Estaba todo el día con el teléfono en la mano y el equipo no paraba de sonar por una u otra notificación. Realmente hay que tomar cartas en el asunto, porque en caso contrario uno está más pendiente del smartphone que de otras cosas".

Según la intensidad con la cual una persona se relaciona con su pantalla, Breakfree entrega un puntaje, que puede entrar en una de tres categorías: de 0 a 40 es zona verde, es decir que el uso es moderado. De 41 a 70 se está en la zona amarilla. A partir de los 71 puntos se entra en la zona roja. Eso significa que el usuario tiene un vínculo abusivo con el dispositivo. "Gracias a esta aplicación, pude bajar mi nivel de 55 a 15", relata Ghigliazza, contento.

Abundan las opciones para conocer ya mismo cuánto usamos nuestros equipos. ¿Más alternativas? Tiempo de uso de teléfono ( https://play.google.com/store/apps/details?id=com.jkfantasy.tmgr.phoneusagetime) es un recurso sin costo que presenta una lista de todas las aplicaciones del dispositivo y el tiempo que invertimos en cada una. De esta manera, uno puede saber si utilizó el equipo con fines productivos o con objetivos más recreativos (jueguitos, videos, etcétera). En tanto, PhoneUsage ( https://play.google.com/store/apps/details?id=pt.aguiar.phoneusage) distingue entre períodos de manipulación rápidos y prolongados, ya que no es lo mismo mirar el equipo para saber la hora que para visitar Facebook. Ambas apps se descargan sin costo desde la tienda de apps de Google.

Conocer con precisión en qué medida utilizamos el dispositivo móvil y para qué lo hacemos es el primer paso para poder realizar un uso más racional. Lo que no es poco.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.