La casa del mar, una historia de crímenes en un pueblito de la costa

La segunda temporada de esta producción original de DirecTV hecha en Argentina abre nuevas intrigas en un entorno familiar disfuncional
Ricardo Marín
(0)
9 de mayo de 2016  • 16:01

La primera temporada de La casa del mar –la serie que es una producción original de DirecTV y fue realizada totalmente en la Argentina por las productoras locales Cisne Films y StoryLab, con la autoría y la dirección de Juan Pablo Laplace– terminó con la protagonista, Laura Ramos (Delfina Chaves,) denunciando en televisión a su abuelo, un político muy poderoso, de haber abusado sexualmente de ella. "Cuando Juan Pablo [Laplace] me contactó para ofrecerme laburar en la continuación de esta serie lo que me sorprendió fue que hubieran personajes nuevos después de aquel final. Pero enseguida me di cuenta que lo que él buscó en esta segunda parte fue ampliar el punto de vista. Abrió una puerta y apareció todo lo que había detrás de Laura Ramos", cuenta Federico Olivera que en la segunda temporada interpreta a Federico Ramos, el padre de Laura.

En la primera parte Laura, una chica que estaba desparecida desde hacía un tiempo y a la que se creía muerta llega a una casa ubicada en un pueblo de la costa, donde las dueñas de la misma y un amigo escritor pasan unos días. Allí se liga sexualmente con éste y lo complica, junto con sus amigas, como sospechoso de la desaparición de la chica a la que buscan un detective y su ayudante. La intriga crece hasta que las piezas del rompecabezas se van acomodando y surge el final relatado antes. "En la primera temporada esta chica era el elemento extraño que aparecía entre ese grupo de amigos. Ahora, a partir de ella, van apareciendo todos estos nuevos personajes que se van dibujando lentamente. Ese mostrar e ir descubriendo de a poco lo que pasa es parte muy importante del estilo de Juan Pablo y es algo que maneja muy bien", señala Olivera.

En la segunda temporada, que dura ocho capítulos a diferencia de la primera que duraba cuatro, vuelven a aparecer los personajes que ya se conocieron al principio de la historia, entre los que están Laura Ramos, el inspector Jorge Pelazas (Darío Grandinetti) que llevó adelante la investigación con la que se encontró a la muchacha y Daniel Johnson (Juan Gil Navarro), el escritor que la encontró en la casa de veraneo y luego tuvo relaciones con ella. Pero se suman, entre otros: Federico Ramos, el padre de la chica al que interpreta Olivera y que es un político en campaña dominado por su padre, el abuelo de Laura (Salo Pasik), Brenda Larsen (Soledad Villamil), una fiscal que debe investigar una muerte que se produce en el primer capítulo, Pedro (Norman Briski), un agente de inteligencia muy experimentado que protege a Pelazas y Rocca (Luis Luque), un operador político que asesora al padre de Laura.

El elenco que da vida a la trama se completa con Gloria Carrá, Carlos Portaluppi, Agustín Pardella, Antonio Birabent, Rafael Spregelburd, Gustavo Garzón, Iván Espeche, Celina Font, Ana Celentano, Sergio Boris, Alejandro Paker, Leonardo Saggese, Giselle Motta y Verónica Pelaccini. Los libros y la dirección son nuevamente de Laplace y el rodaje duró unos tres meses en total en locaciones de la provincia de Buenos Aires, entre las que destaca Necochea, la Capital Federal y Colonia, Uruguay. "En general, en nuestro país hay un talento muy grande y una gran capacidad de trabajo enorme para este tipo de producciones. Lo que te da el apoyo de una compañía grande como DirecTV es que podés proponerte hacer cosas más ambiciosas. Por ejemplo no escatimar días de grabación en localidades con paisajes impresionantes y con todo el equipamiento de primera necesario. Eso es lo que hace la diferencia que después se nota en la pantalla", afirma Olivera.

¿Cuándo verla? Desde hoy, todos los lunes, a las 21, por OnDirecTV

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?