Premios Emmy 2016: cinco actrices que merecen una nominación

Sarah Paulson como Marcia Clark en American Crime Story Fuente: Archivo

A dos meses de anunciarse los candidatos a los galardones más importantes de la televisión, analizamos cinco interpretaciones femeninas dignas de integrar sus respectivas categorías

17 de mayo de 2016  • 00:10

*1. SARAH PAULSON (American Crime Story: The People v. O.J. Simpson)

La serie de Scott Alexander y Larry Karaszewski terminó siendo una de las grandes sorpresas del año, sobre todo porque el productor Ryan Murphy mantuvo cierta distancia del proyecto en lugar de querer hacerlo suyo y ponerle su impronta a toda costa. La sobriedad se nota desde el primer episodio hasta el último, aquel en el cual se puede ver la placa con los nombres de Nicole Simpson y Ronald Goldman, los verdaderos protagonistas de la tragedia. Dentro de las grandes interpretaciones de esta primera entrega de la antología (Courtney B. Vance, Sterling K. Brown), la de Sarah Paulson fue una de las más resonantes. La actriz, quien se puso en la piel de la fiscal de distrito Marcia Clark, tuvo que cubrir el amplio espectro de emociones que vivió esa mujer que luchó sin éxito por condenar a O.J. Simpson en medio de un contexto de rabiosa misoginia. Paulson se lució especialmente en el sexto capítulo, "Marcia Marcia Marcia", que puso la lupa en ese tumultuoso período de la vida de Clark, período invadido no solo por el juicio en sí mismo sino también por la lucha por la tenencia de sus hijos y los coletazos de estar tan expuesta en esa suerte de show mediático. Nos aventuramos a pronosticar que dentro de la categoría de miniserie, Paulson va a llevarse la estatuilla sin problemas. Lo merece.

*2. KERI RUSSELL (The Americans)

Keri Russell en la injustamente olvidada The Americans Fuente: Archivo

Todo seguidor de The Americans, la extraordinaria creación de Joe Weisberg, podrá asegurar que la falta de reconocimiento que ha padecido este drama en el circuito de premios es verdaderamente desconcertante. Se trata de una de las mejores series de la actualidad, una que va subiendo la vara temporada a temporada, al punto de que la actual (la cuarta) hizo lo imposible: estar por encima de las anteriores. Asimismo, sus protagonistas Keri Russell y Matthew Rhys ponen de manifiesto la sutileza con la cual la serie aborda la Guerra Fría a través de miradas, abrazos y silencios. En uno de los más recientes capítulos ("The Magic Of David Copperfield V: The Statue Of Liberty Disappears") la espía de la KGB Elizabeth Jennings (Russell) debe enfrentar a su hija Paige (Holly Taylor, también notable) como parte de un intento por reclutarla y de proteger a la familia que han construido en Estados Unidos. Los ojos inyectados de ira de Russell y el temblor de sus labios mientras utiliza a Paige como excusa para escupir todo aquello que se venía reservando convierten a esa secuencia en una viñeta de terror, como tantas otras que tiene la serie. Solo por esos minutos, Russell debería conseguir una nominación, merecidísima luego de tres años de haber sido relegada injustamente.

*3. FELICITY HUFFMAN (American Crime)

Felicity Huffman, escalofriante en la segunda temporada de American Crime Fuente: Archivo

Si bien el Emmy en la categoría de mejor actriz de miniserie debería caer en manos de Paulson, Felicity Huffman merece al menos una nominación por su consistente trabajo en American Crime, la perturbadora antología de John Ridley. La actriz fue nominada el año pasado por su interpretación de Barbara Hanlon en la primera entrega y este año apuesta a ser candidata nuevamente. La segunda vuelta de este drama sin resolución clara pone el foco en tópicos como el abuso sexual, el bullying y la violencia contenida en las escuelas secundarias. Huffman demuestra su talento para construir un personaje tan complejo como detestable, la directora de una escuela privada quien, con el objetivo de mantener intacta la reputación de la institución, tergiversa una denuncia de abuso que desata una concatenación de hechos trágicos. Desde las frases de manual que esa mujer enuncia con una sonrisa impostada hasta su forma de caminar intentando controlar el caos que se suscita a su alrededor, Huffman actúa con una fascinante precisión. Lo mismo podríamos decir de Lily Taylor y Regina King (ganadora del Emmy en la edición pasada), quienes representan dos mundos contrapuestos que convergen en un mismo escenario de discriminación y manipulación de la verdad.

*4. ELLIE KEMPER (Unbreakable Kimmy Schmidt)

Ellie Kemper junto a Tina Fey en Unbreakable Kimmy Schmidt Fuente: Archivo

La comediante Ellie Kemper fue la gran olvidada en la última edición de los Emmy, dado que los votantes nominaron a Unbreakable Kimmy Schmidt en la categoría de mejor comedia, a Jane Krakowski como mejor actriz secundaria y a Tituss Burgess como mejor actor de reparto. Sin embargo, la protagonista de la sitcom de Netflix creada por Tina Fey y Robert Carlock no consiguió un lugar en el quinteto en el que siempre reina triunfante Julia Louis-Dreyfus. Superar la primera temporada de Unbreakable Kimmy Schmidt parecía una tarea titánica, pero Fey y Carlock apostaron por redoblar la cantidad de chistes - pocas series tan veloces como esta - y la cantidad de referencias ineludibles a 30 Rock. Lo que hace Kemper es igual de admirable: su Kimmy Schmidt podría haber sido una caricatura y, por el contrario, termina convirtiéndose en un personaje pluridimensional que siempre está intentando superar sus traumas. De hecho, Kimmy nunca es usada como el punchline de los chistes dado que sus interrogantes para mejorar su adaptación al mundo exterior son válidos, humanos, e incluso reconocibles. Así, mientras Kimmy atraviesa una montaña rusa emocional que se vuelve literal en el último capítulo, Kemper le sigue el ritmo con una candidez adorable.

*5. RILEY KEOUGH (The Girlfriend Experience)

Riley Keough y el dominio de las sutilezas en The Girlfriend Experience Fuente: Archivo

En el noveno episodio de The Girlfriend Experience titulado "Blindsided" (el mejor de la serie, por lejos), la directora y co-guionista Amy Seimetz filma en un espacio cerrado y asfixiante cómo el secreto mejor guardado de su protagonista Christine ( Riley Keough) sale a luz en el ámbito laboral. Lo que hace Keough en ese capítulo es deslumbrante. En menos de media hora Christine se enfrenta a su realidad como prostituta de lujo, se repone de que todos estén al tanto de ello y revierte el panorama convirtiendo la reacción de los hombres en un hecho de acoso laboral y difamación. Ese proceder describe a la perfección a esa mujer de quien no sabemos demasiado y a la cual su actriz se acerca del mismo modo, con una distancia y frialdad que nos hacen cuestionar los motivos por los cuales Christine se comporta como lo hace. The Girlfriend Experience tiene a uno de los personajes más enigmáticos de la televisión actual, cuyo ascetismo va generando una incomodidad in crescendo hasta su aplastante mirada final.