Top Five: grandes películas dirigidas por actores

En primera plana, la ganadora del Oscar de este año
En primera plana, la ganadora del Oscar de este año Fuente: Archivo
Tomamos el estreno de Lolo, el hijo de mi novia, el flamante film de Julie Delpy, para repasar otras producciones que tuvieron a intérpretes detrás de cámara
Milagros Amondaray
(0)
13 de mayo de 2016  • 00:12

*1. EN PRIMERA PLANA (2015, Tom McCarthy)

El camino hacia En primera plana fue un tanto curioso para Tom McCarthy. Ese actor que casi siempre quedaba relegado a papeles secundarios debutó como realizador con The Station Agent en 2003, prosiguió con la notable The Visitor cuatro años más tarde y luego filmó dos películas completamente contrapuestas. Por un lado, la sutil Win Win en 2011 y, por el otro, la fallida The Cobbler en 2014. No sabemos si con ésta última quiso narrar el origen de una nueva clase de superhéroe (interpretado a desgano por Adam Sandler ) o esbozar una crítica a los vecindarios que pierden sus raíces al ser asaltados por lo moderno, pero lo cierto es que The Cobbler fue un fracaso en todo sentido. Afortunadamente, McCarthy se repuso un año más tarde con su mejor film hasta la fecha: el ganador del Oscar En primera plana .

La investigación del equipo Spotlight del Boston Globe - investigación que puso al descubierto una red de pedofilia de curas en Boston - fue abordada con ese medio tono que caracteriza al realizador y con un guión sin fisuras co-escrito por McCarthy y Josh Singer. Desde las iglesias que rodean a los personajes hasta el final a puerta cerrada, En primera plana es una extraordinaria oda al periodismo que jamás apela al golpe bajo.

*2. FRAILTY (2001, Bill Paxton)

Bill Paxton en su película Frailty
Bill Paxton en su película Frailty Fuente: Archivo

Bill Paxton estrenó su ópera prima en una etapa inclasificable de su carrera. El actor venía de la exitosa seguidilla de Titanic, Un plan simple y Límite vertical, una buena racha que seguramente le permitió realizar su pequeño proyecto soñado titulado Frailty, una perturbadora película de terror psicológico. Asimismo, Frailty cuenta con el sólido protagónico de un Matthew McConaughey pre-renacimiento actoral (y en cierto modo adelantándose al Rust Cohle de True Detective), en el rol de Fenton Meiks, el prototipo de narrador confiable que asegura saber todos los pormenores de los actos de un asesino de Texas denominado "God's Hands".

Si bien todo el relato de Meiks es escalofriante en sí mismo - especialmente cuando se muestra el deterioro de su hermano por el fanatismo religioso de su padre -, la verdadera apuesta arriesgada del film son sus diez minutos finales que nos obligan a la resignificación de ese gran flashback. Si bien Paxton se animó a un cine que tiene pocos exponentes actuales, dentro de su carrera como director nunca volvería a mostrar el mismo nivel de pasión por films de género. Una pena.

*3. DIVINAS TENTACIONES ( 2000, Edward Norton)

Divinas tentaciones, gran comedia romántica de Edward Norton
Divinas tentaciones, gran comedia romántica de Edward Norton Fuente: Archivo

Divinas tentaciones es, por un lado, una enorme comedia romántica sobre dos personas que se reencuentran para comprobar que la química sigue intacta. Asimismo, el debut como director de Edward Norton es un film sobre la amistad absolutamente honesto, que no tiene pruritos en mostrar el costado menos agradable de esa clase de vínculo. Por otro lado, y en medio de todo eso, Divinas tentaciones habla sobre la fe con la religión como punto de partida (los protagonistas son un cura y un rabino, premisa/chiste que se aborda con autoconsciencia) pero también como excusa para asegurar cómo todos, en algún momento de nuestras vidas, tenemos que soltar nuestros miedos y confiar en los demás.

Norton no solo encontró en Ben Stiller y Jenna Elfman a una gran pareja sino que también incluyó pequeñas participaciones de leyendas del cine como Eli Wallach, Miloš Forman y Anne Bancroft, ésta última en un papel que revela el núcleo argumental del film: la familia puede pesarnos o puede acompañarnos, está en nosotros elegir hacia dónde inclinar la balanza.

*4. ¡ESO QUE TÚ HACES! (1996, Tom Hanks)

The Wonders, la banda apócrifa que protagoniza ¡Esto que tú haces!
The Wonders, la banda apócrifa que protagoniza ¡Esto que tú haces! Fuente: Archivo

Ya hemos manifestado en otra oportunidad - cuando hicimos un repaso por los mejores músicos apócrifos del cine - nuestras ganas de que Tom Hanks sea tan prolífico como director como lo es como actor. Entre su ópera prima ¡Eso que tú haces! y su segundo largometraje, Larry Crowne, pasaron nada menos que quince años, demasiado para un realizador que presenta un rasgo poco frecuente en el cine actual: un respeto por sus personajes, una cierta candidez a la hora de retratarlos. ¡Esto que tú haces! es una falsa biopic sobre The Wonders (nombre que remite también a los grupos one hit wonder que solo tienen un single exitoso en su haber), una banda de mediados de los sesenta que causaba el mismo furor que los Beatles.

Hanks muestra el familiar escenario de comienzo-ascenso-deterioro inherente al ámbito musical, pero sin caer en estereotipos. Así, la manera en la que su personaje de Mr. White define a cada integrante del grupo se emparenta con cómo ellos fueron concebidos: no hay buenos ni malos, simplemente personas intentando hacer lo mejor dentro de la súbita vorágine en la que se encontraron.

*5. 2 DÍAS EN PARIS (2007, Julie Delpy)

Julie Delpy y Adam Goldberg en 2 días en Paris
Julie Delpy y Adam Goldberg en 2 días en Paris Fuente: Archivo

Al díptico 2 días en París/2 días en Nueva York de la actriz, guionista y directora Julie Delpy se lo suele hermanar con las mejores comedias románticas de Woody Allen . La comparación no es caprichosa. En ambas producciones hay tanto un homenaje a las ciudades en las que transcurren como una notoria neurosis personificada por Marion, el papel interpretado por la actriz de la saga de Antes del amanecer. Sin embargo, 2 días en Paris es superior a su secuela, ya que logra un equilibrio entre los ácidos chistes de Delpy y sus reflexiones más devastadoras sobre el amor que están directamente ligadas a los guiones que co-escribió con Ethan Hawke y Richard Linklater .

De hecho, el final de este film que nos ocupa tiene el mismo grado de brutalidad que el monólogo en el auto de Cèline en Antes del atardecer, ya que en ambos está presente el complejo interrogante de si existe el concepto de alma gemela o de si éso no es más que una ilusión que nos autoimponemos para sobrellevar mejor la cotidianidad.

PARTICIPACIÓN. ¿Qué otras películas dirigidas por actores sumarían a la lista?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.