Augusto Batalla, el heredero: la historia, el recorrido y la mirada del joven que reemplazará a Barovero

Con tres partidos en primera, Batalla tendrá la responsabilidad de asumir el arco de River
Con tres partidos en primera, Batalla tendrá la responsabilidad de asumir el arco de River Crédito: Prensa River
A sus 20 años y con tan sólo tres partidos disputados en la primera división, el juvenil de las inferiores de River tendrá la responsabilidad de ocupar el arco tras la salida del ídolo; el viernes, ante Arsenal, ya será titular
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
18 de mayo de 2016  • 14:23

Un Monumental repleto se funde en un aplauso estremecedor para el ídolo, para el arquero que conquistó el corazón del hincha durante los cuatro años que se instaló en el "arco más grande del mundo", como lo definió alguna vez Amadeo Carrizo. Todos los presentes, de pie, gritan y ovacionan a Marcelo Barovero . Pero allí, sobre la línea de cal que delimita el terreno de juego, y pegado al cuarto árbitro, está su reemplazante. Un joven de 20 años, 1,85 metros y 79 kilos, con su buzo gris y el número 42 en la espalda, saluda a su compañero e ingresa para jugar los instantes finales del encuentro ante Gimnasia y Esgrima La Plata. A partir de ese momento, la carrera de Augusto Batalla comenzó a dar un giro de 180 grados.

Horas más tarde, el entrenador Marcelo Gallardo confirmaría que, ante la inminente salida de los dos arqueros con más experiencia –Julio Chiarini también dejaría el club-, el joven formado en las divisiones inferiores millonarias es la prioridad principal para ser el heredero de Trapito, a pesar de la danza de nombres que ya comenzó -suenan Franco Armani y el paraguayo Diego Barreto como posibles opciones-. Toda una responsabilidad para Batalla, quien comenzó a jugar en River a los cinco años, cuando su familia, a pedido de él por su fanatismo por el club, lo llevó para realizar una prueba, según contó en una entrevista con canchallena.com hace poco más de un año.

Batalla debutó ante Patronato el 3 de abril del presente año
Batalla debutó ante Patronato el 3 de abril del presente año Crédito: Prensa River

"Para mí es muy importante, es un orgullo muy grande que el técnico tenga la confianza que puso en mí. Estoy muy contento, vengo trabajando hace mucho. Lógicamente falta un tiempo largo para el próximo semestre, por eso tengo que prepararme física y mentalmente para poder rendir al máximo", explica el arquero de 20 años, nacido en Hurlingham, el 30 de abril de 1996.

Más allá de la relevancia que de por sí implica ser el arquero titular del club de Núñez, la ocasión es más que particular ante la salida de Barovero, un referente de la institución. "Hay una gran diferencia entre asumir el arco de River después de cualquier arquero, a hacerlo después de un ídolo como él. Es un honor y un orgullo haber sido su segundo y su tercer arquero durante mucho tiempo. Él es un ídolo, que dejó una marca muy grande en el club. Va a ser muy difícil y hay tiempos relativos de experiencia que no los tuve, como sí los tuvo él cuando llegó a River. Pero intentaré hacer lo mejor y trabajaré para ello", agrega Batalla, quien estuvo en la mira de Real Madrid el año pasado y previamente había sido vinculado a varios equipos del fútbol europeo en los medios británicos.

"Va a ser muy difícil reemplazar a Barovero. Es un ídolo y dejó una marca muy grande en el club. Pero al saber que el próximo semestre voy a ser titular, uno trabaja con una voracidad mucho más grande porque es algo muy importante".

Con familiares más relacionados con el polo que con el fútbol, aquella insistencia de Batalla para hacer la prueba fue clave en su carrera. Es más: su posición en el campo de juego se dio por casualidad. A los cinco años jugaba de volante central, pero un día faltó el arquero, decidió ir al arco y nunca más se sacó los guantes. Con la voltereta del destino de por medio y tras años en inferiores, en 2011 empezó su camino en los seleccionados juveniles: fue tercero en el Sudamericano Sub-15 que se realizó en Uruguay y nunca más frenó su camino. En 2013 se consagró campeón del Sudamericano Sub-17 disputado en la Argentina, donde jugó los nueve partidos y le convirtieron 13 goles, y fue cuarto en el Mundial de Emiratos Árabes Unidos, donde disputó seis partidos, le hicieron ocho goles y vio una tarjeta roja. Aquel año, también ganó con River el Mundial sub 17 de clubes, donde compartió plantel con Sebastián Driussi, Emanuel Mammana y Leandro Vega, entre otros.

En el Mundial de Brasil 2014 integró el seleccionado de sparrings que viajaron con el plantel dirigido por Alejandro Sabella. "Compartir prácticas con Messi fue algo inigualable, es una persona increíble, llena de humildad. Además, yo estaba muy pegado a ese grupo, porque era como un cuarto arquero, y Sergio [Romero] , Mariano [Andújar] y Agustín [Orion] tuvieron un trato espectacular para conmigo. Siempre les voy a estar eternamente agradecido, porque me enseñaron, nunca me hicieron sentir que era menos. Las charlas, la confianza que me dieron, son cosas que voy a recordar siempre", explicaba Batalla a comienzos de 2015, cuando fue campeón del Sudamericano en Uruguay con la Sub-20. En aquel torneo, jugó ocho partidos, le marcaron seis veces y mantuvo tres veces la valla invicta. En el Mundial en Australia, la fortuna fue diferente: la Argentina fue eliminada en la primera fase, con cinco goles en contra en los tres partidos.

Mientras recorría su camino en los seleccionados juveniles, también comenzaba a tener sus primeras experiencias en River. A principios de 2014, empezó a entrenar con la primera de la mano de Ramón Díaz y detrás de Leandro Chichizola y Nicolás Rodríguez, los dos arqueros de inferiores que corrían detrás de Trapito. Luego, con la llegada de Gallardo, apareció Julio Charini en el camino y el ex Instituto viajó a la pretemporada en Miami junto a Barovero y Rodríguez.

Batalla hizo su presentación en el Monumenta en la fecha 13 ante Vélez (0-0).
Batalla hizo su presentación en el Monumenta en la fecha 13 ante Vélez (0-0). Crédito: Prensa River

A comienzos de 2015, Batalla tampoco pudo participar de la pretemporada en Punta del Este por disputar el Sudamericano pero sí empezó a ser tenido en cuenta más adelante: el 5 de marzo, en el empate 1-1 ante Tigres de México por la fase de grupos de la Copa Libertadores, fue al banco de suplentes por primera vez en su carrera. Ese mismo año, lo haría en otras 12 ocasiones y debió esperar otras cuatro veces en el presente año hasta poder realizar su debut. En el verano, jugó su primer partido amistoso en la derrota 3-2 ante Independiente, y debutó oficialmente el 3 de abril, en Paraná ante Patronato, en la derrota 2-1 de la novena fecha del presente Torneo Transición. Luego, también fue titular ante Vélez en el 0-0 de la decimotercera jornada.

A días de la finalización del semestre, y con la mirada puesta en la pretemporada, Batalla sabe que comienza la gran oportunidad de su carrera: "Para uno, trabajar con las realidades claras de cara a futuro, es mucho más fácil. Con la confianza del DT también se hace más fácil, sabiendo qué se viene y las posibilidades que va a tener uno. Al saber que el próximo semestre voy a ser titular, uno trabaja con una voracidad mucho más grande porque es algo muy importante".

Por lo pronto, este viernes ya empezará a saber de qué se trata reemplazar a Barovero: en la despedida de River del campeonato, Batalla será titular ante Arsenal.

Su liderazgo en las selecciones juveniles

A pesar de no llevar siempre la cinta de capitán -lo hizo, por ejemplo, en el Mundial Sub-17 de 2013 y en la Dallas Cup que River ganó en 2014-, Batalla siempre mostró una fuerte personalidad dentro del campo de juego, con fuertes rasgos de liderazgo. En el Sudamericano Sub-20 disputado en Uruguay en 2015, a pesar de que el capitán fue Ángel Correa, el arquero realizó una intensa arenga antes de salir al campo de juego, que luego se viralizó en internet. "La charla yo no la pienso, me sale en el alma", fue una de las frases que usó el juvenil del club de Núñez.

A pesar de esto, en diálogo con canchallena.com durante ese torneo, Batalla explicó que no se siente líder y contó su forma de ser dentro del campo de juego: "No sé si soy líder, las cosas me salen así, posiblemente por la personalidad que tengo. Trato de estar atrás de mis compañeros, saber cómo se sienten, si están cómodos, si tienen algún problema de familia. Hay jugadores que se aburren mucho en las concentraciones y a ese jugador le digo de salir a caminar, de dar una vuelta, charlar. En la cancha trato de ordenar, de gritar. Pero de buena manera, es algo que me enseñaron, ya que hay jugadores que están a mil por hora y es fácil que se malinterprete una mala palabra".

jpb/gs

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.