McCartney: la respuesta a todas las preguntas

Sebastián Espósito
(0)
19 de mayo de 2016  

Paul McCartney, One On One Tour / Músicos: Paul McCartney en voz, bajo, piano y guitarra; Paul "Wix" Wickens en teclados, Brian Ray en bajo y guitarra, Rusty Anderson en guitarra y Abe Laboriel Jr en batería. / Lugar: Estadio Único de La Plata. / Última función: hoy, a las 19.

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

¿Les gustan los datos? El segundo concierto en la Argentina del tour One on One de Paul McCartney duró casi 60 años. Cincuenta y ocho para ser más precisos. Es la distancia entre "In Spite of All the Danger", de The Quarrymen ("la primera canción que grabamos con los Beatles", nos dice un poco en español y otro tanto en inglés, modalidad que emplea durante toda la noche) y la fresquísima "FourFiveSeconds", que registró el año pasado con Rihanna y Kanye West.

¿Les gustan las curiosidades? En una lista de temas de casi 40 canciones que reserva más de la mitad para The Beatles siempre hay lugar para sumar otra, una que aparentemente no iba a interpretar anteanoche en el Estadio Único de La Plata. Y ese espacio sir Paul eligió compartirlo con una de las fanáticas y músicas más jóvenes que había entre los 55.000 espectadores. Leila, de 10 años (ver recuadro). Le dieron un bajo a la pequeña y listo, a tocar la antológica "Get Back" de cara al beatle. Y con él.

¿Les gustan las emociones? Procuren ir esta noche al último concierto de Macca en La Plata. El único (en el Único) capaz de pasearnos por un sinfín de emociones de tinte cinematográfico. De desarmarnos, de volver a levantarnos y hacer que saltemos, cantemos y gritemos con la intensidad que no nos permitimos a diario. Es un estadio de fútbol, ¿no? Entonces bien vale la analogía con el fútbol. Así como nos abrazamos con un extraño cuando nuestro equipo hace el gol del triunfo sobre la hora, anteanoche la gente compartía sin barreras sus sentimientos. O bien dejaba que las lágrimas cayeran con orgullo.

¿Les gustan los encuentros familiares? El del domingo en Córdoba lo fue, el de anteanoche también y el de hoy cerrará una semana de fiestas. Como ese familiar que vive lejos y que se dignó a regresar seis años después de su última visita, Paul sube a escena con la elegancia que corresponde. Un saco largo, una camisa y unos jeans para no pecar de formal. Se lo ve algo resfriado pero porta el mejor de los humores, el suyo, ese que nos contagia con velocidad de varita mágica ni bien empieza a sonar "A Hard Day's Night", la primera canción.

Paul McCartney escoltado por las cuerdas de Anderson y Ray
Paul McCartney escoltado por las cuerdas de Anderson y Ray Crédito: Santiago Hafford

¿Les gustan los homenajes? "Que el público cante "olé olé olé Lennooon Lennooon" es fruto de esa complicidad que sólo unos pocos pueden lograr con su público. "Here Today" es la elegida, aquella que escribió a mano alzada y a sentimiento vivo después de la muerte de John. La canta a varios metros del suelo, como para elevar su voz al cielo. Lo hace desde una plataforma que se desprende del escenario y lo vuelve más visible para todo el estadio. Hay otros homenajes esparcidos por una noche que se presume fría por fuera pero templada aquí adentro: para Linda, que para nosotros siempre será su mujer ("Maybe I'm Amazed"); para su esposa Nancy ("My Valentine"), para George Harrison ("Something", que la inicia solo y con un ukelele y la termina "como Dios manda", con la ajustadísima banda en pleno).

¿Les gustan las buenas bandas? Wix Wickens (teclados), Brian Ray (bajo y guitarra), Rusty Anderson (guitarra) y Abe Laboriel Jr (batería) llevan casi 15 años tocando con un beatle. Otra paradoja de los Fab Four: así como hay bandas tributo que llevan más años tocando los temas del cuarteto que el tiempo que los originales lo hicieron juntos, este grupo excelso sigue ese camino. Y es parte de una de las respuestas posibles de por qué Sir Paul está tan activo (a no soslayar el dato de que en los últimos siete años bajó cuatro veces a esta porción del mundo, aunque sólo contemos las dos que estuvo entre nosotros). Ray se muda del bajo a la guitarra según las necesidades del jefe; Anderson es el virtuoso de las seis cuerdas, el más rocker de todos a la hora de sacar ese plus que ameritan "Get Back", "Band on the Run", "Back in the U.S.S.R.", "Live and Let Die"... Laboriel es un arquitecto puesto a tocar la batería y Wickens un mago que siempre tiene un truco para extraer de sus teclados: el fiel ladero de Paul que ya lleva 25 años a su lado.

¿Les gustan los shows? El One on One tour tiene una puesta propia de un gran estadio; pantallas de leds laterales y como telón de fondo, un infinito de imágenes en ellas antes de que comience el show y otras que apoyan cada tema, en especial los de los Beatles. Hasta explosiones en "Back in the U.S.S.R."

¿Les gustan los clásicos? Entre "A Hard Day's Night" y "The End" se suceden "Can't By Me Love", "Here, There and Everywhere", "Love Me Do", "And I Love Her", "Blackbird", "The Fool on the Hill", "Eleanor Rigby", "Hey Jude", "Let It Be", "Yesterday"... más Wings, más etapa solista. Vivirlo con McCartney en menos de tres horas es conmovedor. Como el nacimiento de un hijo, la de anteanoche será una de esas fechas que guardaremos por siempre.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?