Suscriptor digital

Arte y cine: fronteras expandidas

Nicola Costantino: en Trailer (2010), la artista crea un doble para que colabore con ella en la crianza de su hijo y presenta ese proceso como el trailer de una película inexistente
Nicola Costantino: en Trailer (2010), la artista crea un doble para que colabore con ella en la crianza de su hijo y presenta ese proceso como el trailer de una película inexistente Crédito: Gentileza Nicola Costantino
Ambas disciplinas se unen para potenciarse como nunca antes, tal como demuestran las actividades impulsadas en el marco de la 25a edición de arteBA. Varios artistas argentinos integran desde hace años en sus obras una alianza que parece imbatible
Daniel Gigena
(0)
22 de mayo de 2016  

Cineastas que indagan los alcances de la pintura, la instalación y la performance; artistas que, cámara en mano, profundizan sus investigaciones ópticas sobre las formas, la historia o la relación del arte con el entorno. El entrecruzamiento de prácticas, las correspondencias y los préstamos retóricos afianzan una tendencia de la creación actual.

En arteBA, una serie de actividades, que incluyen proyecciones de films y debates, evidencia la alianza entre cine y arte, a la vez que deja asomar nuevos combates en la lucha por el sentido en el mundo de las imágenes. Hoy, de 17 a 20 en el Espacio Dixit se proyectará Las hijas del fuego, de Albertina Carri, y La Flor, de Mariano Llinás. Además, en el auditorio de la feria, con entrada gratuita, se verán los films seleccionados por Tainá Azeredo.

"Los films de artistas presentados en la feria forman parte de CPR Film Festival, una propuesta del Curatorial Program for Research, que invita a curadores participantes a hacer una selección de videos de artistas. Como el proyecto toca cuestiones limítrofes y la complejidad de las fronteras, además de artistas de Finlandia y Estonia fue invitada también a participar una artista brasileña que trabaja en San Pablo con los inmigrantes bolivianos", dice Azeredo.

Esta curaduría fue realizada especialmente para la edición 25º aniversario de arteBA. "El cine no deja de ser arte, pero si hablamos de las artes visuales hacemos una distinción más por los modos en que circula que por la forma. Aunque todavía haya modos distintos de operación dentro de las artes visuales, en términos de lenguaje no necesitamos distinguir fronteras en el campo del arte. Las fronteras más bien definidas están entre las industrias", agrega la curadora.

Mariano Llinás, Tomás Guiñazú y la Sociedad Neo-Muralista

El director de Historias extraordinarias presentará en la 25» edición de arteBA un film que hizo "para pedir plata" para su proyecto La Flor, que, según Llinás, se parece más a un poema que a un cuadro. Finalmente se frustró la intención de exhibir en el exterior de la feria algunas obras de la Sociedad Neo-Muralista, entre las que se incluían varios de sus trabajos. "A ese mismo proyecto pertenece el film Transiberiano, que se proyectó en la vidriera de la galería de arte Mondongo -dice Llinás-. En líneas generales, la SNM opina que existe, desde siempre, una guerra fría por el dominio del cinematógrafo entre la pintura y la literatura, entre el arte de narrar y el arte de la forma. En ese debate, la literatura llevó desde el inicio las de ganar: la gente siempre fue al cine a que le contaran historias más que a dejarse absorber por imágenes. En ese sentido, la pintura está, acaso, en su peor momento, amenazada por dos enemigos temibles: el arte conceptual y la televisión, que lo convierten todo en literatura. La SNM se propone utilizar el cine para equilibrar un poco ese combate que tan desigual se ha vuelto." Tomás Guiñazú, de la SNM, da más precisiones sobre el grupo que integra: "La SNM es un grupo de personas de diferentes disciplinas, principalmente de la pintura y del cine, que busca imágenes nuevas, imágenes que hoy parecen imposibles por el maltrato que reciben, sobre todo, de la publicidad. Alguna vez Elie Faure definió el cinematógrafo como una gran construcción en movimiento que renace sin cesar, donde sólo la belleza y la relación de sus potencias internas participan en su levantamiento. La SNM alza esta bandera y se encuentra en la caza de esas imágenes cinematográficas".

Andrés DI Tella

Varios de sus trabajos evidencian aportes del cine experimental de artistas del campo local, como Claudio Caldini y Narcisa Hirsch. Actualmente, Di Tella prepara una instalación para el Festival de Cine de San Sebastián. "Cine y arte son mundos aparte, al menos entre nosotros, al menos hasta ahora -dice el director de Fotografías-. Son, además, mundos que se desconocen mutuamente. Somos pocos aún los sapos que nos animamos a poner un pie en pozo ajeno. Sin embargo, en el mundo, los museos y las galerías de arte incorporan cada vez más a cineastas. Ya que incorporan la imagen en movimiento, ¿por qué no el trabajo de cineastas? Por mi parte, he hecho performances, instalaciones, libros de artista, como desbordes de mis películas. De hecho, siempre pienso cada proyecto con expresiones en distintos medios. Albertina Carri, Andrés Denegri y Magdalena Arau son colegas cineastas cuyos trabajos de 'cine desbordado' me inspiran."

Nicola Costantino

Costantino se mueve entre el cine y el arte, la ficción y la vida real. "Mi relación con el cine aparece en el cruce entre la performance y la videoinstalación, desde 2004, cuando hice jabón con la grasa de mi lipoaspiración; así entré en la obra como protagonista y como materia prima, y seguí modelando el personaje en mí misma, construyendo la escena y el vestuario, buscando la mejor forma de encarnar una idea -dice Costantino-. A veces, como en Nicola y su doble, mi propia historia es la fuente; a veces, la historia nacional (como el envío argentino a la Bienal de Venecia en 2013) o la historia del arte. La referencia a Metrópolis tiene que ver con la idea que me interesa, la de la construcción de un ser inanimado que cobra vida, como Frankenstein, en una época en que el hombre creía que con la máquina se podía controlar la vida y la muerte. Pero la robot es mujer, una artefacta como mi doble, que termina en silla de ruedas y cae por las escaleras al mejor estilo del film noir ¿Qué pasó con Baby Jane?" El año pasado, la artista presentó en Buenos Aires y en Rosario La Artefacta, película biográfica de su vida con dirección de Natalie Cristiani. Allí su obra artística es una pieza más del arte de la película, en la que aparecen planos inspirados en los fotomontajes y collages de Grete Stern y Max Ernst.

Jazmín López

Mientras termina de escribir un guión que espera filmar el próximo verano, la joven artista comenta que presentará una serie de pinturas en la galería Revolver, en Lima, en el segundo semestre. Sobre las relaciones entre arte y cine, la directora de Leones dice: "Creo que los movimientos no son y son evidentes. Depende del punto en el uno se pare a mirar. Mis motivos siempre son formales. La primera idea que recorro siempre es una imagen y con imagen me refiero a una manifestación formal de un movimiento o una idea. Nunca al revés. Mis trabajos piden un espectador ávido que participe, que agregue lo que falta. En las pinturas es muy clara esa falta, y en las películas también. Qué pasó o qué les pasó a los personajes de Leones no es de mi saber y si lo es poco importa. Importa profundamente poco. Veo mi trabajo como un conjunto de preguntas organizadas en un texto, un texto imagen que es un camaleón. ¿Acaso las artes visuales no son la materialización máxima de los pensamientos más abstractos? El mundo de las artes es mucho más permeable al del cine que viceversa. Y la génesis de cada uno de mis trabajos es visual y nunca narrativa. Por lo que estoy muy feliz de que las artes adopten al cine que yo creí haber dejado huérfano. Y hay una sola diferencia entre el cine y la pintura, y yo no sé cuál es".

Andrés Denegri

La imagen en movimiento, que suele ser el elemento determinante en las artes audiovisuales, pasa a ser un componente más de la composición en las instalaciones fílmicas de Denegri. "Las proyecciones entran en una pareja relación de valor con los proyectores de Super 8, 16 mm o 35 mm; con la película, los carretes y mecanismos motorizados que permiten y dirigen el movimiento de la película en el espacio, las pantallas, las estructuras metálicas que soportan todo el dispositivo y el potente sonido de toda la obra en funcionamiento", dice Denegri. Un claro ejemplo es Clamor (de 2015), donde se repite tres veces, en diferentes formatos fílmicos, el encuentro entre la primera película de la historia del cine y la primera filmación realizada en suelo argentino. Las obras de Denegri también pueden ser pequeñas, del tamaño de una mesa, como en el caso de Bony Áyax, instalación ganadora del Gran Premio del Salón Nacional el año pasado. Actualmente trabaja en la serie Estrategias del olvido, donde proyectores de cine 16 mm son modificados para que quemen los fotogramas que proyectan. "De esta manera el cine, la máquina de la memoria, se transforma en un instrumento para su negación, un sistema de borrado del pasado, un mecanismo alegórico de los procesos del olvido", comenta el artista.

Magdalena Arau

"Trabajo en obras escénicas a partir de materiales cinematográficos -dice Arau, creadora de obras como Archivo expandido y Una historia del fuego-. Pero en verdad esto no se aplica en sentido estricto a todos los proyectos, a la vez que limita el cine a una definición material que, si bien cierta, se traiciona a sí misma en su afán de clausura. No hago teoría en torno a las obras; hago proyectos que me cuesta explicar qué son a la vez que sé con plena convicción que construyen una experiencia teatral y se articulan con una lógica cinematográfica. Creo que al pensar en cruces entre disciplinas, al intentar desarmar las conexiones enredadas y misteriosas que sostienen un proyecto, entran en juego tradiciones, resonancias, problemas, modos de asociación que son propios de cada práctica. En este sentido, el cine es mucho más que imagen en movimiento." Arau trabaja en una serie de piezas en torno al paisaje, proyectos emplazados en altura dentro de una sala o en exteriores. "A esa instancia de contemplación, de cara a una imagen que nos supera infinitamente en escala, la abordo como materia cinematográfica", señala.

Still del film La Figure de la Terre, de Axel Straschnoy
Still del film La Figure de la Terre, de Axel Straschnoy Crédito: Gentileza Del Infinito

Axel Straschnoy

Estudió en los talleres de Mónica Girón y Miguel Harte y fue estudiante visitante en Kuvataideakatemia, Helsinki, donde desarrolló varios de sus trabajos. En 2005 fue galardonado con el primer premio en la segunda edición del premio arteBA-Petrobras de Artes Visuales por su obra Torre, y en abril de 2007 fue elegido artista del mes por la Fundación Frame. Straschnoy fue seleccionado para participar del programa Le Pavillon 2008/2009 de Palais de Tokyo. La figura de la tierra -film basado en el libro del científico francés Pierre Louis Moreau de Maupertuis en el que éste determinó la verdadera forma del planeta- se presentó en tres pantallas simultáneas en 2015. En esa obra, el artista argentino que reside actualmente en Finlandia describe la expedición científica dirigida por Maupertius al valle del río Tornio en 1736. La galería Del Infinito (Quintana 325) inauguró la semana pasada una muestra de Straschnoy curada por Javier Villa: Hoy, ¡gran mañana!, en los pinos soplan vientos del pasado, donde se presentan obras en un doble juego de mirada retrospectiva y crítica del proceso creativo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?