Un cuarto de hermanos decorado para el juego

En el cuarto de dos hermanos muy compinches (hoy con amiguita de visita), dos camas dispuestas en ‘L’ forman una suerte de enorme sofá esquinero que enmarca su espacio de juego
Ana Markarian
Magalí Saberian
(0)
31 de mayo de 2016  • 12:15

Los respaldos de las camas se hicieron bien acolchados para amortiguar cualquier golpe.

Adoran que las camas sean como un sillón: se sienten grandes con su propio living.

La mesita de madera no está fija en el cuarto: se va moviendo al balcón, la cocina o donde quiera que estén los chicos.

Ya está todo pensado: en un futuro, el mueble funcional se puede reacomodar: si se suben algunas piezas, entra perfectamente un escritorio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.