Suscriptor digital

México 86: el baile a Bélgica, con 45 ataques por los carriles centrales

Menos Pumpido, los diez jugadores argentinos en un bloque de treinta metros
Menos Pumpido, los diez jugadores argentinos en un bloque de treinta metros
Pizarrón y pases cortos: la táctica con la que la selección quebró el cuadrado defensivo belga
Christian Leblebidjian
(0)
25 de junio de 2016  • 11:53

Carlos Bilardo ya había encontrado su equipo ideal. Eso estaba claro. Pero ante Bélgica (2-0) potenció los ataques por los carriles frontales. Volvió a jugar 3-7-0, como se ve en el gráfico, y con todo el equipo parado en 30 metros, un bloque sólido para avanzar y retroceder que nunca le daba referencias fijas al adversario. Por eso en apenas 28 minutos le cobraron cuatro off-sides a Bélgica. Cada línea tenía su respaldo. Y Jorge Valdano nuevamente terminó exhausto físicamente por el desgaste que no sólo hacía para bajar, pivotear y volver a picar para recibir siempre libre en los metros finales, sino también para cumplir con los regresos defensivos. La selección lo necesitaba también a él para que el equipo siempre intente recuperar la pelota en superioridad numérica. En el segundo tiempo entre Valdano y Giusti le hicieron el 2-1 para recuperar ante Veyt.

La táctica del partido semifinal
La táctica del partido semifinal

El Doctor quería seguir explotando la buena técnica individual argentina, pero al mismo tiempo atacando el cuadrado defensivo de Bélgica, compuesto por los centrales Renquin y Del Mol y los mediocampistas Grun y Vercauteren. Tal fue así que de los 59 avances de la selección en todo el partido, 45 fueron progresando por los tres carriles interiores. De esa forma llegó el primer gol de Maradona, con una gran asistencia de Burruchaga, pero no fue algo esporádico, sino que hasta Ruggeri (gracias a una rotación excelente) supo llegar a posición de "falso 10" y que le cometan una infracción, como se ve en otra de las capturas del primer tiempo. Esa jugada había arrancado con Maradona recuperando la pelota cerca del círculo central. Cada intérprete sabía cómo y cuándo soltarse. Con Enrique en lugar de Clausen el equipo ganó en ofensiva.

La asistencia de Burruchaga para el gol de Maradona: todo por el carril central
La asistencia de Burruchaga para el gol de Maradona: todo por el carril central

Siempre había un futbolista libre que recibía la pelota al pie. Y ese jugador libre Argentina lo generaba ya desde las salidas desde el fondo. Por eso no fue casualidad que el equipo no jugó con lateral derecho, pero (al mismo tiempo) tuvo 7 laterales derechos durante el primer tiempo, que entraban, recibían, se apoyaban y seguían desmarcándose hacia delante. Entonces en esa posición invisible aparecían Batista, Ruggeri, Giusti, Enrique, Burruchaga, Cuciuffo y hasta Valdano.

Si bien Maradona frotó la lámpara en el momento de mayor quedo del equipo, lo de Argentina terminó en baile, con una superioridad en llegadas de 11 a 3 (con un parcial en el primer tiempo de 5-1). Lo que el seleccionado hacía desde la movilidad y el toque de la pelota sin saltear líneas fue magnífico, lo mismo que cuando administraba la energía para saber cuándo y cómo defender. Como se dijo, ese primer gol (a los 6 minutos del ST) llegó con un ataque interior: pase filtrado de Burruchaga (Enrique le pasó por afuera) y toque de primera de Diego para vulnerar en un segundo a dos defensores y el arquero Pfaff. Ese fue el ataque central Nº 31 de los 40 que hasta ahí había intentado la selección.

Ruggeri avanza por el centro y recibe una infracción
Ruggeri avanza por el centro y recibe una infracción

Tres minutos después del 1-0, en Bélgica ingresó Philippe Desmet (delantero) por Michel Renquin, uno de los centrales. Desmet se movió por la derecha, por lo que Bilardo dispuso que lo marque Cuciuffo, que finalizó jugando como lateral izquierdo. Así, la defensa argentina terminó con línea de 4. Dependiendo las coberturas o el parado del equipo, defendió con Ruggeri, Batista, Brown y Cuciuffo; también con Giusti, Ruggeri, Brown y Cuciuffo. Ahí el equipo se paró de contraataque, aunque se defendió con la posesión del balón y no por eso dejó de avanzar. Valdano se perdió el 3-0 solo debajo del arco luego de otra jugada de Maradona.

cl/jt

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?