Viviana Canosa habló sobre su amistad con Mauricio Macri y Juliana Awada

La ex chimentera contó que estuvo en la quinta Los Abrojos junto al presidente y su mujer
(0)
1 de junio de 2016  • 17:33

Viviana Canosa dejó la televisión pero no sus intereses. Sumergida en la crianza de Martina, la ex colorada no está ajena a la situación política del país. En una nota con revista Gente, la Canosa contó las razones por las cuales fue alejada de su programa de Canal 9, explicó su vínculo con Mauricio Macri y su temor ante las amenazas que recibió por el trabajo de su marido. También habló de su fallido regreso a la tevé.

"Sufrí una cama espantosa del gobierno anterior. Nunca imaginé que un ciclo de diez años que llevaba mi nombre terminaría con la llamada de alguien: "¡Vuélenla, su marido trabaja en Clarín!". Fui víctima de la más cruel campaña de desprestigio. Hasta me culparon por el despido de mis panelistas. Dentro y fuera del canal hicieron conmigo un bullying durísimo. Las amenazas fueron otra tortura. Algunas anónimas y otras de parte de alguien con nombre y apellido. Me enloquecían con el "¡callá a tu marido!" y otras atrocidades con las que atormentar a una mujer embarazada", reveló al citado medio.

Esa fue la razón por la que se metió de lleno en la maternidad. "Me castigué toda la vida con autoexigencias y sobredosis de trabajo. Mi carrera era mi estabilidad emocional y mi felicidad se medía en logros laborales. ¿Y el amor? No encontraba equilibrio ni apasionamiento: lo confundía con generosidad desmedida, con ceder poder. Después de cuarenta años de soledad, me permití amar y ser amada visceralmente, casarme, ser mamá. Martina (3) vino a revelar mi identidad. Esa mina guerrera, multifacética y obsesiva, finalmente hoy se permite jugar en familia", explicó.

Lejos de ocultar su buena relación con la primera dama y el Presidente, Canosa contó en la entrevista: "A Juliana y a mí nos unió Valentina (13, hija de Awada y el conde belga Bruno Laurent Philippe Barbier, también ex de Viviana). Con ella le tomé el gusto a la familia. Pasábamos mucho tiempo juntas, íbamos de compras, de day-spa. Nos adoramos. Me conmueve recordar cuando vino a conocer a Martina. Le dije: 'Gracias, Valen, porque me enseñaste a ser mamá'. Nunca dejé de visitarlas".

La amistad se extendió y ahora las parejas se juntan a almorzar. "El fin de semana nos invitaron a comer un asado en Los Abrojos, Fue genial. Yo había entrevistado a Mauricio hace siete meses. Me sorprendió mucho volver a encontrarme con el mismo hombre de entonces... ¡Cualquier otro ya hubiese estado siete escalones arriba! Claro que en la mesa se habló de todo, también de política. Mientras el país que nos dejaron se acomoda en esta transición –como le habría pasado también a Daniel (Scioli)–, verlo a Mauricio tan sereno me tranquilizó. En medio de la conversación, dijo algo que me encantó: "Yo no vine a robar, vine a ayudar a la gente". Después de tanta soberbia que se ha ido, la humildad es importantísima", explicó la ex chimentera.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.