Outcast: posesiones, peligros y unas muy extrañas conexiones en un pequeño pueblo

Hoy comienza por la señal Fox la nueva serie de Robert Kirkman, el creador de The Walking Dead, que ya tiene asegurada la segunda temporada
Elisabetta Piqué
(0)
3 de junio de 2016  

Patrick Fugit como Kyle Barnes
Patrick Fugit como Kyle Barnes

ROMA.- Imposible aburrirse. Y no quedar, ante todas esas posesiones demoníacas y exorcismos, literalmente, espantado, como en las mejores películas de terror.

Así es Outcast, la nueva serie creada por Robert Kirkman –dibujante de cómic estadounidense célebre por la serie The Walking Dead–, desarrollada y producida por Fox International Studios, que hoy estrena su primera temporada de 10 episodios en el premium FOX+.

LA NACION pudo ver el primer episodio en un preestreno mundial para la prensa que tuvo lugar en Roma, a pocos metros de la Plaza de San Pedro, el lugar más indicado para hablar de demonios y exorcismos... Aunque el preesteno internacional , que contó con la presencia del elenco, en verdad tuvo lugar en "la Ciudad Eterna" por un motivo mucho más simple. Basada en el cómic de Sybound/Image creado por Robert Kirkman e ilustrado por Paul Azaceta, Outcast está ambientada en Rome, un imaginario pueblo del estado de Virginia, en el sur profundo de los Estados Unidos.

Su protagonista es Kyle Barnes -Patrick Fugit, de Casi famosos–, un hombre víctima de posesiones demoníacas desde su infancia, que intenta alejarse de sus seres queridos porque teme lastimarlos. Con la ayuda del reverendo Anderson –el británico Philip Glenister, de Life on Mars y Ashes to Ashes–, un pastor evangelista alcoholizado que se siente un soldado de Dios en guerra contra las fuerzas del mal, Kyle emprende un viaje para encontrar respuestas y recuperar la vida normal que perdió. Pero lo que descubre podría cambiar su destino... y el destino del mundo... para siempre.

La conexión

Otro protagonista de Outcast, que significa "marginado", es Joshua Austin (Gabriel Bateman, Stalker), un niño de 8 años que vive en el otro extremo de la misma ciudad en la que vive Kyle. Para gran consternación de su familia, el chico parece estar también bajo las garras de una posesión demoníaca, pero hay algo distinto en este caso y en la conexión que tiene con Kyle Barnes.

Según los protagonistas de esta serie que se estrenará en 129 países y que ya tiene programada una segunda temporada antes del lanzamiento, hay mucho más que posesiones en Outcast. "Es una serie muy bien escrita y los protagonistas pueden ir mostrándose a lo largo de los episodios. El viaje de Kyle arranca desde el dolor que provoca en los demás para después indagar dentro de sí mismo", explicó Fugit. "Lo importante para quien mira es entender que zombis o poseídos son como el acompañamiento, pero lo central es el alma de los personajes y entender sus miedos reales, hábilmente enmascarados. Así como aparece, Kyle está rodeado de oscuridad, pero es luminoso adentro; quiere ser un buen padre, un buen marido y un buen hijo, pero termina lastimando a los seres que ama. Este dualismo, un mundo externo y otro interior, me hicieron amar a este personaje, que expresa con la mirada mucho más que las palabras", destacó el actor.

En Rome, el típico pueblo chico donde el infierno es grande, también hay un clásico jefe de policía, Giles -interpretado por el magnífico Reg E. Cathey, famoso por su rol de Freddy en House of Cards-, que se destaca por su carácter confiado. En un mundo de posesiones demoníacas, aunque su objetivo es sostener la ley, el jefe Giles también entiende que hay momentos en que la línea marcada en la arena puede moverse.

En un encuentro con corresponsales, Reg E. Cathey hizo gala de su gran histrionismo, ironía y sentido del humor. Y al margen de hablar de la serie, aprovechó para denunciar el racismo que aún se respira en su país, Estados Unidos, y la increíble pero real y cada vez más consolidada candidatura a la presidencia de Donald Trump, por el Partido Republicano.

Afroamericano, Reg E., de hecho, subrayó que no hay ningún negro entre los endemoniados. "Y esto hace que la serie adhiera perfectamente a la realidad -dijo, riendo-. Rome es un pequeño pueblo del sur, racista como el resto de los Estados Unidos, que se ve obligado a enfrentar lo imponderable. Es gracioso pensar que puede haber algo más espantoso que las posesiones. Pero lo hay, y es Donald Trump, un payaso que se candidatea a presidente e incluso gana. Yo creo que ni siquiera pienso lo que dice, pero necesita de blancos pobres y enojados a los que se dirige", disparó.

-¿Usted apoya a Hillary Clinton?

-No, a Sanders. A Hillary le alcanza con Morgan Freeman... Lo que me enfurece es cuando dicen que con Obama Estados Unidos dejó atrás el racismo...

-Con un presupuesto millonario, filmada en 90 días ¿por qué cree que Outcast le gustará al público?

-Porque es como dar una vuelta en la montaña rusa: tenés un miedo terrible, pero no te pasa nada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?