El equipo de Copa Davis se quedará con las ganas de visitar al Papa Francisco

Fuente: Archivo
Los capitaneados por Orsanic y los dirigentes de la AAT planeaban saludar al sumo pontífice en julio en Roma, ante de los cuartos de final ante Italia, pero en ese mes el Papa se toma un "respiro" y suspende las audiencias y la misa en Santa Marta
Sebastián Torok
(0)
2 de junio de 2016  • 19:15

El Papa Francisco nunca se toma vacaciones. Ni siquiera se recluye en la residencia papal de Castelgandolfo, en las afueras de Roma, como sí hicieron otros sumos pontífices. "No se toma vacaciones…, lamentablemente para los periodistas que lo seguimos y que estamos siempre al pie del cañón, incluso domingos y feriados...", bromea Elisabetta Piqué, corresponsal de La Nacion en Italia. La periodista, biógrafa del Papa (Francisco, Vida y Revolución), recuerda que Jorge Bergoglio tampoco descansaba siendo arzobispo en Buenos Aires, o en su época de Provincial de los Jesuitas. Pero lo que sí hace Francisco, de 79 años, es tomarse un "respiro". Y lo hará en julio próximo, cuando suspenda las audiencias generales y privadas, y la misa matutina en Santa Marta. Esta situación genera que muchas personas que viajan durante esa época -temporada alta- a Italia, se queden con las ganas de visitarlo, escucharlo u observarlo en la Plaza San Pedro. Así también sucederá con el equipo argentino de la Copa Davis, que se medirá con Italia, del 15 al 17 de julio, por los cuartos de final, en Pesaro, una ciudad de la región de Las Marcas, a los pies del mar Adriático.

Los capitaneados por Daniel Orsanic y los dirigentes de la Asociación Argentina de Tenis ya tuvieron la intención de visitar al Papa en el Vaticano cuando en marzo pasado el equipo se enfrentó con Polonia, en Gdansk. Pero finalmente no se logró coordinar el encuentro. Luego del triunfo ante los polacos y una vez definido el rival de la próxima instancia -Italia-, desde el cuerpo técnico nacional se hicieron nuevas gestiones con personal del Vaticano. Pero, en todos los casos, se encontraron con la misma respuesta: el Papa, durante esos días de julio, se toma un respiro.

Varios tenistas argentinos ya tuvieron la posibilidad de conocer a Francisco en persona. En 2013, en medio del Abierto de Roma, Juan Martín del Potro escuchó la audiencia y luego tuvo la oportunidad de charlar durante algunos segundos con el Papa, quien le obsequió un rosario. El tandilense, asimismo, le regaló la raqueta con la que ganó el Abierto de los Estados Unidos, en 2009, ante Roger Federer. En 2014, otro tandilense, Juan Mónaco, fue recibido por el Papa. "Es increíble la sensación de verlo tan cerca y ver cuánta gente viene. Es un orgullo para los argentinos tener un Papa argentino. Podés sentir a flor de piel el amor que él le brinda a todos", dijo Mónaco aquel día.

La esperanza del equipo de Copa Davis es vencer a Italia por lo que ello significaría desde lo deportivo, obviamente. Y también, entre otras cosas, para tratar de visitar a Francisco a mediados de septiembre, cuando tengan que regresar al continente europeo para una hipotética semifinal ante Serbia o Gran Bretaña (por los cuartos de final se medirán en Belgrado).

st/gs

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.