De la luz al petróleo: hacia dónde va Marcelo Mindlin, el empresario que se reconvirtió en la era Macri

El dueño de Edenor y Pampa Energía acaba de pagar casi US$ 900 millones para quedarse con el negocio de Petrobras en la Argentina y ahora prepara el lanzamiento de su propia marca de combustibles; los próximos pasos
Pablo Fernández Blanco
(0)
6 de junio de 2016  

Marcelo Mindlin
Marcelo Mindlin

Marcelo Mindlin entretuvo unos segundos a Mauricio Macri en su viaje a Davos con la novedad. El dueño de Edenor se sentó a la izquierda del Presidente en una reunión que mantuvo con hombres de negocios el 20 de enero pasado y le dijo: "Estamos interesados en comprar Petrobras". No había emoción en su voz, que cosechó una respuesta del mismo tono por parte de Macri.

A principios de año, Mindlin no creía en sus posibilidades de quedarse con la petrolera, un activo cercano al corazón de la burguesía argentina, porque se construyó sobre las espaldas de la ex Perez Companc (Pecom Energía), que la familia vendió tras la crisis de 2001 para desembarazarse de su deuda. Tenía motivos. La casa matriz de Petrobras, en Río de Janeiro, había puesto en venta la compañía local, pero sólo les había enviado invitaciones a YPF, Tecpetrol, Pan American Energy y Pluspetrol.

Cinco meses después, el escenario había cambiado. El 13 de mayo Pampa Energía, la compañía holding de Mindlin y sus socios, informó que se había quedado con el 67,2% de la filial local de la brasileña a cambio de US$ 892 millones. Su idea es continuar con el impulso: "Las inversiones de Petrobras eran hasta ahora de US$ 400 millones anuales. Las vamos a llevar a unos US$ 550 millones", explicó Mindlin a LA NACION en las oficinas de Pampa, frente al shopping Paseo Alcorta. Más que los desembolsos en sí mismos, el empresario cree que el mayor desafío de la nueva etapa es transmitir la manera de trabajar del grupo, algo que lo llevará a repartirse el tiempo entre su escritorio y el tradicional edificio de Perez Companc en Maipú 1. "Vamos a fusionar los nuevos activos con los de Pampa, que absorberá a la petrolera. Lo más difícil no es la parte contable o la operativa, sino transmitir la cultura de Pampa, más dinámica y movediza y menos burocrática", asegura.

La nueva firma producirá petróleo, pero tendrá en especial consideración aumentar la oferta de gas, el hidrocarburo que más falta en el país. Hoy, Mindlin es el principal inversor del sector eléctrico y con Petrobras estará séptimo entre los productores de hidrocarburos. También tendrá una red de estaciones de servicio y una refinería en Bahía Blanca, que le permiten abastecer un 6% de los combustibles que se venden en el país.

El principio de esa historia comenzó el 25 de noviembre de 2003, cuando sorprendió al mundo de los negocios al ponerle fin a su vínculo con Eduardo Elsztain (lo conoció en el Colegio Nacional de Buenos Aires y 10 años después estaban haciendo negocios), uno de los grandes propietarios de tierras en el país y dueño de Alto Palermo, la sociedad que reúne sus negocios inmobiliarios. No sólo se dividieron bienes, sino también ejecutivos. Junto a Mindlin se fueron sus principales socios: su hermano Damián, Gustavo Mariani y Ricardo Torres, presidente de Edenor.

Mindlin y su equipo tuvieron que hacer un esfuerzo para ganarse el derecho de presentar una oferta por la petrolera. El empresario llamó a un contacto en el Citibank de Nueva York que torció la voluntad inicial de la brasileña con ayuda de Evercore, un banco boutique a cargo de la venta que en la Argentina tenía como representante a Daniel Marx, secretario de Finanzas durante el gobierno de la Alianza.

Mindlin complementó la ayuda con el envío de cartas a la compañía y al banco a cargo de estructurar la operación. Cree que su obstinación fue clave. Antes de lograr colar su oferta por Petrobras, Mindlin ya había demostrado su capacidad de persuasión. A fines de los 90, junto con Elsztain, viajó a Nueva York para convencer al magnate George Soros de invertir en el mercado argentino, que recién salía de la hiperinflación.

Hacia principios del año sus posibilidades se agrandaron cuando no lo esperaba. Los competidores de Pampa quedaron fuera de la compulsa y Mindlin presentó la oferta final. Los brasileños le pidieron una mejora, pero él la rechazó.

El 3 de marzo, ambas empresas aceptaron iniciar negociaciones exclusivas. Entre enero y ese mes, Mindlin, Mariani (ambos fueron los máximos responsables de llevar adelante las negociaciones) y sus hombres de confianza hicieron más de 10 viajes a Río en aviones privados y vuelos comerciales de Aerolíneas Argentinas. Se juntaban con el departamento de fusiones y adquisiciones de la brasileña, que mantuvo el conflicto político en ese país al margen. El resultado de las negociaciones está escrito en seis documentos en formato A4 que, apoyados sobre una mesa, miden 25 centímetros de alto. Para llegar allí, tanto Petrobras como Pampa invirtieron cientos de horas hombre. Durante meses, los socios de Pampa intercambiaron ideas por WhatsApp. "Mona" es el título del grupo virtual dedicado a la petrolera, sólo porque así se les ocurrió.

El WhatsApp funcionó hasta tarde una noche de verano. Eran casi las tres de la mañana en Buenos Aires y los brasileños no cedían ante un punto clave en el que Mindlin estaba especialmente interesado. El timón de Pampa, entonces, les escribió a sus enviados en Río: "Si no aflojan en 15 minutos tenés mi autorización para recordarles que perdieron 7 a 1 contra Alemania en el Mundial", les dijo. Por trivial que parezca, el empresario nunca quiso hacer público ese comentario por temor a que los brasileños se ofendieran. Suena lógico, dado que Pampa seguirá siendo socio de Petrobras en un activo muy especial. Se llama Río Neuquén y recibirá inversiones por US$ 500 millones en los próximos cuatro años. A esa sociedad se sumará YPF, por un acuerdo que Mindlin hizo en las últimas semanas con la empresa, ahora bajo el mando de Daniel González.

Para financiar la operación, Pampa puso US$ 200 millones de su caja, sumará otros US$ 250 millones de la venta de la transportadora de gas TGS al grupo Neuss (ex dueño de Thales Spectrum, a quien Néstor Kirchner le quitó la concesión del espacio radioeléctrico). Una porción similar aportarán un pool de bancos y los socios que componen el núcleo duro de Pampa Energía. Mindlin se muestra optimista con respecto al negocio en el que acaba de ingresar. "El petróleo en el mundo está bajo, pero en la Argentina hay un precio sostén que favorece las inversiones", explica.

La compañía de Mindlin está obligada a hacer una oferta pública de adquisición por la porción de Petrobras que está en la Bolsa sobre la base de la misma valuación que tomó en cuenta para comprar la participación de control. Mindlin ofrecerá US$ 6,57 por ADR, casi un 6% más que el precio de esos títulos antes de la operación.

Habrá una oferta en efectivo, pero también la alternativa de cambiar las viejas acciones por títulos nuevos de la Pampa agrandada.

El nombre de Petrobras perdurará por meses en las estaciones de servicio. Su futura denominación aún no está definida, pero a Mindlin le gustaría mantener la marca Pampa (su equipo de imagen hizo una muestra en la que predominan los colores azul y blanco). Es otra historia curiosa. El empresario compró el Frigorífico La Pampa, en 2005, a US$ 1 millón, porque cotizaba en Bolsa. La futura empresa tendrá una capitalización de US$ 2800 millones.

Algunas propuestas del empresario irritaron a funcionarios a principios de año. Cuando estuvo en Davos, por caso, le dio al jefe de Gabinete, Marcos Peña, una recomendación propia para subir paulatinamente las tarifas de la electricidad. Pese a las molestias, cree que la gestión de Macri favorecerá los negocios.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.